El Toyota GR Supra se convierte en un Funny Car con más de 11.000 CV

El Toyota GR Supra se convierte en un Funny Car con más de 11.000 CV

Necesita menos de cuatro segundos para completar el cuarto de milla


Tiempo de lectura: 3 min.

Funny Car. Es un curioso nombre para bestias de cuatro ruedas capaces de acelerar de una forma tan bestial, que completan el cuarto de milla con salida parada en menos de cuatro segundos. Y eso sin tener en cuenta la velocidad que alcanzan tras ese cuarto de milla de aceleración, porque ya resultaría incluso mareante. Pero claro, hay que tener en cuenta que se trata de una competición estadounidense y allí, son expertos en hacer un show de todo lo que tocan. Lo hemos dicho en varias ocasiones.

Los Funny Car son la segunda categoría en importancia dentro del campeonato del mundo de aceleración, por encima están los descabellados Top Fuel. No obstante, es justo reconocer que por prestaciones, los Funny Car están casi parejos a los Top Fuel, pero su carrocería es algo diferente (más corta entre ejes y una carrocería que recuerda a algún modelo de producción, con el motor en posición trasera-central).

Es ahí, en los Funny Car, donde Toyota lleva participando muchas temporadas y donde ahora, tendrá una nueva máquina: el Toyota GR Supra Funny Car. Antes del Supra, Toyota ha estado “usando” el Celica, el Solara o más recientemente, el Camry. Ahora le toca el turno al Supra, al modelo más deportivo que tiene la marca en su catálogo y, como cabe esperar, el modelo más lógico para estar en competición. No obstante, como ya se puede ver en las fotos, no estamos hablando de un Supra al uso, pues del modelo de producción no tiene nada más que el nombre. De ahí que pongamos “usando” con comillas.

toyota gr supra funny car (3)

Bajo su espectacular silueta hay un chasis que alberga un solo asiento y un propulsor descomunal con entre 10.000 y 11.000 CV, sobrealimentados por compresor y además, empleando combustibles especiales. En el caso del Toyota GR Supra Funny Car, no se han comunicado datos oficiales, incluso en estos casos este tipo de información suele estar restringida, pero la publicación Hypebest ha hecho públicos algunos datos sobre el modelo y viendo que la propia web oficial de la NHRA (la web del campeonato) lo enlaza, los daremos por buenos.

Así, el Toyota GR Supra Funny Car monta un motor V8 de 8.2 litros con supercargador, capaz de alcanzar los 11.153 CV. Con este motor enviando la potencia a las ruedas traseras, el dragster completa los 400 metros en 3,8 segundos con una velocidad de salida de 530 km/h. Una auténtica barbaridad que somete al piloto a una paliza brutal.

Pero no todo son prestaciones, porque Toyota ha realizado algunos cambios en la estructura que venía empleando, para aumentar la seguridad del piloto. La marca afirma que ahora tiene más visibilidad, algo que para ir en línea recta y durante tan poco tiempo, podría pasar algo desapercibido, pero sobre todo, han ampliado el hueco disponible a la altura del casco y se ha incorporado más cantidad de espuma de seguridad en el exiguo habitáculo.

Toyota lleva más de 20 temporadas en la NHRA, habiendo ganado 137 carreras y seis campeonatos Top Fuel, más 43 carreras y tres títulos Funny Car.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.