Coche del día: Alfa Romeo 164 3.0 V6

Coche del día: Alfa Romeo 164 3.0 V6

La primera gran berlina de tracción delantera de Alfa Romeo


Tiempo de lectura: 5 min.

El Alfa Romeo 164 3.0 V6 nació con el objetivo de ser una berlina media rápida, cómoda, espaciosa y con mucha clase, con el sello particular de Alfa Romeo. Apareció en el mercado en septiembre de 1987, aunque para curarse en salud decidieron reservar la producción de los primeros nueve meses al mercado italiano para detectar y solventar cualquier fallo de juventud. Hubo que esperar al verano de 1988 para que Alfa Romeo decidiese comercializar el 164 3.0 V6 fuera de sus fronteras.

El Alfa Romeo 164 fue el último modelo proyectado y desarrollado conjuntamente en los años 70 por Lancia, Saab, Fiat y Alfa Romeo. Se diseñó por Pininfarina, mientras que los productos de las otras marcas salieron del estudio de diseño de Giugiaro. Resultaba curioso que este patrón de diseño se repitió, aunque en menor escala, en el Peugeot 405 y, posteriormente, en el Peugeot 605.

Se notaba el talante deportivo en su diseño, con forma de cuña afilada y sobre todo una línea de cintura baja, acompañado de una cota de altura inferior a una típica berlina media

Sus cotas eran 4.720 mm de longitud, 1.761 mm de anchura y solo 1.412 mm de altura. El frontal destacaba la parrilla triangular con el escudo de Alfa Romeo en la parte superior, pero de un tamaño discreto, nada que ver con las grandes parrillas de los últimos modelos de la marca. El capó prácticamente mordía el paragolpes delantero, con una pequeña rejilla horizontal y los grupos ópticos en las esquinas.

Alfa Romeo 164 30 V6 2

En el lateral llamaba la atención la enorme moldura de plástico gris oscuro que ocupaba la mitad inferior de la carrocería, a la misma altura que los dos grandes paragolpes fabricados en el mismo material. Un nervio recorría toda la parte superior de la carrocería, dándole fluidez a su línea. La gran superficie acristalada le daba una gran luminosidad y ligereza.

De serie llevaba unas bonitas llantas de aleación ligera de 15 pulgadas, con unos neumáticos de medidas 195/60 VR 15. La zaga estaba rematada por unos estrechos grupos de pilotos unidos por una pieza de plástico de color rojo que acentuaba la anchura del coche, y el gran parachoques ocupando toda la parte inferior.

Su diseño italiano se notaba en el puesto de conducción, pensado para conductores de talla mediterránea, por lo cual un conductor típico español se adaptaba enseguida y no le costaba trabajo encontrar la postura ideal. Sus asientos delanteros resultaban muy confortables, de buena factura con una dureza adecuada para para realizar largos viajes, con un buen diseño para sujetar a sus ocupantes.

Alfa Romeo 164 30 V6 5

Como buen italiano gustaba de la utilización de muchos botones, mandos, testigos luminosos y abundancia de cromados. Su equipamiento era muy completo y se veía el esfuerzo realizado por la marca para acercarse en calidades e intentar competir con su principal rival germano, el BMW 530i.

Bajo su capó encontramos un motor de seis cilindros en V y 3 litros, montado por primera vez en posición delantera transversal y con tracción a las ruedas delanteras. Para ser su primer intento no salió mal, aunque sin punto de comparación con el Lancia Thema 8.32 con motor Ferrari, que desarrollaba 215 CV frente a los 192 CV del Alfa 164 3.0 V6.

Este magnífico motor de 2.959 cm3 llevaba dos árboles de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. Estaba alimentado por un sistema de inyección electrónica y los 192 CV los entregaba a 5.600 RPM y 248 Nm de par máximo a 3.000 RPM. Alcanzaba una velocidad máxima de 230 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos. Los 1.000 metros desde salida parada los cubría en 28 segundos, mientras que para recorrer los 1.000 metros en 4ª desde 40 km/h dedicaba 33 segundos, y 37 segundos en quinta. Para recuperar de 80 a 120 km/h en 4ª necesitaba diez segundos, y 13 segundos en quinta.

En lo referido a consumo, por ciudad superaba ligeramente los 15 l/100 km, bajando a los 7 l/100 km por carretera convencional a 90 km/h de crucero. Por autopista, a 120 km/h, gastaba 10 l/100 km. Si le pisábamos con alegría, a 180 km/h de buena marcha, alcanzaba los 15 l/100 km. El depósito de combustible contaba con 70 litros.

Analizando su comportamiento, se notaba la falta de experiencia de Alfa Romeo en el diseño de motores potentes de tracción delantera. Los 192 CV de su excelente motor se mostraban excesivos en numerosas circunstancias. En aceleraciones en línea recta era necesario sujetar bien el volante para poder controlar las pequeñas desviaciones que provocaban la falta de adherencia del tren delantero, más evidentes en curvas.

En suelo húmedo la cosa se complicaba un poco más, siendo necesario prestar atención a las pérdidas de tracción, aunque no resultaban peligrosas. Unas ruedas más anchas mejorarían el agarre en curvas amplias, pero aumentaría la brusquedad en la respuesta de la dirección en las aceleraciones.

Alfa Romeo 164 30 V6 3

Las suspensiones eran bastante duras para una berlina de su concepto, restándole progresividad a su comportamiento. La dirección contaba con la asistencia necesaria, y los frenos, con discos en las cuatro ruedas, estaban asistidos por un eficaz ABS; sus distancias de frenado eran 43,6 metros a 100 km/h y 62,5 metros a 120 km/h.

El motor era un prodigio de elasticidad, cuya potencia se transmitía a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de cinco marchas. La palanca ofrecía una suavidad y una precisión asombrosas. A pesar de no presentar una motricidad perfecta sus prestaciones eran muy buenas, como hemos podido comprobar.

El Alfa Romeo 3.0 V6 era un coche de andar rápido y seguro, con una amortiguación más orientada a la efectividad que el confort. Su nivel de equipamiento era muy elevado, su mecánica era excelente a pesar de la falta de experiencia de Alfa Romeo en motores potentes de tracción delantera. También se observaba el gran interés de la marca por recuperar los estándares de calidad de antaño. Su precio a finales de 1988 era de 4.939.000 pesetas, unos 71.000 euros de hoy.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo 164 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sje
Invitado
Sje

Tengo entendido de que aunque nació del proyecto tipo 4 y compartía plataforma con los croma tema y 9000 se desarrolló cuando alfa aún no pertenecía a Fiat y que cuando , Fiat compró alfa, decidió retrasar la presentación unos meses para, cambiar algunas cosas no compitiese directamente dentro del grupo con el Lancia thema.

Jose
Invitado
Jose

El Thema 8:32 era más potente y todo eso…pero era otra liga a pesar de ser similares. El Alfa, con sus defectos, tenía un motor robusto y probado. El Lancia…una ruina Ferrari (que suena precioso, eso si)

La verdad es que siempre me gustó el 164, y salieron mejor de lo que dicen las malas lenguas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.