Menu

Buemi, Nakajima y Alonso vencen con Toyota las 24 horas de Le Mans 2018

El piloto español se acerca a la triple corona

Buemi, Nakajima y Alonso vencen con Toyota las 24 horas de Le Mans 2018

«Veni, vehi, vici» -Vine, monté, vencí- podría ser la adaptación de tan famosa frase en latín para lo que ha ocurrido este fin de semana en la mítica carrera de las 24 horas de Le Mans 2018. Fernando Alonso, en su primera participación, ha vencido junto a sus compañeros del equipo Toyota, Sébastian Buemi y Kazuki Nakajma, a lomos de su Toyota TS050 Hybrid, tras una remontada épica en la noche de La Sarthe.

El equipo Toyota Gazoo Racing por fin vence en esta mítica carrera. Tras perseguir la victoria durante varios años, la ausencia de Audi y Porsche en LMP1 han facilitado las cosas, pero no ha sido un regalo. El equipo ha permitido a sus dos coches mantener una lucha sin cuartel durante la mayor parte de la carrera, poniendo en riesgo incluso que ambos finalizasen la prueba, lo que habría sido un completo desastre.

Por suerte todo ha salido bien, y han completado un 1-2, con el TS050 número 8 con Nakajima cruzando la bandera a cuadros en primer lugar, y el número 7 de Kamui Kobayashi, Mike Conway y Jose María «Pechito» López en segundo lugar, a dos vueltas de distancia. Pero no ha sido fácil llegar a esta victoria.

Nadal Le Mans

La salida la daba Rafael Nadal, en un circuito lleno con unos 260.000 espectadores abarrotando las gradas. Tras la salida lanzada, en las primeras curvas ya había toques. El más relevante tal vez fue el de Lotterer a Buemi, que hacía descender al Nº8 hasta la segunda plaza. El Nº7 tiraba en cabeza, hasta que llegó la hora del primer relevo. Alonso se ponía a los mandos del Nº8 y Pechito López pilotaba el Nº7. Pechito tenía unos 15 segundos de ventaja que Alonso fulminó en unas cinco vueltas. Al llegar a las curvas Porsche, Alonso adelantaba a Pechito sin miramientos.

Durante este stint, hubo un accidente algo aparatoso de un ByKolles, lo que provocaba la salida del safety car. En este momento ambos Toyota aprovecharon para su parada en boxes, lo que hizo que Pechito saliese primero. Alonso perdía así la cabeza de carrera. Durante la reanudación, y cuando el safety car salió de pista, vino el momento de terror en el box de Toyota. Ambos coches tenían por delante media parrilla que doblar, y Alonso no estaba dispuesto a dejar escapar a Pechito.

Comenzaron los adelantamientos, Pechito abria hueco, y Alonso le seguía. En una de esas, un Porsche empujó al asturiano a la derecha en plena recta de Mulsanne, obligando al Nº8 a pisar la hierba. Debió pasar a milímetros del guardarrail, mientras en el box de Toyota contenían la respiración. Finalmente terminaron de adelantar a toda la parrilla sin consecuencias, aunque tomando muchísimos riesgos. Pechito se ponía en cabeza y Alonso le perseguía implacable. Poco a poco, el asturiano se fue acercando y consiguió rebasarle. Terminaba así su primer tramo de carrera, dejando el Toyota Nº8 al frente con casi 6 horas de carrera.

Salida Le Mans

Nakajima tomaba el relevo. Todo fue bien en su stint, aumentando la ventaja respecto al Nº7, hasta que llegaba el relevo de pilotos. Buemi se encontraba con una sanción de 60 segundos por exceso de velocidad en una Slow Zone (SZ). Recordemos que cuando hay un incidente en un tramo del circuito, para evitar el safety car, dirección de carrera establece una zona lenta, que es avisada con bandera amarilla previa, y cuando el piloto llega, se le avisa en el display del coche que debe bajar la velocidad a 80 km/h, mientras se le muestra doble bandera amarilla. Buemi, enfrascado en los doblajes, vió la bandera amarilla, pensando que era un incidente en ese tramo, y se «comío» la doble amarilla de la SZ con exceso de velocidad.

Mazazo para el coche Nº8, que pasaba a la segunda plaza, perdiendo más y más tiempo debido a las paradas, a medida que se acercaba el siguiente relevo de Alonso. El Nº7 mientras rodaba en cabeza con menos paradas en boxes. Antes de que Alonso se pusiera a los mandos de nuevo, la diferencia con el Nº7 de cabeza se iba ya a los dos minutos y medio.

Alonso despertaba de su descanso, y se encontraba con el Nº8 muy lejos de la cabeza. El mazazo era tremendo, pero el asturiano no se vino abajo y tiró de épica. Comenzó a girar en 3’19» de manera constante, mientras el Nº7 en cabeza giraba en 3’21» y 3’22», con Conway primero, y Pechito después a los mandos. El asturiano sabía que era ahora o nunca, pues más avanzada la carrera, la lógica decía que el equipo no pondría en riesgo su victoria y habría órdenes de equipo. Alonso iba recortando en la noche de Le Mans unos dos segundos por vuelta, como un mazo que martillea sin cesar. Este stint fue épico, de los que siempre se recordarán en Le Mans, como el de Henri Pescarolo en 1968, cuando corrió de noche, con lluvia y sin limpiaparabrisas.

Toyota 8 Le Mans

Alonso dejaba a Nakajima el volante del Nº8 con unos 40 segundos por detrás del Nº7, al que se subía Kobayashi. Los dos japoneses establecieron una guerra sin cuartel, con Nakajima comiendo segundo a segundo la diferencia con el primero. Esto igualaba las cosas, dejando a Nakajima al rebufo. El Nº8 tenía mejor ritmo, así que lo pasó en una frenada, llegando al amanecer con el Nº8 otra vez en cabeza. La esperanza volvía al equipo de Buemi, Nakajima y Alonso, después de remontar una diferencia de más de dos minutos y medio. Alonso comenzó la remontada, y Nakajima la remató.

Buemi volvía a tomar el relevo, y se «comía» otra penalización por exceso de velocidad en una SZ, pero esta vez debido a Nakajima. El Nº7 no iba a ser menos, recibiendo otra penalización por el mismo motivo. Buemi poco a poco iba aumentando la ventaja, con mejor ritmo que el Toyota Nº7. Ya por la mañana, otro safety car salía a pista, por lo que los coches aprovechaban para hacer paradas en boxes. Alonso tomaba el relevo y ponía tierra de por medio respecto al segundo, el Toyota Nº7 con Pechito a los mandos.

Cuando ya quedaban apenas dos horas para el final, el Nº8 iba en cabeza con más de un minuto y medio de ventaja respecto al Nº7, al que llamaban a boxes. Kobayashi no entró en esa vuelta, lo que provocó que tuviera que ir más despacio: no quedaba combustible. Entró en la vuelta siguiente a repostar y cambiar ruedas, y le cayeron dos penalizaciones: una por consumo excesivo, y otra por exceder el número de vueltas que un piloto puede dar. Esto suponía algo más de una vuelta de ventaja para el Toyota Nº8, que salvo fallo catastrófico, tenía la carrera en el bolsillo, como así fue.

Toyota 8 Noche Le Mans

Llegaban las 15:00 horas del domingo, y ondeaba la bandera a cuadros en Le Mans cuando Nakajima a los mandos del TS050 Hybrid Nº8 cruzaba la línea de meta venciendo esta carrera. Por fin Toyota ganaba, sin tener que abandonar por problemas mecánicos como en anteriores ocasiones.

El resto de los LMP1 siempre estuvieron a un mundo de los Toyota, pues no disponían de tecnología híbrida, lo que les dejaba en cierta desventaja de potencia. Rebellion Racing con su coche número 3 quedaba en tercera posición, siendo el Rebellion Nº1 el cuarto.

En LMP2, el vencedor fue el equipo G-Drive Racing, con su coche Nº26, que pilotaban Vergne, Pizzitola y Rusinov. En segundo lugar quedó el equipo Signatech Alpine Matmut con el Nº36 pilotado por Lapierre, Negrão y Thiriet, y en tercera plaza el equipo GRAFF-SO24 con el coche Nº39 con Capillaire, Hirschi,  y Gommendy al volante.

#92 PORSCHE GT TEAM / DEU / Porsche 911 RSR 24 Hours Of Le Mans Circuit De La Sarthe Le Mans France

En LM GTE Pro, una felicitación especial al equipo Porsche -que tiene una pequeña sede en el circuito- y que este año celebra su 70 aniversario. Qué mejor ocasión que esta para autorregalarse una victoria en esta categoría con el coche Nº92 de Christensen, Estre y Vanthoor, apodado como el «cerdito» por su color rosa tan peculiar. Incluso en el box del equipo tenían un peluche de este sabroso animal.

En segunda posición finalizó el Porsche 911 Nº91 de Lietz, Bruni y Makowiecki, haciendo doblete. En tercera plaza tenemos al equipo Ford Chip Ganassi, con su coche Nº68 de Hand, Müller y Bourdais. Por cierto, me fascinó lo rápido que cambiaban los discos, pastillas de freno y neumáticos a este Ford GT. Ojalá fueran tan rápidos en nuestros talleres habituales.

Por último, en categoría LM GTE Am ganó otro Porsche 911, el del equipo Dempsey-Proton Racing -sí, el del actor Patrick Dempsey- con el número 77 pilotado por Campbell, Ried y Andlauer. En segunda posición el Ferrari Nº54 del equipo Spirit of Race, con Flohr, Castellacci y Fisichella y en tercera plaza el equipo Keating Motorsports, con su Ferrari Nº85 pilotado por Keating, Bleekemolen y Stolz. Como reseña, el equipo donde corría Christina Nielsen, Ebimotors, quedó en sexta posición con el Porsche 911 RSR Nº80.

Próxima carrera del WEC en Silverstone, con sus seis horas, que se celebrarán el 19 de Agosto, dentro de dos meses. Este año Toyota tiene sus cartas a favor para hacerse con la corona del campeonato, y Alonso está más cerca de ganar ese reto que le motiva, la triple corona que únicamente tiene Graham Hill, por el momento. Mónaco y Le Mans ya los tiene. Ahora solo quedan las 500 millas de Indianápolis.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.