Coche del día: FIAT Regatta 2000

Coche del día: FIAT Regatta 2000

Se fabricó y se comercializó únicamente en Sudamérica


Tiempo de lectura: 3 min.

Hay coches que pasan por el mercado sin pena ni gloria, aunque en el fondo, tampoco se puede decir que hayan sido malos coches. Simplemente, no han contado con el carisma o, quizá, con las versiones necesarias para que sea recordado por los aficionados y por los usuarios en general. Uno de esos coches es el FIAT Regata, aparecido en el mercado en 1983 como lo más parecido a un reemplazo para el FIAT 131 –este se fabricó hasta 1984–.

Realmente, el FIAT Regata, de primeras, nunca ofreció nada especial con respecto a lo que ya había en el segmento, era un automóvil bastante tradicional, basado en la plataforma del FIAT Ritmo. Sin embargo, entre otras cosas, el Regata fue el primer automóvil con sistema start&stop, el gadget que para el motor cuando se detiene el coche y se pone punto muerto, y lo vuelve arrancar cuando vamos a iniciar la marca –según la marca, se activa al pisar el embrague, al meter primera o incluso al soltar el freno para pisar el acelerador–. También tenía lo que ahora llamamos “circulación a vela”.

La gama mecánica contó con versiones de hasta 110 CV, aunque la versión más llamativa apareció en Argentina: el FIAT Regatta 2000. Y no, no hay ningún error, en Argentina y en otros países Suramericanos –excepto Venezuela–, se añadió una segunda “T” a la denominación y fue la manera de diferenciar las versiones europeas de las fabricadas por SEVEL en Argentina –SEVEL era la Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica–.

El FIAT Regatta 2000 se lanzó en 1988 para reemplazar al Regatta 100 S, el cual, estaba animado por un propulsor 1.6 litros de 100 CV y se comercializó entre 1985 y 1987. Era la variante más prestacional de la gama y contaba con diferentes detalles que lo diferenciaban del resto de hermanos de gama. Por ejemplo, se había revisado la aerodinámica, un concepto que no tenía, por aquel entonces, el mismo peso que tiene ahora en el diseño de los coches.

Dichos retoques aerodinámicos se centraron, básicamente, en un spoiler sobre la tapa del maletero y presumía de un Cx de 0,35, dos puntos por debajo del resto de versiones. Ese Cx no se conseguía solo con el spoiler, también había que sumar los nuevos embellecedores para las ruedas o cosas como las canaletas de desagüe, que estaban carenadas para evitar ruidos y no crear turbulencias.

También se revisó el tren delantero, con nuevos muelles, cambios en los soportes de los amortiguadores –que eran presurizados a gas–, topes de compresión más elásticos, bujes específicos y barra estabilizadora de 22 milímetros.

Bajo el capó delantero había un cuatro cilindros de dos litros –1.995 centímetros cúbicos– de carrera larga –cotas de 84 x 90 milímetros– y alimentación por carburador de doble cuerpo, rendía 110 CV DIN a 5.000 revoluciones y 162 Nm de par a 3.000 revoluciones. Por supuesto, era tracción delantera y el cambio era manual de cinco relaciones. Según datos que hemos encontrado en publicaciones como Test del ayer, el peso del FIAT Regatta 2000 era de 1.000 kilos, así que la relación peso-potencia era medianamente buena. La misma publicación habla de consumos de 7,01 litros cada 100 kilómetros a velocidades de 100 km/h, mientras que a 140 km/h el consumo se elevaba a los 10,36 litros.

Con respecto a cifras, no estaban mal para un coche de sus características. La velocidad máxima era de 182,7 km/h, necesitaba 10,74 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado y como curiosidad, la mencionaba publicación argentina, habla de una aceleración desde 40 hasta los 100 km/h en cuarta, en 15,03 segundos.

El FIAT Regatta 2000 solo se comercializó en Sudamérica.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Juan
Invitado
Juan

El que escribió la nota desconoce los fundamentos básicos de la aerodinámia. Agregar un spoiler no solo NO baja el cx, sino que lo eleva. Eso es básico. Igualmente muy interesante artículo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.