Coche del día: Alfa Romeo 6C 2500

Coche del día: Alfa Romeo 6C 2500

Una mezcla de diseño voluptuoso y prestaciones deportivas al alcance de pocos


Tiempo de lectura: 5 min.

El nombre de Alfa Romeo 6C 2500 se utilizó para designar automóviles de carreras y vehículos de calle con diferentes carrocerías, como berlinas y deportivos, fabricados desde 1927 hasta 1954. El término de “6C” (“sei ci” en italiano) significaba seis cilindros en línea. Nombres de carroceros tan famosos como Zagato, Touring Superleggera, Pinin Farina, James Young o Castagna fueron los encargados de diseñar y fabricar carrocerías para esta ilustre familia de Alfa Romeo.

El 6C 2500 se fabricó entre 1938 y 1952. Con la Segunda Guerra Mundial a las puertas, el desarrollo y fabricación de automóviles se paralizó, aunque se consiguieron fabricar algunos centenares entre 1940 y 1945. La fábrica de Portello fue bombardeada tres veces (1940, 1943 y 1944), lo cual dificultó mucho el trabajo -y acabó por interrumpirlo hasta la posguerra-.

Nuestro protagonista fue obra de Vittorio Jano, sustituyó al 6C 2300, y que a su vez estaba basado en el 8C 2300 Monza (ocho cilindros y 2,3 litros), conservando la cilindrada, pero contenida en seis cilindros. Este nuevo 6C se diseñó para ser un automóvil totalmente fiable y cómodo, con una carrocería de un Gran Turismo y proporcionar un rendimiento excelente.

Alfa Romeo 6C 2500 SS Corsa Ala Spessa 1939

El Alfa Romeo 6C 2500 SS Corsa “Ala Spessa” (1939) ganó la carrera Tobruk-Trípoli de ese año

Fue objeto de deseo de muchos y posesión de muy pocos debido a su alto precio

Su diseño era robusto, y combinaba su uso de turismo para transportar cuatro pasajeros con su correspondiente equipaje, por lo cual su carrocería era grande y pesada, aunque la versión Superleggera Berlinetta solventaba este problema. El chasis estaba formado por una robusta escalera de dos largueros y varios travesaños, y ofrecía hasta tres batallas diferentes: 3.250, 3.000 y 2.700 mm, recibiendo las denominaciones respectivas de Turismo, Sport y Super Sport.

Por ejemplo, la carrocería del Superleggera Berlinetta fue diseñada por Carrozzería Touring de Milán. Los faros delanteros iban dentro de unas aletas de diseño curvo y voluptuoso, flanqueando una parrilla alta y curva con el emblema de Alfa Romeo. Su largo capó y su parabrisas en forma de V en pronunciada pendiente recordaban a los modelos de competición. Su techo terminaba en una zaga cónica por dentro de las aletas traseras y fusionándose con ellas formando una línea curva.

Resultaba muy novedoso su sistema de frenos, constituidos por cuatro grandes tambores de hierro fundido con aletas de enfriamiento fabricadas en aluminio alrededor de los tambores. La suspensión delantera era independiente y detrás llevaba una barra de torsión, que ofrecía un agarre y comodidad superiores a la de sus competidores. Sus ruedas de 18 pulgadas le proporcionaban una altura óptima y mejoraban su rendimiento excepcional.

Interior Alfa Romeo 6C 2500 Competizione 1948

Interior del Alfa Romeo 6C 2500 Competizione (1948)

En 1939 el 6C 2300 original se renombró como 6C 2500, debido al aumento de la cilindrada hasta los 2.443 cm3. También se incluyó una culata mejorada para una mejor respiración del motor y una relación de compresión más elevada. La distribución era mediante doble árbol de levas en cabeza.

Se fabricaron hasta 11 modelos diferentes, todas con el mismo motor, y con potencias que oscilaban entre los 87 CV del Turismo, pasando por los 90 CV del Coloniale, 6C 2500 a secas y del Freccia d´Oro, los 95 CV del Sport y del Sport Pinin Farina, subiendo a los 110 CV del Super Sport, del Villa d´Este y del Gran Turismo, continuando por los 120 CV del Super Sport Spyder Corsa, terminando por los 145 CV del Competizione.

El SS Corsa “Ala Spessa” (en italiano, “ala gruesa”) de 1939 integró los parachoques en la carrocería para tener mejor aerodinámica

El Coloniale, el 6C 2500 a secas, el Turismo, el Sport, el Sport Pinin Farina, y el Freccia d´Oro llevaban carburador simple, mientras que el Super Sport lo llevaba doble; el resto de los modelos llevaban el triple. La potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades.

Alfa Romeo 6C 2500 SS Cabriolet Rita Hayworth

Alfa Romeo 6C 2500 SS Cabriolet (1949), el coche nupcial de Rita Hayworth al casarse con Alí Khan

Con un motor de seis cilindros en línea y 2,5 litros presentaba un amplio abanico de potencias entre los 87 y 145 CV, con unas prestaciones y comportamiento deportivos. Se fabricaron hasta 11 versiones diferentes

Las prestaciones eran variadas habida cuenta de las potencias disponibles, con un abanico desde los 127 km/h, con carrocerías poco aerodinámicas y motores poco potentes, hasta los 200 km/h del Competizione. De este último solo se fabricaron ocho ejemplares en carrocerías Spyder Berlinetta Touring, que participaron entre 1939 y 1940 en la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans.

El Alfa Romeo 6C 2500 fue uno de los coches más caros de su época, con clientes tan famosos como el Rey Farouk de Egipto, el dirigente político y espiritual de los musulmanes ismaelitas Aga Khan, el príncipe Rainiero de Mónaco o los actores Rita Hayworth y Tyrone Power. Hoy solo se puede ver en subastas como las de la casa RM Sotheby’s, exhibiciones de sus afortunados propietarios o museos de prestigio.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.