Coche del día: Ariel Nomad

Coche del día: Ariel Nomad

Un juguete para los fines de semana con el que te olvidarás de volver a casa


Tiempo de lectura: 3 min.

No siempre resulta fácil justificar ciertas acciones frente a otras personas, los gustos de cada uno e incluso la educación de cada persona influye en este tipo de cosas. Y si a veces cuesta justificar una decisión, por peregrina que sea, imaginad justificar la compra de un Ariel Nomad. ¿Qué le dirías a la gente cuando te preguntara sobre eso? ¿Dirías que te has comprado un coche para jugar?

De todas formas, seguro que en el fondo, como nos ocurre a nosotros, te daría igual lo que pudiera decir nadie, sobre todo si, como hemos comentado, tienes un Ariel Nomad en el garaje. Los momentos que puedes vivir con este aparato harían desaparecer cualquier tipo de crítica que puedan tener, aunque, como se suele decir, la íbamos a liar parda cada vez que saliéramos a jugar por la cantidad de suciedad que íbamos a llevar a casa.

El Airel Nomad, al igual que el Airel Atom, es uno de los coches más radicales que se pueden encontrar actualmente. Básicamente, se trata de un entramado de tubos al que se le han puesto cuatro ruedas y un motor, junto a lo imprescindible para conducir, esto es, dos asientos –sin ningún tipo de mullido–, unos pedales, un volante y una instrumentación supersencilla –aunque digital–.

Sin embargo, el Ariel Nomad es, posiblemente, una de las máquinas más divertidas de cuantas se han fabricado y por supuesto, también debe ser una fuente de sensaciones. SE trata de un coche diseñado y fabricado para ser, eso, un juguete, un vehículo para salir a disfrutar y una vez haya terminado el fin de semana, guardarlo en el garaje y no volver a sacarlo en toda la semana. Es radical, es incómodo y es muy, muy llamativo. Pero sobre todo, es eficaz.

ariel nomad (1)

El Ariel Nomad es casi un Airel Atom pero adaptado para ir “a fuego” por terrenos menos propicios que el asfalto, aunque hay que dejar claro que no es un todoterreno. Las suspensiones las firman Eibach y Bilstein, tiene una jaula antivuelco que no lleva el Atom –y un parabrisas– y unas ruedas totalmente pensadas para hacer rallye. Y lo mejor de todo es que solo pesa 670 kilos.

Colocado tras los asientos, de forma transversal, hay un propulsor de cuatro cilindros y 2,4 litros de origen Honda, que sin ningún tipo de sobrealimentación, rinde 238 CV y 300 Nm de par. Una potencia y un par que llegar a las ruedas traseras mediante un cambio manual de seis relaciones con relación cerrada, que permiten completar el 0 a 100 km/h en 3,4 segundos. No supera los 200 km/h, pero en este caso, esto es indiferente, porque su motivo de existencia en otro totalmente diferente.

Actualmente, hay pocos coches que puedan compararse a un Airel Nomad. Los UTV son muy radicales y divertidos en caminos de tierra, pero son muy específicos y no se parecen en nada al Nomad. Es un coche muy, muy especial y casi único en su concepto.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado