Coche del día: BMW 700 CS Coupé

Coche del día: BMW 700 CS Coupé

Un pequeño y bonito coupé para aquellos que les gusta conducir


Tiempo de lectura: 5 min.

Antes de entrar en la década de los 60, BMW se encontraba todavía en una época financieramente sensible. Este coche fue encargado al diseñador Giovanni Michelotti por Wolfang Denzel, por entonces distribuidor de BMW en Austria, tomando como punto de partida el chasis alargado del BMW 600. En enero de 1958 Denzel obtuvo la adjudicación de un contrato para el desarrollo del modelo BMW 700, presentando un prototipo en julio del mismo año.

Este concepto tuvo alguna objeción refiriéndose al escaso espacio para los pasajeros, presentando dos versiones, un coupé de dos puertas con el techo inclinado y un sedán también de dos puertas pero algo más alto y más largo. El chasis y la suspensión fue desarrollada por el mismo ingeniero responsable del modelo BMW 600, por lo que transmisión y suspensión eran similares en ambos modelos. Resultó ser el primer modelo de BMW en utilizar un chasis monocasco de acero.

El 700 Sport, después conocido como 700 CS, sacaba potencia extra por el doble carburador y relación de compresión superior

Michelotti consiguió un coche equilibrado, elegante y con una gran simplicidad de líneas, pequeño pero muy atractivo. Siendo un coupé 2+2 el espacio en los asientos delanteros era correcto, que no espacioso, y estos eran muy anatómicos, mientras que el espacio trasero dado por un asiento corrido era muy justo y se utilizaba como ampliación del maletero delantero. Su cuadro de instrumentos era muy simple, tan solo encontrábamos un velocímetro y un reloj, dejando como opción el cuentarrevoluciones, y una llave que daba acceso de forma manual al depósito de reserva de combustible, que era de unos cinco litros.

BMW 700 LS

Una vez instalados en su interior observábamos que íbamos muy bajito y la visibilidad no era óptima. Arrancábamos la llave del motor situada en la base de la palanca de cambios y escuchábamos el peculiar sonido de los dos cilindros enfrentados. Una vez en marcha sus cuatro marchas bien sincronizadas y escalonadas -salvo la cuarta, un poco larga- sacaban jugo a los escasos 40 CV, que bien exprimidos parecían más y movían con soltura los 630 kg que marcaba en báscula. La armonía de su línea quedaba resaltada por sus faros redondos delanteros y sus dos grupos ópticos verticales traseros, con unas tiras metálicas que recorrían sus laterales. Su cintura era alta para los estándares de la época.

Al llevar la mecánica detrás del eje trasero su comportamiento era netamente subvirador, pero cuando circulábamos por carreteras muy sinuosas se encontraba en su salsa, el coche no se descolocaba al entrar en las curvas, y si íbamos un poco pasados comenzaba el sobreviraje, pero con su dirección sensible y precisa y acelerando a la salida de la curva el coche volvía a su sitio, demostrando su gran equilibrio y noble comportamiento. ¿Quién diría esto hoy en día de un coche “todo atrás”, salvo honrosas excepciones tipo Porsche?

Su mecánica derivaba del motor bicilíndrico que equipaban las motos bicilíndricas propias que tanto éxito consiguieron en competiciones de la época. Su motor bóxer de dos cilindros horizontales opuestos cubicaba 697 cc y era muy bajo, lo que le otorgaba al 700 un centro de gravedad también muy bajo. Su rendimiento era de 40 CV a 5.900 RPM y su modesto par alcanzaba los 50 Nm a 4.000-5.000 RPM, un régimen muy alto pero sin crear problemas de elasticidad. Para alguna versión deportiva -Motorsport- se consiguieron alcanzar los 50 CV.

BMW 700 CS Coupe

Su sistema de refrigeración era por aire, forzada por un ventilador arrastrado por correa para los cilindros y el radiador de aceite, un sistema con bastantes adeptos en un principio aunque pronto se empezó a abandonar en beneficio de la refrigeración líquida. El bloque era de fundición y la culata de aleación ligera.

Su caja de cambios era de cuatro marchas sincronizadas más la marcha atrás y formaba una unidad con la transmisión y estaba soportado por un conjunto de cuatro flectores o flexores de caucho para atenuar los movimientos cuando se realizaba un cambio de marchas. Era una arquitectura del tipo “todo atrás”. Su suspensión era independiente en las cuatro ruedas, su dirección de cremallera y sus frenos estaban constituidos por cuatro tambores. Su velocidad máxima era de 137 km/h.

La principal razón de la utilización de los motores bóxer era la del máximo aprovechamiento del espacio a tenor de sus medidas exteriores muy contenidas. Un motor convencional en línea o en V ocupaba mucho espacio en altura; si iba en posición delantera el capó resultaba muy alto y perjudicaba la visibilidad delantera; si iba en posición trasera la capacidad del maletero se veía reducida. La solución, un motor plano, de aquí la utilización de los motores bóxer.

Este modelo también hizo sus pinitos deportivos en España, logrando en 1960 el Campeonato de España de Rallyes el piloto Victor Sagi, o ganando el Campeonato de España y Cataluña de Rallyes en 1961, consiguiendo otras victorias de forma individual y en grupos hasta el año 1965. Otro vehículo que se disfrutaba conduciéndolo con los cinco sentidos y espabilaba a nuestro adormilado espíritu RACER

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!