Coche del día: Citroën C2

Coche del día: Citroën C2

Hoy día también habría sido sorprendente


Tiempo de lectura: 5 min.

Hoy quiero hacerle un modesto homenaje a un coche del que tengo muy gratos recuerdos. Mi primer coche de prensa fue un Citroën C2 1.4 HDi Sensodrive VTR, y aunque han pasado 14 años, recuerdo con nitidez sus soniditos al dar el intermitente, cómo andaba o su tacto de conducción. Además, fue el primer coche que conduje totalmente solo, sin parientes, ni profesor de autoescuela… yo solito y una sesión house de DJ Chester que empezaba con “Tracey in my room”.

El C2 era un coche urbano muy chato, 3,66 metros de largo, a caballo entre el segmento A y B, con muchos elementos en común con el C3. Resultaba ser espacioso para ser tan corto, el truco era dejar un maletero simbólico, estaba muy orientado a la urbe y sus alrededores. Muy fácil aparcar con él, con una batalla tan corta se movía como pez en el agua. Si hacía falta el maletero para algo, los dos asientos traseros se regulaban independientemente en longitud.

Fue coche del año en España en 2004

Los VTR, además de ir más equipados, tenían una imagen un poco más deportiva, aunque eso no se trasladaba al volante. El deportivo de verdad era el VTS con motor gasolina de 125 CV, aunque evidentemente estaba un poco lejos dinámicamente hablando de las versiones de competición, que también las tuvo. El VTR en color negro era el más convincente de todos, completaban el elenco el kit de carrocería, las llantas de 15″, alerón trasero o el escape a la vista. Para ser deportivo hoy día habría que elevarle la suspensión un puño y petarlo de plásticos negros.

Citroen C2 VTR 2

Sustituyendo la radio original 2-DIN se le podría meter una “pantallita” y quitarle de golpe muchos años…

El pequeño C2 estaba animado por una gama de motores de gasolina de 60 a 110 CV -VTS aparte- o sendos diésel, un 1.4 HDi con 68 CV y un 1.6 HDi de 110 CV. Con el motor diésel de menor potencia el C2 era un coche razonablemente ágil, que podía hacer medias inferiores a 5 l/100 km sin los artificios de un coche moderno: pesaba menos de 1.000 kg, aerodinámica decente y un motor eficiente (aunque ahora es “contaminante”).

Con semejante músculo francés alcanzaba los 100 km/h en 13,5 segundos y no pasaba de 166 km/h

Tenía la matrícula 9308 CTF, así que no tiene derecho al distintivo ambiental “B” a pesar de que cumplía la Euro 4. Asociado al cambio automático de cinco marchas (Sensodrive, un manual robotizado) el coche iba muy bien, eso sí, usando el modo semiautomático fuera de ciudad por sistema. Creo que es el único coche al que en 14 años apenas le he dejado ir en automático, me parecía muy torpe cuando necesitaba arrear. Me hice muy rápidamente a él.

Su precio de lista era un poco carete, 18.000 euros, pero venía equipado hasta las cejas: automatismos de luces y limpiaparabrisas, cargador CD de cinco discos -cuando no había MP3 eso se valoraba mucho-, navegador GPS, mandos tras el volante, climatizador automático, sensor de aparcamiento trasero, ordenador de a bordo… Tengamos en cuenta que salió al mercado en 2003, era un canteo. El 1.1 SX peladete se anunciaba por poco más de 8.000 euros, y lo hizo el mismísimo Antonio Camacho. Si me permitís una anécdota tonta, no tenía en los mapas la M-50 terminada y me hacía pegar cada rodeo…

Citroen C2 VTR 3

El portón trasero estaba dividido en dos, la luna, y el cofre inferior

Este coche se quedaba justito al ir algún lugar lejano con equipaje, en autovía a buen ritmo, cargado… pero en la ciudad era un utilitario estupendo. Los motores de gasolina básicos no eran una maravilla entregando potencia, pero al menos no traqueteaban tanto como más de uno que se jacta de ser Premium hoy día con tres cilindros. Os costará encontrar equivalentes modernos al C2 con motores de cuatro cilindros.

Dinámicamente era satisfactorio, el diésel de 68 CV no daba más de sí, y con los motores de más potencia era marchoso; también conduje el C2 VTS dos años después, y era un trasto divertido. Los 125 CV sabían a poco comparándolo con coches que iban muy parejos en precio. Con el HDi de 110 CV debía andar lo suyo, porque recuerdo que el Peugeot 206 con ese motor era como un misil -y así lo trasladé a mi prueba entonces, no es el paso del tiempo en mi memoria-.

El Citroën C2 no duró mucho en el mercado, seis años es poco incluso hoy día. Tenía casi todo: era un coche ante todo honesto, sin alardes de lo que no era, una máquina de libertad cuando los jóvenes asociábamos tal cosa a tener un coche -y no el iPhone X-, amable con el bolsillo y con casi todos los avances que había hace 15 años. Comparado con un Saxo, era como una nave espacial.

Imagino que el pobre 9308 CTF habrá acabado ya en un CAT, pero siempre que veo un C2 negro me fijo, a ver si el destino nos vuelve a encontrar, aunque solo sea durante unos instantes. Con él esquivé mi primer accidente, un motorista se saltó un ceda el paso y tuve que clavar los frenos hasta la detención. No pasó nada, pero vaya sustaco. No me importaría adoptarlo como clásico si al cabo de los años me vuelvo a topar con él, el cariño aún perdura.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

No estaba mal y, a día de hoy me sigue gustando su diseño pero… tengo la impresión de que era tan vanguardista que se caducó a sí mismo al poco de salir.

Y tengo la impresión de que practicamente ha desaparecido del mapa, al contrario que su predecesor.

Respecto al VTS, también creo que no llegó a tener la misma imagen de dinamismo que el Saxo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.