Coche del día: Citroën C2 VTS 1.6i 16v

Coche del día: Citroën C2 VTS 1.6i 16v

El "Urban Sports Car"


Tiempo de lectura: 5 min.

Así denominaba de manera general y pomposa Citroën a nuestro protagonista de hoy, el Citroën C2 VTS 1.6i 16v. Toda una declaración de las intenciones de este simpático utilitario y que le venía aún más como anillo al dedo a la versión VTS, de la que os vamos a hablar hoy, la más “picante” de toda la gama.

El C2 como modelo era el relevo indirecto generacional del Saxo, aunque en realidad por tamaño era más bien el heredero natural del AX. Se consideraría así ya que era un segmento A, más corto que el Saxo, iba más en la línea de dimensiones del AX y estaba a caballo entre el tamaño de un segmento A+ y B-, rasgo que era común con rivales como el Suzuki Swift o Nissan Micra.

Compartía elementos estructurales, salpicadero e incluso parte de sus motorizaciones con el C3, su hermano mayor y práctico del segmento B, un utilitario “monovolumenizado” en su día que ahora ha sucumbido a la moda de la “crossoverización” (y ahí estuvo el C3 XTR). Podríamos definir al C2 como la variante deportiva -tanto por aspecto como por conducción- del C3, en una época en la que las marcas aún nos ofrecían modelos de tres puertas, cosa que han abandonado por variantes SUV a cascoporro.

Citroen C2 VTS 2

El C2 tenía una curiosa carrocería con ligero aspecto de monovolumen en la que primaban los trazos curvos. Su parte más característica era su perfil lateral, en el que la línea inferior de la ventanilla trasera no estaba alineada con la delantera. Desplazándonos hasta su trasera nos encontraríamos con otra peculiaridad: su portón trasero dividido en dos partes que daba acceso a un maletero de solo 165 litros.

Era estrictamente un cuatro plazas con dos asientos individuales detrás deslizantes que le permitían ganar espacio para las piernas de los pasajeros o capacidad al maletero hasta llegar a los 224 litros -de serie en el VTS plus, el VTS llevaba una banqueta normal no deslizante-. Si eran del tallaje medio del sur de Europa, irían a sus anchas.

Sus dimensiones exteriores eran de 3.666 milímetros de longitud, 1.659 de anchura y 1.461 de altura. Su batalla de 2.315 milímetros permitía acomodar con ciertas garantías a cuatro pasajeros. Tenía un peso total en torno a las 1,1 toneladas, que gracias a la potencia de su motor, le permitía arrojar una relación peso potencia muy buena por debajo de los 10 kg/CV, concretamente de 9,4 kg/CV.

Citroen C2 VTS 7

Las cifras que entregaban el motor del C2 1.6i 16v eran las siguientes: una cilindrada total de 1,6 litros con cuatro cilindros y culata de 16 válvulas. Evidentemente iba colocado en posición delantera transversal y enviaba 125 CV a 6.500 vueltas a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios de cinco velocidades, de tacto mejorable y pastoso, muy típico de Citroën; al menos era de desarrollos cortos.

El fin de fiesta llegaría a las 7.200 vueltas y el par máximo entregado era de 143 Nm a 3.750 vueltas, régimen al que entregaba unos 80 CV de potencia. Una caja de cambios con una sexta de desahogo para autopista le habría venido de perlas ya que a velocidades de crucero iba muy revolucionado. Como ejemplo, a 140 km/h giraba a 5.000 vueltas, empeorando el consumo y llenando de ruido el habitáculo.

Sus prestaciones eran buenas para un warm hatch de su segmento. Una aceleración hasta los 100 km/h en poco más de 8 segundos según Citroën -aunque en realidad estaba un poco por encima de los 9- y una velocidad máxima de 202 km/h. Pese a su buen nivel de prestaciones, su consumo era asumible: unos 7 litros en conducción normal en ciclo mixto que se irían a unos 12 l/100 km en conducción deportiva.

Citroen C2 VTS 8

Como pega principal para un coche de su concepción, el citado tacto pastoso de su caja de cambios y la falta de termómetro del agua, amén de lo justo que iba de espacio o que tenía rivales con más “chicha”, incluso hablando de diésel. Al año siguiente a su lanzamiento llegó al mercado la versión diésel con el 1.6 HDi de 110 CV, un escalón por detrás en prestaciones, pero uno por delante en economía.

En el interior encontrábamos un pomo de aluminio exclusivo de esta versión, mismo material que para los pedales, que además estaban bien situados para hacer el punta-tacón. No había ningún otro detalle que nos hiciera ver que estábamos en un VTS, únicamente los asientos con pétalos más marcados que iban tapizados en piel en el VTS Plus. Más adelante hubo ediciones especiales más deportivas, como by Loeb o 1587 Brutale.

En el exterior nos llamarían la atención unas taloneras laterales y la inscripción “VTS” junto a la parte trasera de la moldura lateral. Otro detalle eran unas llantas de 16 pulgadas en neumáticos 195/45 que alojaban frenos de disco ventilados de 266 milímetros delante y macizos de 247 mm detrás. Otro cambio apreciable era en el tarado de su dirección asistida, con 2,6 vueltas entre topes frente a las 3 vueltas de un C2 normal.

Citroen C2 VTS 4

Comercializado entre 2004 y 2009, con un precio de partida de 13.655 euros para un VTS y de casi 18.000 para un VTS plus con mayor equipamiento y sin contar promociones -precios de 2006-, le hacían una de las formas más económicas de tener un coche relativamente práctico, pintón y con carácter deportivo.

Un MiNI Cooper (R50) de 116 CV era mejor en casi todo, pero también mucho más caro. Si te quieres hacer con un C2 VTS los encontrarás desde unos 3.000 euros para una unidad con más de 150.000 km hasta unos 5.000 euros por una buena unidad con pocos kilómetros. Presta atención al estado de originalidad del coche, ya que son carne de cañón de preparaciones.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Citroën C2 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!