Menu

Coche del día: Chevrolet Cruze 4p (J300)

Una gran apuesta de Chevrolet

Coche del día: Chevrolet Cruze 4p (J300)

El Chevrolet Cruze 4p nació en 2009 como el primer modelo global del fabricante americano con el objetivo de sustituir al impersonal Nubira. Adoptó las nuevas líneas de diseño de Chevrolet, resultando un coche de diseño dinámico y personal, algo así como un compacto sedán por aspecto, que no por comportamiento. Se presentó en el Salón de Ginebra del mismo año.

Al ser un vehículo global para Chevrolet tanto el diseño como la fabricación se repartió entre varios países. Se diseñó en Corea con la colaboración de los equipos de Alemania, Australia y Estados Unidos, y la fabricación se llevó a cabo en Corea, Estados unidos y Rusia. Además de esta versión sedán de cuatro puertas, se ofrecía en carrocería cinco puertas (HB5) y familiar (SW), para todos los gustos.

Su diseño exterior no tenía nada que ver con el de su predecesor, el Nubira. El frontal adoptó una parrilla dividida en dos partes y un logo de mayor tamaño situado en la parte inferior del capó, símbolo distintivo de los nuevos modelos de Chevrolet. El lateral del Cruze 4p combinaba superficies convexas y cóncavas, con un notable arco que dibujaba su techo, desde la base del parabrisas hasta la parte inferior de la luneta trasera.

Chevrolet Cruze 4p J300 2

Interior del Cruze LT (gasolina)

Este diseño le dotaba de un aspecto más coupé que de sedán. Por ponerle alguna pega el portón del maletero resultaba algo corto (era un sedán de cuatro puertas), pero con una buena capacidad de maletero (450 litros).

El aspecto más característico de su interior era la simetría existente entre el puesto de conducción y el del acompañante, buscando la participación del segundo en la experiencia de la conducción

No se buscaba el diseño de un coche deportivo o clase business, pero sí se consiguió darle un toque fresco y moderno. La simetría se observaba en elementos como la consola central, con las salidas de ventilación simétricas, la botonera con los botones repartidos a ambos lados, o el display multifunción, en el centro de la consola. Esta decisión obedece a un criterio práctico, es más fácil de fabricar en versiones de volante a la izquierda o a la derecha.

La iluminación del cuadro de mandos, con unas esferas de color rojo sobre fondo azul y rodeadas por tres anillos de material plástico cromado, le daban un aspecto deportivo y agradable. En el display central se encontraba la información del sistema de audio (opcionalmente con navegador), mientras que los datos del ordenador de a bordo se mostraban en el display del cuadro de mandos, más accesibles a la vista.

El volante estaba forrado en piel y era regulable en altura y en profundidad en los acabados más altos (LS+ y LT); tenía un tacto cómodo y era de tamaño pequeño y manejable. En el acabado más alto (LT) llevaba incluidos los mandos de control de velocidad y de la radio. Posteriormente apareció una versión más equipada, la LTZ.

En el habitáculo se encontraban distribuidos distintos huecos para guardar objetos. En las puertas existían sendos cubículos para guardar botellas de 1,5 litros, o un pequeño reposabrazos con tapa entre los asientos delanteros en una posición muy retrasada, poco práctico (LS+ y LT). Junto a este reposabrazos se hallaba un ingenioso hueco para colocar botellas de distinto tamaño.

Los asientos eran de buena factura, agradables al tacto y suficientemente cómodos para realizar viajes largos. Lo más destacable de las plazas traseras era el espacio reservado para las rodillas, con centímetros de sobra incluso para las tallas altas -por encima de 1,80 metros-, además resultaban aceptablemente cómodas.

Chevrolet Cruze 4p J300 8

Se hizo mucho hincapié en cuatro aspectos: el diseño, la seguridad, la calidad de materiales y el comportamiento. Se mejoró la rigidez del monocasco de acero en un 140 % respecto a su predecesor, y equipaba de serie doble airbag central y lateral, airbags de cortina, control de tracción (TCS), ABS y control electrónico de estabilidad (ESC)

La calidad y los ajustes de los materiales empleados ganaron bastantes enteros respecto al Nubira, salvo en algunos puntos como en huecos escondidos a la vista. Resultaba chocante a la vista encontrar tela tapizando la parte derecha del salpicadero. Realmente era un vehículo low cost de diseño atractivo y unas calidades aparentes y bastante aceptables, con unos ajustes entre paneles con tolerancias muy bajas. Los plásticos empleados son en su mayoría duros y algo ásperos al tacto.

No nos debemos dejar llevar por su aspecto de sedán sport y creer que el comportamiento del Chevrolet Cruze 4p era igualmente deportivo. La suspensión solo tenía una única configuración, con la dureza adecuada para un coche de este talante, sin pecar de blandura. Con un uso razonable del mismo su comportamiento en autopista era correcto, con una dirección firme y una buena sujeción de la carrocería en las rectas y en las curvas.

Por carreteras sinuosas, circulando deprisa o frenando con fuerza la carrocería balanceaba y/o cabeceaba un poco, con algunos movimientos transversales, pero aún así transmitía seguridad al conductor. Absorbía bien los baches y superaba los resaltes del asfalto o cualquier otro elemento para reducir la velocidad sin transmitir las sacudidas de la carrocería a los ocupantes. Los frenos eran un punto débil del Cruze, con distancias largas de frenada y con tendencia a acusar fatiga con facilidad.

De las tres mecánicas disponibles, las más adecuadas para los devorakilómetros eran las alimentadas por gasóleo, con un motor de 2 litros de origen VM -denominado VCDi- y dos franjas de potencia: 125 y 150 CV, esta última solo disponible en terminación LT.

Estos motores diésel con conducto común de inyección (common rail) llevaban turbo de geometría variable (VGT) con filtro de partículas sin mantenimiento. Primero salió al mercado la más potente, que entregaba 150 CV a 4.000 RPM y 320 Nm de par máximo a 2.000 RPM. Posteriormente salieron al mercado dos motores más, uno de 1.7 de 130 CV y otro de 2 litros y 163 CV.

Chevrolet Cruze 4p J300 7

Motor 2.0 VCDi

La más potente (163 CV) se podía combinar con un cambio manual o automático, ambos de seis velocidades; la siguiente (150 CV), con cambio manual o automático de cinco velocidades; la de 130 CV era posible con manual de cinco o automática de seis, y la menos potente (125 CV) solamente manual de cinco velocidades.

Si te gustaba más el tacto de la gasolina, podías elegir entre dos motores, ambos con apertura variable de todas sus válvulas. Curiosamente era mejor la versión menos potente, el 1.6 de 113 CV a 6.400 RPM y 153 Nm a 4.200 RPM de par máximo, de comportamiento más ligero que con la mecánica 1.8, 141 CV a 6.200 RPM y 176 Nm a 3.800 RPM. El motor 1.6 solo se podía combinar con un cambio manual de cinco velocidades, mientras que el motor 1.8 también podía elegirse con un cambio automático de seis velocidades y se llegó a ofrecer con adaptación a GLP de fábrica.

Chevrolet acertó de pleno con el Cruze 4p, un compacto de diseño moderno, atractivo y con una gran gama de versiones. Lo podíamos elegir en gasolina, gasóleo, manual, automático, con carrocerías de cuatro, cinco puertas o familiar, y con varios niveles de equipamiento. La calidad percibida era bastante aceptable para ser low cost, tanto visual como al tacto, así como sus ajustes, y todo ello a unos precios realmente interesantes.

Chevrolet Cruze 4p J300 9

Lástima que por decisiones empresariales General Motors dejara de vender los productos de Chevrolet en Europa en 2016 para no hacer sombra a la división europea de Opel y, por paradojas de la vida, esta última acabó en manos del grupo francés PSA.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Chevrolet Cruze con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.