Coche del día: Amectran Exar-1

Coche del día: Amectran Exar-1

Cargada de polémica y ciertas lagunas, la historia de este modelo eléctrico parece sacada de una película


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando pensamos en un coche con una historia de película es fácil que se nos venga a la cabeza el DeLorean. Y no, no decimos esto por su presencia en la saga Regreso al Futuro, sino por todos los acontecimientos – a cada cual más rocambolesco que el anterior – bajo los cuales se dio su producción. Desde problemas políticos en Irlanda del Norte hasta acusaciones de narcotráfico pasando por un diseño terrible en términos de seguridad. Todo ello por crear lo que era a las claras una máquina de “ ciencia sin raíces “. Es decir, un diseño tan provocativo como inestable en su gestación, carente de una empresa seria sobre la cual sostenerse. Algo muy similar a lo que ocurrió con el Amectran Exar-1.

Pero vayamos por partes. Para empezar, el Amectran destaca visualmente debido a su cuidada línea deportiva capaz de unirlo a no pocos GT de Maserati, Lamborghini o Monteverdi. No en vano, ésta es una creación de Pietro Frua. Uno de los mejores diseñadores italianos de los años sesenta y setenta, el cual ideó esta carrocería para intentar convencer a BMW – por enésima vez – de las bondades inherentes a tener en su gama un modelo exclusivo y prestacional con una estética tan llamativa como ésta. No obstante, tal y como ya le había pasada en anteriores ocasiones, la marca germana le dio una rotunda negativa,a pesar de que éste modelo era completamente operativo y, además, se había realizado sobre la base de un 3.0 CS.

Un momento en el que aparece en escena Edmond Ramírez. Un empresario estadounidense que se hace con el desechado prototipo como base para su modelo eléctrico Exar-1. Convencido sobre sus posibilidades a la hora de entrar al mercado de lujo con un potente y novedoso modelo eléctrico, Ramírez consigue llevar la creación de Frua a los Estados Unidos y allí incorporarle un motor proporcionado por la General Electric con el cual esperaba lograr 140 kilómetros por hora de velocidad punta llegando a una autonomía de 140 kilómetros. No obstante, nada más anunciar este ambicioso proyecto – sin red de comercialización alguna – empezaron a llegar los problemas.

amectran (1)

Una de las cuestiones más interesantes de este diseño – del cual se tienen verdaderamente pocas certezas comprobadas – fue la aplicación de la frenada regenerativa

Amectran Exar-1, una historia de película

Para empezar, Ramírez dio tantas muestras de ingenio futurista como de cierta osadía en sus declaraciones. Así las cosas, para dar un aura de prestigio y solvencia al proyecto aseguró que la estilosa carrocería de Frua había sido un encargo de él mismo al diseñador italiano. Gracias a esto, algunas personas quedaron impresionadas sobre los contactos del empresario. Sin embargo, los verdaderos entendidos sabían que aquello no eran absoluto la verdad y que, como hemos dicho, Ramírez aprovechó aquella creación como base para su Amectran tras comprarla en alguna feria o exhibición.

Además, los datos relativos a las prestaciones del Exar-1 nunca estuvieron del todo claros. Es más, nos ha sido imposible encontrar una prueba a fondo del mismo realizada por algún medio de la época. Como lejano equivalente, lo más parecido ha sido encontrar declaraciones de Ramírez en las que éste asegura que el coche ha sido probado en el Reino Unido por Fangio, el cual habría quedado impresionado. Particularmente, nosotros preferiríamos poner esto en reserva, ya que se comentó la misma anécdota con los nombres de Phil Hill y Stirling Moss aunque, al tiempo, la misma imposibilidad de verificar su certeza.

Asimismo, Ramírez anunció al Amectran Exar-1 como el primer “ automóvil eléctrico real “ producido en la historia. Algo que pasa por alto las decenas de miles de unidades eléctricas fabricadas desde los inicios de la automoción, con ingenieros como Ferdinand Porsche y marcas como Detroit Electric a la vanguardia de aquella tecnología. Es más, incluso en España existió la marca de furgones eléctricos Autarquía S.A o prototipos como el Pegaso eléctrico presentado por la ENASA. En fin, estaba claro que la estrategia publicitaria de Ramírez era tan polémica como falsa.

amectran (3)

En un primer momento este diseño de carrocería iba destinado a BMW aunque, finalmente, acabó siendo la vestimenta para este proyecto de modelo eléctrico

Sin embargo, sí es cierto que se topó con una sorprendente negativa por parte de la administración y la industria estadounidenses hacia su proyecto. De hecho, cuando presentó el Amectran Exar-1 en el Salón de Chicago llegó a ser agredido por parte de la organización. Un hecho desagradable al cual siguieron constantes pugnas con la administración y la concesión de licencias. Es más, viendo que no podría fabricar su proyecto en los Estados Unidos, decidió llevarse la producción a China. Momento en el cual el vehículo prototipo desapareció en la aduana aunque, hoy en día, algunos foros sugieren – y las fotos así parecen confirmarlo – que éste cayó en manos de un aficionado que en vez de preservarlo lo ha modificado estéticamente a su antojo. Una verdadera pena, no tanto por todo lo relativo al polémico Ramírez sino por ser una pieza única firmada por el gran Pietro Frua.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.