Coche del día: Citroën C5 Airscape Concept

Coche del día: Citroën C5 Airscape Concept

La antesala de la segunda generación de la berlina francesa


Tiempo de lectura: 5 min.

Para el año 2007 la marca francesa decidía dar el relevo a la que sería la primera generación del Citroën C5. Ese mismo año, y en el marco del Salón Internacional de Frankfurt, se presentaría el concept car de la firma gala y nuestro protagonista de hoy en la sección, el Citroën C5 Airscape, un cabrio de cuatro plazas y techo rígido que sería la antesala en cuanto a diseño de la siguiente generación de la berlina de la marca, presentada oficialmente un mes más tarde.

Lo que quedaba claro con el Airscape Concept es que la marca pretendía marcar un nuevo rumbo en cuanto diseño, marcando algunas diferencias con su hermana de grupo, Peugeot, pero además ganar un plus en cuanto a calidad percibida, estando a la altura de sus rivales Premium venidos desde la nación germana.

De hecho incluso el anuncio con eslogan “carácter alemán, espíritu francés”, que por aquel entonces emplearon tras su presentación y puesta a la venta a comienzos de 2008, alegaba a esta estrategia comercial, escenificando el viaje del Citroën C5 hasta Alemania para ganar en su propio terreno a sus rivales germanos. Cosas de los publicistas.

Citroen C5 Airscape Concept 2

Pero fijando nuestra atención en aquel prototipo, además de ver que a nivel estético era casi idéntico a la berlina llegada poco después, resaltaban algunos aspectos en cuanto a diseño o tecnología. En primer lugar estaba el ya mencionado techo retráctil, fabricado en fibra de carbono y dotado incluso de una zona acristalada a modo de techo solar.

El material empleado en casi la totalidad de su fabricación le confería una gran rigidez al conjunto una vez cerrado, a la par de una reducción considerable en cuanto al peso, si lo comparamos con otro fabricado en cualquier metal estándar.

El Citroën C5 Airscape era el preludio en cuanto a tecnología y diseño de lo que sería la segunda generación de la berlina francesa

De otra parte encontrábamos bajo su capó el 2.7 V6 Hdi de PSA y Ford, ya visto anteriormente en los Citroën C6 y Peugeot 607. El rendimiento anunciado para la ocasión era de 208 CV de potencia a 4.000 RPM, con un par máximo de 440 Nm a 1.900 RPM. Todo ello quedaba acoplado a una caja de cambios automática de seis relaciones y asistido por un sistema de control de tracción denominado Snow Motion, capaz de repartir la potencia de manera equitativa en ambas ruedas delanteras, dándole unas cualidades muy cercanas a las de un AWD.

Citroen C5 Airscape Concept 3

Por otro lado, también concerniente al plano mecánico, estaba el sistema Urban Hybrid, mediante el cual el C5 Airscape disponía de lo que hoy conocemos como Stop&Start al uso. Por lo tanto, cuando el coche se quedaba totalmente parado el motor se apagaba, volviendo a arrancar una vez tocáramos el acelerador para disponernos a reiniciar la marcha.

Unido a este sistema el cabrio de Citroën también contaba con un sistema de recuperación de energía, ya fuera mediante deceleraciones o frenada, utilizada posteriormente para alimentar los dispositivos interiores eléctricos, como el aire recirculado o el equipo de iluminación. En otras palabras, un sistema microhíbrido de 12 voltios.

En definitiva, el Citroën C5 Airscape demostraba el potencial en todos los apartados de la marca gala, aunque nunca llegara a llevarse a la serie dentro de aquel concepto

A nivel estético el C5 Airscape, además de por su ya mencionado techo retráctil, también destacaría por una luna trasera cóncava, ya vista en los C6. Una cintura alta, prominentes entradas de aire en el frontal o un equipo de iluminación con superficies de gran tamaño y calidad, serian la nota destacable de este concept car tan especial.

Citroen C5 Airscape Concept 4

Para rematar este apartado habría que destacar unos prominentes pasos de rueda y unas llantas en 19 pulgadas, que si ahora nos pueden parecer poca cosa, en su momento eran realmente impactantes a la vista. Por último, y como no podía ser de otra forma, el habitáculo del Citroën C5 Airscape gozaba de un nivel de acabados y equipamiento digno de los mejores cabrio Premium del momento.

Zonas revestidas en cuero de primera calidad, así como molduras o partes de paneles de puertas y salpicadero fabricados con terminación en madera, serían parte del trabajo realizado por la marca en esta zona. Equipo de sonido de alta fidelidad, sistema de navegación o ayudas electrónicas a la conducción como ABS o ESP también formarían parte de la dotación estándar de este elegante francés.

La realidad es que aquel automóvil no se llevó a la fase de producción, empleándose únicamente como vehículo de exhibición con la misión de escenificar la transición de ambas generaciones del Citroën C5. Una pena que aquellos prototipos que servían para vislumbrar al mundo el futuro de la automoción, con diseños coherentes y estéticas realmente agraciadas, sean cada vez menos comunes en los salones de automoción a nivel mundial.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Citroën C5 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.