Coche del día: Citroën 2CV Charleston

Coche del día: Citroën 2CV Charleston

La última versión en salir de la línea de montaje


Tiempo de lectura: 3 min.

Seguro que muchos aficionados se han encontrado antes la pregunta: ¿Por qué se llama Citroën 2CV? El “Dos caballos” se fabricó en Francia, pero también en Vigo, en España. Como todos sabéis era un coche muy sencillo, un “paraguas con ruedas” se lo definió en la propia marca, y contaba con un pequeño motor de potencia algo justa, pero lógica para el talante del coche.

La denominación “2CV” era por la potencia fiscal en Francia: deux chavaux fiscaux. Algunos modelos de la firma francesa recibieron ese nombre, sus caballos fiscales, a veces oficialmente, y otras llegadas desde los usuarios, aunque pocos lograron ganarse la simpatía del 2CV. Quizá sea por esos “ojitos saltones”, o por las ruedas traseras carenas, podría ser por el característico sonido de su motor, pero el caso es que un Citroën 2CV causa sensación allá donde va.

citroen 2cv6 charleston (3)

Como modelo básico, un coche “de batalla”, es insuperable y es evidente que nunca habrá nada parecido. Es posible que con la popularización del coche eléctrico, haya que recurrir otra vez a la fórmula del Citroën 2CV, pero no será sencillo porque los coches modernos llevan muchísima tecnología. Este modelo de Citroën no lleva nada, absolutamente nada, es todo mecánica de la más básica, sencilla, funcional, y sobre todo, fiable, aunque no se dejó de lado el ingenio.

La producción del Citroën 2CV fue muy larga, entre 1948 y 1990, tiempo durante el cual se fabricaron 5.118.889 unidades –es el quinto coche más vendido de la historia, por detrás de otros “ilustres” como el Ford T o el Volkswagen–, de las cuales 1.246.306 ejemplares correspondían al Citroën AZU, la mítica “Citroneta”. Nunca, como su sencillez, se volverá a ver algo similar, no habrá ningún coche que se fabrique durante 42 años y nunca veremos versiones como el Citroën 2CV Charleston.

citroen 2cv6 charleston (2)

El Citroën 2CV Charleston fue el último 2CV que salió de la línea de montaje, el día 27 de julio de 1990, a las 16,30h. Se fabricó en Portugal, en Mangualde, una unidad pintada de color gris nocturne y Gris Cormoran.

La serie Charleston se puso en el mercado como una edición limitada, puesta en escena en 1980. Tomaba como punto de partida el Citroën 2CV Club, al cual, se le cambiaron varias cosas: tapicería –se la conoce como “pata de gallo”–, los faros –los del 2CV Special–, contaba con tapizado en el panel interior de las puertas y por supuesto, tenía una decoración propia y particular.

El Citroën 2CV Charleston se presentó en el salón de París y el objetivo era vender no más de 8.000 unidades, pero tuvo tanto éxito que finalmente se dejó como un acabado más dentro de la gama del modelo. La producción se llevaba a cabo en la planta de Citroën en Levallois, Francia, y también, como se ha comentado antes, en Portugal. Como curiosidad, los cristales del 2CV Charleston los fabricaba la empresa española Covina.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.