El Shelby GT500 no tiene nada que hacer contra el Corvette Z06

El Shelby GT500 no tiene nada que hacer contra el Corvette Z06

Aún siendo menos potente, el de motor central es más rápido


Tiempo de lectura: 2 min.

El último Chevrolet Corvette Z06 es, actualmente, el rey indiscutible de los vehículos de alto rendimiento estadounidenses. Sin embargo, el Corvette no es el único coche enfocado a los circuitos que ha salido de Detroit en los últimos años. El Ford Mustang Shelby GT500, que se ha dejado de vender recientemente, sigue siendo un competidor fuerte. Ambos representan el V8 en su plenitud, pero, ¿cuál es el más rápido? ¿Con cuál volverías a casa al final del día?

Gracias a Austin, propietario del canal de YouTube Speed ​​Phenom, tenemos la oportunidad de ver cómo estas dos asombrosas máquinas se las apañan en una vuelta a fondo en la pista de Buttonwillow Raceway (California, EE. UU.). Puesto que ambos modelos son suyos, no tiene reparo alguno en llevarlos al límite. El de motor central cuenta con un V8 de 5,5 litros con 680 CV y 624 Nm, mientras que el de la cobra hace lo propio con 771 CV y 847 Nm con un V8 de 5,2 litros sobrealimentado por compresor.

Si bien el Shelby GT500 es mucho más potente, hay dos diferencias claves entre ambos: el peso y el reparto del mismo entre ambos ejes, y los neumáticos. El Corvette Z06 inclina la balanza en unos modestos 1.561 kilos (2,3 kg/CV), mientras que el epítome del Mustang se hace con 1.894 kg (2,6 kg/CV). Y ahora que hemos recordado los números que realmente importan, es hora de pasar al video real, que muestra una diferencia de 3,5 segundos entre los dos en el circuito de carreras antes mencionado.

Vale la pena señalar que el Corvette Z06 monta unos neumáticos más pegajosos Michelin Pilot Sport Cup 2 R en comparación con los Pilot Sport Cup 2 del Shelby GT500

Ahora bien, decidir con cuál navegas hasta tu casa después del día de pista es cuestión más pasional que racional. El Corvette Z06 se va a llevar todas las miradas y es un coche que ha demostrado ser, realmente, el mejor deportivo de Norteamérica. Y por primera vez también lo ha hecho el Shelby GT500. Independientemente de si estás en el equipo de Chevrolet o de Ford, sin duda, estarás de acuerdo en que ambos coches son impresionantes. Sí, son muy diferentes entre sí, pero también muy buenos.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.