Coche del dia: Monteverdi High Speed 375

Coche del dia: Monteverdi High Speed 375

Un modelo, varias versiones y el mismo espíritu en todos los coches de la marca suiza


Tiempo de lectura: 5 min.

Nuestro protagonista de hoy, el Monteverdi High Speed 375, es otro de esos automóviles nacido de la ilusión de su creador, Peter Monteverdi, un suizo dedicado al mundo de la automoción desde su juventud en el negocio familiar fundado por su padre, en el que se vendían y se les daba servicio de mantenimiento a vehículos de distintas marcas, entre ellas Ferrari o BMW, entre otras.

No fue hasta principios de los 50 cuando Monteverdi empezó a crear sus primeros automóviles. Inicialmente optó por pequeños vehículos de corte deportivo, entre ellos el Special y un modelo bautizado como Tourismo. El primero era un escueto roadster de dos plazas con 40 CV de potencia. El segundo modelo de la marca suiza era un pequeño coupé de cuatro plazas, propulsado a las ruedas traseras por un motor de 998 cc, todo ello asociado a un cambio manual de cuatro velocidades y 42 CV de potencia.

Es a principio de los 60 cuando Peter Monteverdi empieza a barajar la opción de crear un potente deportivo, al estilo de los Intermeccanica o los mismísimos De Tomaso

La idea iba tomando forma y mientras tanto se centraba en otros proyectos. Uno de ellos, y de los más importantes de la marca, es quizás tener el mérito de ser la primera empresa suiza en construir su propio F1, al que bautizaron como MBM (Monteverdi Basel Motors). Tal fue el éxito de este proyecto que la marca suiza se embarcó en la compra de Onyx un equipo que competía en el mundial de F1. La aventura por desgracia duró poco y tuvo que dejar la competición por falta de capital.

Fue en 1967 cuando Monteverdi empieza a trabajar en la creación de nuestro protagonista y ese mismo año presenta en el Salón del Automóvil de Frankfurt el que sería el primer modelo de la saga, el High Speed 375 S, un deportivo de dos plazas. Sobre un chasis de acero, la carrocería del primer 375 S estaba fabricada en aluminio.

Peter Monteverdi siempre tuvo la ilusión de construir su propio deportivo y es en el High Speed 375 donde encontró la fórmula idónea para llevar a cabo su proyecto

Pietro Frua fue el encargado de diseñar la línea del primer Monteverdi. Para propulsar al esbelto suizo, se optó como ya habían hecho antes otras marcas europeas, por un motor de origen americano fabricado por Chrysler. Con una disposición de 8 cilindros en V y 7,2 litros de cubicaje rendía 375 CV de potencia, y es de ahí mismo de donde nace la nomenclatura del modelo: su potencia y la carrocería.

Entre 1968 y 1969 la fábrica de Frua creó un total de 11 unidades del modelo S y, a finales de ese mismo año, Monteverdi rompe la alianza con el diseñador italiano, pero antes crean conjuntamente un coupé 2+2, de los cuales uno se queda en propiedad de Pietro y el otro pasa a manos del constructor suizo. Este modelo del 375 de denomina con las siglas 375 L por la mayor distancia entre ejes respecto al modelo del que deriva.

Monteverdi High Speed 375 L Fissore 3

Monteverdi High Speed 375 L por Fissore (1969)

Partiendo de la base del 375 L y asociándose esta vez a Carrozzeria Fissore, una pequeña empresa de la zona de Turín, Monteverdi crea varias versiones de su 375 de una manera prácticamente artesanal. Desde un coupé con una distancia entre ejes recortada, denominado 375 S, pasando por un sedán de cuatro puertas al que acuñaron como 375/4, o un exclusivo cabrio al que lo bautizaron como Palm Beach, del que solo se fabricaron un par de unidades y tenía un motor más grande, un Chrysler 7.2 V8.

Otra versión descapotable con la nomenclatura 375 C también estuvo dentro de la gama y hay constancia de un total de seis coches de este tipo. Por último en 1972 se presentó la versión Berlinetta GT, un coupé con un frontal algo más cuadrado que el de sus hermanos. Seguía manteniendo la misma motorización y por supuesto las primeras calidades y acabados de sus hermanos de saga.

En el camino se quedó el Monteverdi 2000 GTI, una versión que habría sido más económica con motor de 130 CV. No se aprobó su producción. La fabricación de los 375 cesó en 1976, cuando su propietario decidió darle un nuevo rumbo a la compañía suiza y comenzar a fabricar otro tipo de vehículos, manteniendo los estándares de calidad pero enfocándose en otros segmentos, sobre todo el de vehículos todoterreno entre los que destacan sus modelos Safari y Sahara.

Monteverdi Berlinetta GT Fissore

Berlinetta GT por Fissore (1972)

En 1984 la marca cerró su fábrica y sede en Basilea. Un año más tarde en el mismo sitio se inauguró el Monteverdi Automuseum en honor al trabajo de tantos años de Peter Monteverdi y sus modelos, en el cual pueden disfrutarse de unos 70 vehículos de todas las épocas del constructor suizo.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.