Coche del día: Audi A2

Coche del día: Audi A2

No existe el éxito sin riesgo, aunque a veces sea un fracaso (relativo)


Tiempo de lectura: 3 min.

El Audi A2 es un típico ejemplo de coche incomprendido. Se presentó en el Salón de Frankfurt de 1997 como prototipo -AI2- y salió al mercado en 1999. Nos abandonó en 2005 de forma prematura debido a su bajo nivel de ventas, fue un adelantado a su tiempo. La marca alemana quiso arriesgar fundamentalmente con un diseño revolucionario para su época, algo insólito en una marca que era y sigue siendo conservadora en lo referido al diseño.

Audi puso su punto de mira en el Mercedes Clase A, su principal competidor. La idea de partida no era mala, crear un modelo compacto para cuatro personas con unas líneas redondeadas, lo realmente novedoso fueron los recursos de un chasis y una carrocería fabricados en aluminio, con el consiguiente ahorro de peso. En el caso del diésel la rebaja era de 150 kg comparado con su supuesta fabricación en acero. Además el aluminio es más resistente a la corrosión, consume menos energía en su proceso de fabricación y su reciclaje es más sencillo y rentable. Por contra, es más difícil y caro de reparar.

Sus dimensiones eran algo peculiares, medía 3.826 mm de largo por 1.673 mm de ancho y 1.553 mm de alto, y su Cx era muy bajo, de 0,28, a pesar de tener una superficie frontal de 2,2 metros cuadrados. Su espacio interior era holgado en sentido longitudinal y en altura, no tanto en el espacio para caderas y hombros; cuatro personas podían viajar con holgura. Su maletero rondaba los 390 litros incluyendo el hueco de la rueda de repuesto, un buen valor para sus medidas exteriores.

Un aspecto extraño de la ingeniería alemana era el sistema de apertura de su capó motor, simplemente no se abría con las habituales bisagras sino que era una tapa sujeta con dos palomillas. Si querías añadir algo que no fuese líquido limpiaparabrisas –tenía una trampilla en la parte frontal para tal cometido- ¡tenías que quitar el capó liberando las dos palomillas antes mencionadas! Audi aducía que como tenía tantos testigos de control y estaba tan bien hecho que no era necesario trastear en el vano motor. Esta lógica germánica tan extraña…

Como buen Audi, era bastante caro, 18.000 euros la versión de acceso gasolina de 75 CV. ¿Motivos? Es un Audi, lo que presupone una gran calidad de materiales y ajustes, utilizaba de forma profusa el aluminio y tenía un equipamiento de seguridad muy bueno, incluía doble airbag frontal, airbags laterales y opcionalmente de cortina, climatizador automático, dirección electrohidráulica, ABS, ASR, ESP, EBD… En su momento era mucho.

Su gama mecánica era también interesante, en gasolina teníamos un motor de 1.4 litros y 75 CV y un 1.6 litros de 110 CV, y en diésel un 1.2 litros de 61 CV de tres cilindros -ya empezábamos con el downsizing- y un 1.4 litros de tres cilindros con dos potencias, 75 y 90 CV. En el año 2004 fue elegido por las ITV alemanas -TÜV- como el vehículo que menos problemas y reclamaciones dio.

Audi A2 1.2 TDI 3L

Volvieron a intentar su renacimiento en 2011 de nuevo en el Salón de Frankfurt con el mismo planteamiento, el ser una alternativa más compacta, alta y espaciosa de Audi A1, pero de nuevo fracasó. Si un vehículo no entra por los ojos por muchas bondades que nos venda la marca, está condenado al fracaso; es lo que tiene arriesgar, a veces es un éxito absoluto y otras un rotundo fracaso. Un caso que representa todo lo contario son los SUV, un formato que arrasa en todos los segmentos.

Ahora se lleva más un concepto como el del Q2, donde la aerodinámica y la eficiencia no priman tanto, y sí lo hace la estética y la apariencia. Si había un modelo difícil de clasificar o #untaggable, ese fue el A2.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Luis Chavez
Invitado
Luis Chavez

Siempre me pareció un modelo raro, me regordaba a un TT regordete.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Hay un error en el video incrustado, no linkea… Y me pasó en otra publicación también.

Javier Costas Franco
Invitado

El vídeo funciona bien. Cuando eso te ocurra, prueba con otro navegador, borra las cookies o vuelve a intentarlo más tarde.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Efectivamente en mi casa funciona bien, nunca me había pasado. Saludos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.