Coche del día: Autobianchi A112 Abarth

Coche del día: Autobianchi A112 Abarth

La respuesta italiana al Mini Cooper


Tiempo de lectura: 2 min.

FIAT siempre ha sido un fabricante especialista en coches pequeños, un auténtico arte, pues no solo hay que ofrecer vehículos de pequeño tamaño, tienen que ser versátiles, deben esta bien equipados y además, ser capaces de afrontar algún viaje que otro. No todo el que se compra coches pequeños, los quiere exclusivamente para usarlos en ciudad. Y no es una especialización actual, en realidad, FIAT lleva décadas haciendo coches pequeños y eso es toda una ventaja en algunas ocasiones.

Cuando la BMC lanzó el Mini, diseñado por el señor Alec Issigonis, en FIAT reaccionaron con el desarrollo de un modelo similar, pero como cabría esperar, al más puro estilo italiano. Sin embargo, no se puso en circulación con el sello de FIAT, en realidad, el coche se vendió con una marca distinta según el mercado. Por ejemplo, en algunos lugares se conoció omo Lancia A112, mientras que en otros, como el nuestro, fue el Autobianchi A112.

Autobianchi es una compañía italiana, que forma parte del Grupo FIAT desde la década de los 60, concretamente, desde 1967 y fue la elegida para países como España, para firmar la nueva pequeña propuesta italiana. El A112 se puso en circulación en 1969 y ya adelantaba las características que tendría el FIAT 127 –motor delantero transversal, tracción delantera, habitáculo bien aprovechado, suspensión independiente… –. Es decir, técnicamente era un coche avanzado para su época e incluso se le podía considerar rápido, según tabla de medir de los años 60 y 70, obviamente.

La comercialización comenzó con un pequeño motor de cuatro cilindros y 903 centímetros cúbicos, que rendía 47 CV, pero en 1971, se lanzó al mercado el Autobianchi A112 Abarth, que aumentaba la cilindrada del motor hasta los 982 centímetros cúbicos –la carrera de los pistones era mayor–, también se modificó la carburación y se cambió la línea de escape y la potencia, en consecuencia, llegó a los 58 CV a 6.600 revoluciones. El coche solo pesaba 690 kilos y si antes, las prestaciones eran interesantes, ahora se disparaban.

autobianchi a112 abarth (2)

Para 1975, el Autobianchi A112 Abarth, que había nacido con el objetivo de plantarle cara al Mini Cooper, vio como el motor crecía un poco más, hasta los 1.049 centímetros cúbicos, lo que permitía anunciar 70 CV y 160 km/h de velocidad máxima. Un balín que en 1979 recibió un cambio de cinco relaciones.

Sufrió diferentes actualizaciones durante varios años, hasta alcanzar un total de siete series. Abandonó la línea de montaje en 1985 y supuso la desaparición de la firma Autobianchi. El reemplazo, el coche diseñado para ocupar su lugar en el mercado, pasó a venderse como Lancia Y10. Se vendieron 121,000 Autobianchi A112 Abarth, un 10% de todos los A112 vendidos.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.