Coche del día: Kia Clarus

Coche del día: Kia Clarus

Una berlina coreana como alternativa en Europa


Tiempo de lectura: 3 min.

Este modelo, basado en el Mazda 626, fue el primer vehículo fabricado a mogollón en masa por la marca coreana Kia con carrocería sedán, allá por 1995. Utilizaba muchos elementos del Mazda 626, entre ellos los motores, siendo ambos de gasolina, un 1.8 y un 2.0, ambos de probada eficacia y fiabilidad. Su sucesor fue el Kia Optima en el año 2000, denominación comercial que se sigue vendiendo en la actualidad. Aunque en Europa se conocía como Clarus, en Corea del Sur y Australia se vendió como Credos. Cosas del marketing.

Al ser un modelo de las primeras incursiones de los coreanos en el mercado europeo utilizaron un argumento poderoso para estimular sus ventas: el precio. Este era notablemente más barato que el de sus competidores europeos, y si añadíamos una línea original con claros rasgos asiáticos junto con unas prestaciones notables el producto se podía hacer su pequeño huequito en el mercado.

Al utilizar elementos heredados del Mazda 626 su amplitud interior era notable, no así el maletero, que se quedaba en unos escuetos 425 litros. El asiento trasero era abatible por partes, en formato 1/3-2/3. En equipamiento no se mostraba tacaño, pues de serie llevaba airbags frontales delanteros, cierre centralizado, dirección asistida y elevalunas eléctricos delanteros.

Kia Clarus 2

Si deseabas aire acondicionado, ABS y tapicería en piel tenías que subir a la terminación GLX, previo desembolso adicional. La calidad de sus interiores no era del todo buena, así como el nivel de sus acabados. Se intentaba dar una sensación de elegancia, pero no lo consiguieron. El aislamiento acústico tampoco era bueno pues a su interior llegaban claramente los ruidos mecánicos y aerodinámicos.

El modelo con el motor 2.0 16v (1.991 cc) y cuatro cilindros rendía una potencia de 133 CV y un par máximo de 171 Nm a 4.100 RPM. Su alimentación era por inyección multipunto y tenía unas prestaciones aceptables, con una velocidad punta oficial de 195 km/h y realizaba el 0 a 100 km/h en 10,9 segundos. Homologó 10,3 l/100 km en consumo ponderado, algo elevado, aunque su depósito de combustible era grande, de 60 litros.

Al menos no era un peso pesado, pues superaba por poco los 1.200 kg, poco para unas dimensiones de 4.731 mm de largo x 1.770 mm de ancho x 1.420 mm de alto

Existió con dos versiones de cambio, manual con cinco relaciones -los datos de prestaciones son de este modelo- y automática con cuatro relaciones, cuyas prestaciones se veían mermadas en todos sus aspectos. También existió una mecánica de acceso, con 1.793 cc de cilindrada, 116 CV de potencia máxima a 5.750 RPM y un par máximo de 152 Nm a 4.500 RPM. Igualmente se ofreció con cambio manual y automático.

Kia Clarus 3

Recordemos que en los inicios de la aventura europea de los fabricantes coreanos tenían poco desarrollada tecnología propia y la tomaban prestada de sus vecinos nipones -con sus correspondientes licencias-. Basaban su éxito en estos primeros momentos de incursión europea en la utilización de estas mecánicas y plataformas ya probadas, junto con unos niveles de equipamiento altos para los estándares de la época y todo ello a unos precios sensiblemente inferiores a los de la competencia.

Plantaron unas buenas semillas y ya llevan unos años recogiendo sus frutos, desarrollando sus propias tecnologías y sin ayuda de fabricantes japoneses y europeos. Hoy se sitúan en los primeros puestos como innovadores tecnológicos y variedad de productos de primera calidad, si no echen una ojeada a su catálogo de automóviles (también a precios europeos).

Actualmente la gama Kia apenas tiene huecos para modelos pensados en el consumidor internacional -como el americano o surcoreano-, prestándole más atención a los gustos locales. Por ello, Kia casi todo lo que vende en Europa se diseña aquí, se fabrica aquí, y se vende únicamente aquí.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.