Coche del día: Alfa Romeo Giulia (101/105/115)

Coche del día: Alfa Romeo Giulia (101/105/115)

El precursor de un modelo de gran longevidad


Tiempo de lectura: 6 min.

Para conocer el origen del Alfa Romeo Giulia nos tenemos que remontar al gran éxito obtenido por dos modelos anteriores, el 1900, fabricado de 1950 a 1959, y el Giulietta, lanzado en 1955. Este último era un sedán de medidas compactas, de 4 metros de longitud, dotado de un motor de cuatro cilindros en disposición delantera longitudinal de 1,5 litros y 53 CV.

El Giulieta fue un gran éxito comercial, con más de 130.000 unidades vendidas de la versión sedán a lo largo de 10 años, hasta que cesó de producirse, en 1965. Alfa Romeo lanzó dos modelos de mayor tamaño y empaque, el 2000 y el 2600, encuadrados en el segmento E.

Dado que el Giulietta pertenecía al segmento C, la marca estaba necesitada de un representante del segmento D. De esta forma en 1962 decidió sacar otro vehículo, el Giulia, que ocuparía el lugar vacío dejado por el 1900, que era un poco más potente, grande y caro que el Giulietta, pero sin alcanzar el tamaño del 2600.

Alfa Romeo Giulia TI Spider

Alfa Romeo Giulia TI y Spider

Las versiones coupé y cabrio se conocían también como Giulietta. Sin embargo, fue la versión sedán la que más se vendió, con más de 130.000 unidades hasta 1965

Presentado en el circuito de Monza con la denominación TI o T.I. (Turismo Internacional) se le quiso dotar de un espíritu deportivo. Al año siguiente, en 1963, se presentó el TI Super, con el objetivo de homologarlo para poder incluirlo en el programa deportivo de la marca.

Su carrocería supuso toda una revolución en cuanto a su diseño. Obra de Giuseppe Scarnati, sus líneas básicas se probaron anteriormente en el proyecto Tipo 103 -encuadrado en el segmento B-, con unos 3,6 metros de longitud y destinado a competir con el Mini de Alec Issigonis. Este proyecto no llegó a cuajar. Con una estética inspirada en el Tipo 103, Scarnati puso todo su esfuerzo y energía en desarrollar un coche de aerodinámica depurada, con carácter y personalidad propios.

Con un Cx de tan solo 0,34, su nuevo frontal mostraba una calandra horizontal recta y dos grupos de faros dobles de distinto diámetro, así como su característico logo central en forma de triángulo central invertido. En el lateral destacaba una línea longitudinal que carenaba parcialmente las ruedas traseras. La zaga estaba cortada a modo de una diagonal inversa con el objetivo de mejorar la aerodinámica. Se fabricó con tres carrocerías diferentes: berlina (TI), coupé (Sprint o Giulietta) y cabrio (Spider o Giulietta). A partir de 1963 y hasta 1991, con el Spider 2.0, recibió numerosas denominaciones distintas.

Alfa Romeo Giulia 1300 esquema

Alfa Romeo Giulia 1300 – Ilustración: Giulio Betti

Como hemos dicho, la mayor parte de la producción se dirigió a la berlina. Esta medía 4.140 mm de largo, 1.560 mm de ancho y 1.430 mm de alto, con una batalla de 2.510 mm. El coupé tenía unas dimensiones ligeramente diferentes, con 4.089 mm de largo, 1.575 mm de ancho, 1.321 mm de altura y 2.350 de batalla (más corta). El peso de la berlina rondaba los 1.000 kg, mientras que el coupé oscilaba entre los 800-1.000 kg. Su carrocería era de tipo monocasco autoportante, en acero, e incorporaba por primera vez con zonas de deformación programada para proteger a los ocupantes en caso de accidente.

En cuanto a la suspensión, delante contaba con doble triángulo superpuesto y detrás con un eje rígido guiado por dos brazos longitudinales. Por supuesto, llevaba sus correspondientes muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos. Respecto al equipo de frenos, en un primer momento venía con discos delante y tambores detrás, pero se decidió incorporar discos traseros después de vender 22.000 unidades.

La gama mecánica era variada, partiendo de un 1,3 litros y 78 y 82 CV, pasando por un 1,6 litros desde 92 hasta los 112 CV, con una potencia intermedia de 100 CV

Su motor era de cuatro cilindros y 1,6 litros (1.570 cm3) e iba situado en posición delantera longitudinal, por detrás del eje delantero, entregando una potencia de 92 CV a 6.200 RPM y 119 Nm a 6.200 RPM de par motor máximo. La caja de cambios manual de cinco velocidades transmitía la potencia al eje trasero, y en un principio la palanca de cambios estaba situada en la columna de la dirección. Esta solución no convenció a usuarios y probadores, por lo cual se ofreció de manera opcional la palanca en el suelo, acabando como equipamiento de serie después.

Alfa Romeo Giulia Sprint GT

Alfa Romeo Giulia Sprint GT

Como hemos comentado, antes en 1963 apareció la versión orientada a la competición tras su correspondiente homologación, el Giulia TI Super. Partiendo del mismo bloque de 1,6 litros, se aumentó la potencia hasta los 112 CV a 6.500 RPM y 140 Nm a 4.200 RPM de par máximo, gracias a la incorporación de un segundo carburador de doble cuerpo.

También se consiguió reducir el peso en 90 kg, hasta los 910 kg, gracias a la eliminación de elementos superfluos y el uso de policarbonato en las ventanillas laterales traseras y en la luneta trasera. Además, se añadieron discos de freno en el eje posterior. Se construyeron 501 unidades, una más de las necesarias para poder homologar el coche.

En 1964 salió al mercado la versión de acceso, el Giulia 1300, con el motor del entonces Giulietta TI, de 1.290 cm3 y 78 CV a 6.000 RPM y 110 Nm a 4.500 RPM de par motor máximo. Conservó los cuatro discos de freno y perdió dos de los cuatro faros redondos.

Alfa Romeo Giulia Super interior

Alfa Romeo Giulia Super

En 1965 fue el año definitivo para el Giulia, con la salida al mercado del Giulia Super. Se consiguió rebajar el peso hasta los 990 kg y se mejoraron los materiales empleados y las terminaciones y ajustes, así como la climatización. Mediante el uso de dos carburadores dobles se consiguió aumentar la potencia en 8 CV, hasta alcanzar los 100 CV a 5.500 RPM y 140 Nm a 2.900 RPM de par motor máximo, consiguiendo alcanzar una velocidad punta de 175 km/h. Se vendieron casi 125.000 unidades.

En 1966 se lanzó el Giulia 1300 TI, con el mismo motor que el Giulia 1300, pero algo más potente, pasando de los 78 a los 82 CV. A partir de este momento se daba por concluida la gama del Giulia, actualizando el modelo hasta el cese de su producción en 1978, con cerca de un millón de unidades vendidas. Su sucesión se ramificó en dos líneas, una con el Alfa Romeo 1750 y el futuro Alfetta, y con el Giulietta por otro lado, cubriendo un nuevo segmento superior, el D o de las berlinas medias.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo Giulia con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.