Coche del día: Chrysler Sebring Cabrio

Coche del día: Chrysler Sebring Cabrio

Un genuino cabrio burgués de espíritu estadounidense


Tiempo de lectura: 4 min.

Ahora que estamos en veranito y el calor empieza a apretar, resulta bastante apetecible pasear en un vehículo de esta naturaleza (al menos en la mitad norte). El Chrsyler Sebring Cabrio no puede negar sus raíces estadounidenses. De imagen refinada y gran tamaño nos encontrábamos ante un coche de gran personalidad. Sus más de 4,9 metros de longitud, su personal estética y amplio espacio interior, que daba cabida a cuatro pasajeros con holgura, representaba con fidelidad el gusto de los ciudadanos norteamericanos.

Sus reacciones y comportamiento eran netamente burgueses, muy al gusto americano. Sus suspensiones tenían un tarado muy blando, orientadas al confort, pero que a la hora de realizar una conducción alegre lo penalizaba bastante. Era un coche para disfrutarlo tranquilamente con melena al viento, sin necesidad de hacer pruebas para ver donde llegaban sus límites dinámicos.

Esta versión cabrio no derivaba estrictamente de la berlina, medía ocho centímetros más y era un centímetro más alto, al revés de la norma habitual, este tipo de vehículos solían ser más bajos que el sedán del que derivaban. A nivel de seguridad llevaba sus refuerzos correspondientes, tales como la instalación de un travesaño transversal detrás del cuadro de instrumentos, unos largueros laterales más gruesos, refuerzos en puntos clave del bastidor, incluso un arco de seguridad en el marco del parabrisas delantero.

Lo más llamativo de su aspecto exterior, aparte de su gran tamaño, eran unos ensanchados pasos de rueda que daban cobijo a unas llantas de aleación cromadas de 16 pulgadas, un frontal protagonizado por una enorme calandra con forma de boca de tiburón y unos faros perfectamente integrados. Sus enormes puertas daban paso con relativa comodidad a las plazas traseras.

Como buen cabrio, su capota estaba realizada en vinilo acompañado de una luneta trasera de vidrio, de accionamiento eléctrico, y para ello había que liberar dos pestillos situados a ambos lados del parabrisas y tocar un  pulsador en el túnel central. Esta operación tardaba sólo unos pocos segundos y se podía realizar sentado en el coche. La inexistencia de un cubrecapotas rígido -llevaba una poco práctica funda de plástico- o un ajuste no muy preciso en la unión de las ventanillas con el techo, punto donde se filtraban ruidos aerodinámicos a velocidades superiores a 140 km/h, eran de las pocas quejas que podíamos tener al respecto. Tampoco llevaba un sistema de seguridad que interrumpiera el suministro eléctrico en el caso accidental de no desbloquear los pestillos manuales.

Como curiosidad, llevaba un mecanismo de apertura desde el interior del maletero para el hipotético caso de que un niño se quedara atrapado dentro. Es un detalle habitual en coches americanos

Por dentro su equipamiento era muy completo, con elementos tales como asientos con reglajes eléctricos o tapicería de cuero, aunque tenía importantes lagunas pues el ESP, climatizador o airbags laterales no estaban disponibles ni como opción. A cambio llevaba ABS con EBD. Su maletero estaba dentro de la media, unos 320 litros capotado y 260 litros misma capacidad con la capota guardada.

Chrysler nos ofrecía dos opciones mecánicas, ambas atmosféricas: un motor 2.0 de 141 CV, y otro 2.7 V6 de 203 CV, siendo ésta última la más interesante de utilizar. No eran unos motores muy potentes, al menos para los estándares europeos, pero bastante dignos a nivel de las exigencias del otro lado del charco.

Lástima que la caja de cambios automática -Autostick- no acompañara en el V6, con un carácter Made in USA, un cambio de cuatro relaciones con largos desarrollos que penalizaban la progresividad intrínseca del propulsor, aunque teníamos un modo secuencial que paliaba parcialmente este comportamiento. Su consumo de combustible era muy sensible a la presión del acelerador, con una media de 10,8 l/100 km. El 2.0 de cuatro cilindros tenía un cambio manual de cinco marchas, lo típico por entonces.

Su precio de lanzamiento estaba alrededor de los 33.000 euros, y sus principales competidores eran el Volvo C70, el Saab 9-3 Cabrio o el Mercedes-Benz CLK 230.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Carlos
Invitado
Carlos

He llegado de casualidad a esta página y me he leído el reportaje que no está del todo mal, pero tiene algún error. El que más me ha llamado la atención es el del maletero, ya que la capacidad del mismo es exactamente la misma con la capota puesta que quitada. No sé de dónde has sacado ese dato…pero Yo que tengo un sebring cabrio te aseguro que el tener la capota puesta o quitada no afecta al maletero. (Al contrario que en mi ex-slk que si que perdía bastante maletero al descapotarlo) Si quieres puedo comentarte más cosillas sobre… Leer más »

Carlos
Invitado
Carlos

Sobre lo tipico que se dice de que los motores americanos rinden poco…podria poner ejemplos desmontandolo incluso dejando en peor lugar a los europeos. Como ejemplo en comparación con el sebring cabrio 2.0 140 cv motores 2.0 atmosféricos europeos sacan potencia parecida incluso menos y sobre el 2.7 203 cv, por comparar cilindradas parecidas, yo mismo tuve un golf vr6 2.8 y daba sólo 174cv. (Aunque si no me falla la memoria después sacaron una versión en el serie 4 con 204 cv, pero como ves la potencia es similar con cilindrada también similar) tanto en vw como en mercedes… Leer más »

Javier Costas
Suscriptor

El dato del maletero es incorrecto, efectivamente. Ha sido un pequeño error de documentación. Tampoco ha pasado este coche por nuestras manos (es imposible que hayamos probado todos los coches del día). Sobre tu comentario de motores, los americanos no se han afanado en exprimir la potencia de los motores porque prefierían, por lo general, motores más “cruiser” que prestacionales. Pasa exactamente lo mismo con sus motocicletas. En Europa las exigencias en cuanto a motorización son distintas. Tampoco se pueden sacar conclusiones sacando un par de ejemplos sesgados, tomando una muestra más grande no se verificaría lo que comentas.

Rest
Invitado
Rest

En un bonito atardecer, cualquier descapotable me valdría (incluso el Murano en su versión), pero puestos a elegir, biplaza please, aunque con un Sebring, tan contento de la vida.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.