Mercedes-Benz EQ Silver Arrow, un moderno homenaje al W125 Rekordwagen

Mercedes-Benz EQ Silver Arrow, un moderno homenaje al W125 Rekordwagen

Ocho décadas de evolución y un mismo concepto


Tiempo de lectura: 3 min.

Con motivo del Concours d’Elegance de Pebble Beach en Monterrey (California), muchos son los fabricantes que presentan nuevos modelos. Entre ellos se encuentra esta curiosa barqueta neo-retro de Mercedes-Benz. Se llama EQ Silver Arrow y, como bien indica el nombre, homenajea a las míticas flechas plateadas en un formato electrificado.

Quién no recuerda los monoplazas de los años treinta y cincuenta de la firma de la estrella, aquellos modelos entre 1934 y 1939, así como en 1954 y 1955 cosecharon multitud de éxitos -y una gran desgracia en ese último año-. El EQ Silver Arrow es un tributo al W125 Rekordwagen de 1937, una máquina de doce cilindros en V y 725 CV que fue capaz de alcanzar los 432,7 km/h en las vías públicas, concretamente en la autopista A5 que discurre entre Frankfurt y Darmstadt. Este récord se mantuvo vigente hasta noviembre de 2017.

Rudolf Caracciola, piloto del W125 Rekordwagen, ya había alcanzado en 1936 los 372 km/h a bordo del modelo anterior

Mercedes W125 Rekordwagen

Mercedes W125 Rekordwagen

Donde el modelo original contaba con un enorme motor de gasolina, el EQ Silver Arrow está impulsado por un motor eléctrico y una avanzada batería plana de 80 kWh que logra entregar 750 CV, consiguiendo una autonomía estimada superior a los 400 kilómetros según el ciclo WLTP, mucho más realista que el vigente NEDC. Con este silencioso poderío, el coche es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 mph, 402,3 km/h al cambio métrico.

Dinámicamente, los frenos cuentan con una ayuda extra gracias a unos spoilers traseros que se elevan de forma automática al pisar el pedal izquierdo. Tanto el difusor delantero como el trasero son plenamente funcionales para garantizar el mejor rendimiento aerodinámico sin comprometer las bellas líneas exteriores. Por su parte, la cabina del conductor se abre a través de un sistema corredizo hacia delante.

El exterior es elegante y futurista con su pintura plata Alubeam, buscando la “claridad sensual”. El resultado es un monoplaza fabricado en fibra de carbono de 5,30 metros de longitud. Buscando que nos vayamos acostumbrando con la nueva marca eléctrica de Mercedes-Benz, los logotipos “EQ” se integran a modo de bajorrelieve en una tonalidad azulada. Sin embargo, un elemento que llama especialmente la atención son las llantas de 168 radios, de 24” en el eje delantero y de 26” en el trasero.

Mercedes EQ Silver Arrow 01

Si echas de menos el rugido del motor, desde el volante se puede configurar el sonido para imitar al de un Fórmula 1 actual o al de un V8 de AMG

Si el exterior mantiene las reminiscencias clásicas de hace ocho décadas, el interior nos traslada unos cuantos años al futuro. Los materiales son tradicionales, como el cuero, el aluminio cepillado o la madera de nogal maciza, y se combinan en un diseño moderno donde se añade una pantalla panorámica curva que sirve de panel de instrumentación. En ella, se proyectan imágenes tridimensionales en el que puedes pilotar las flechas históricas en un circuito virtual o visualizar el carril de la calzada en el que se es posible la carga por inducción.

Al igual que en la mayoría de los coches conceptuales, probablemente nunca veremos en las calles el EQ Silver Arrow como un modelo de producción. El EQ Silver Arrow representa una visión interesante del futuro de una empresa que siempre parece tener un ojo firmemente fijado en su pasado largo y célebre. Sin embargo, lo que sí veremos será su tecnología eléctrica en otros modelos más “mundanos”.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.