Menu

100 años del Salón de Barcelona – Parte II

Segunda parte de la historia, años 1983-1999

100 años del Salón de Barcelona – Parte II

El Salón de Barcelona ya había celebrado 20 ediciones previamente, comenzando en 1919. Tuvo una primera elipsis de seis años por un cambio de régimen y otro de 30 al acabar la Guerra Civil. Pasado este paréntesis volvió a surgir tímidamente en 1966, para luego quedarse y cumplir con su cita bianual. Debido a este salto, se pasó de mostrar vehículos macizos de los años 30 a los últimos stream liner y a los primeros diseños en cuña, saltándonos todo el estilo pontón.

Las últimas ediciones sufrieron el golpe de la crisis del petróleo que comenzó en 1973, pero el espectáculo continuó. Acabamos de entrar en los años 80 y gracias a la mejora en la economía, al Mundial de Fútbol de 1982 y a Naranjito (su mascota), España volvía a ser plenamente europea. Veamos los eventos más importantes del certamen durante estos años.

Edición 21ª (1983)

Uno de los modelos más recordados de este año es el Citroën BX, con una línea inspirada en el Volvo Tundra con detalles de estilo del Camargue, presentado en el mismo salón años atrás. Todos estos diseños son de la hoy extinta Bertone. Otra nueva marca juega en casa: esta vez es Opel, que también fabrica su pequeño Corsa en España, concretamente en la planta de Figueruelas (Zaragoza), levantada ad hoc.

Otro modelo presentado fue el Renault 11, versión fastback de tres y cinco puertas del Renault 9 y tope de lo que podría desear cualquier joven conductor durante varios años. Por su lado, Fiat presenta el Uno diseñado por Giorgetto Giugaro, que venía para sustituir al 127, revolucionando toda su tecnología y estilo. A partir de este año, SEAT rompe con Fiat y no volverían a compartir nuevos modelos.

Aparece otro superventas francés, el Peugeot 205. Este mismo año se empieza a fabricar el Nissan Patrol en la fábrica de la Zona Franca del puerto de Barcelona. Durante muchos años, Nissan fue sinónimo de Patrol y este de todoterreno.

Edición 22ª (1985)

Esta edición fue inaugurada por el Rey Don Juan Carlos I, rememorando las primeras ediciones, en las que fueron inauguradas por el entonces monarca Don Alfonso XIII. La noticia más importante para el automóvil es la firma del tratado de adhesión a la Comunidad Económica Europea (CEE), que fue efectiva el 1 de enero del año siguiente.

Esta entrada suponía la eliminación de aranceles dentro de esta zona, por lo que muchas marcas aprovecharon el momento para ofrecer sus modelos, pues iban a ser mucho más competitivos. SEAT muestra su Ibiza de primera generación, modelo desarrollado de manera independiente, con diseño de Giugiaro y motores de origen Porsche.

Edición 23ª (1987)

SEAT añade más modelos propios a su catálogo. El año anterior presentó el Marbella y su versión comercial Terra, ambos basados en el Fiat Panda. Este año presentaba el Málaga, berlina compacta de tres volúmenes, también diseñada por Giugiaro, basado en el Ritmo y con las mismas motorizaciones que el Ibiza. Por su parte, Ford presenta el Scorpio, un aerodinámico fastback de gran tamaño. Presumía de tener la mayor distancia horizontal para las plazas traseras de un turismo de serie, ahora bien, no tuvo tanto éxito aquí en Europa como en su país de origen.

Recordamos que España ya era un socio pleno en la CEE, por lo que este año sí tenían sentido los stands de marcas tanto de marcas japonesas como del bloque de Europa del Este, todavía en zona URSS. El contraste era máximo entre estos dos grupos, pues los fabricantes japoneses ya se encontraban entre los más avanzados del mundo frente a los del Este, cuya tecnología ya era obsoleta.

El primero en llegar del Este fue el Lada Niva, que tenía lo imprescindible para un todoterreno. Después de esta marca entró la checoslovaca Skoda, que ese año presentaba el Favorit. De la República Democrática de Alemania (el muro de Berlín seguía de pie) llegaron los fabricantes Wartburg y Trabant, ambos con motor dos tiempos. El Wartburg llegó a ser el vehículo más económico en el mercado español, aunque con poco éxito, ya que a la modesta tecnología y al acabado espartano también había que contar con el aceite que se añadía al depósito por ser un dos tiempos.

Finalmente nos queda ¡Dacia!, con modelos que eran versiones del Renault 12 y FSO Polonez, basado en el Fiat 125. La llegada del Polonez produjo un efecto curioso en España, al ser tan similar al SEAT 124 hubo quien se animó a comprar uno por ser una mecánica súperconocida, por otro lado, tuvieron más éxito sus piezas de recambio, que sirvieron para reparar los SEAT 124 que todavía se conservaban.

Edición 24º (1989)

En este certamen se acomodaron 1.150 expositores en una superficie de 95.000 m2. Este año se presentaron dos modelos cumbre procedentes de la República Federal de Alemania (la reunificación sería al año siguiente). Por un lado, por fin Daimler-Benz sustituye el SL por otro modelo acorde a sus tiempos, creando el coche más tecnológico de su momento, el R129. El otro modelo fue el BMW M5 (E34), paradigma de berlina rápida.
En el stand de Renault se podía apreciar la versión tres volúmenes del 19 llamado Chamade. Este modelo cambió la forma de denominar a los modelos de la marca del rombo.

Edición 25ª (1991)

Durante estos años prácticamente todas las marcas tenían algún modelo descapotable. Algunas de estas marcas son: Audi, BMW, Ford, Saab y Renault. Dicho con otras palabras: las marcas entonces se preocupaban por tener el modelo más bajito posible, en vez del más alto, como ahora.

En esta edición se presenta el SEAT Toledo, primer modelo de SEAT con origen Volkswagen desde que esta adquirió el 51% de sus acciones en 1986. Se basó en la plataforma del Golf II y el diseño fue -de nuevo- de Giorgetto Giugiaro. Como diferencia, era de cinco puertas y tres volúmenes. Todas las motorizaciones también eran de origen VW, por lo que los viejos motores System Porsche se descartaron totalmente.

Otros modelos presentados que venían a sustituir a otros obsoletos fueron el Citroën ZX, que vino a llenar el hueco que dejó el GSA y el Mercedes Clase S que remplazó al modelo de 1979 por otro tan tecnológico o más que el SL del 89, pero sin tener su elegancia.

Edición 26ª (1993)

España estaba en pleno candelero mundial gracias a las celebraciones de la Expo 92 en Sevilla y de las Olimpiadas de Barcelona. Pese al éxito de estos eventos comenzó una recesión en España. Para activar la economía, el Gobierno del momento devaluó la peseta para facilitar las exportaciones. Esta devaluación hizo que se encarecieran tanto los modelos importados como los nacionales, pues no todos los componentes se fabricaban en España, por ejemplo SEAT importaba motores de Alemania en esos años.

Otro modelo de SEAT se presentaba: el Ibiza II. Este modelo se basaba en la plataforma del Polo III con diseño de Giugaro y sólo compartía el nombre con la primera serie. Citroën presentaba nuevo modelo, el Xantia. Volvía a ser un modelo a mitad de dos segmentos, esta vez con una berlina cinco puertas de dos volúmenes y medio diseñada por Bertone con inspiración en el Camargue.

Otro modelo francés que se mostró fue el pequeño Twingo, primer microcoche europeo moderno. Como novedad, su asiento trasero tenía varias posiciones, en la más atrasada se disponía de tanto espacio como el Ford Scorpio. Como novedad en los actos organizados, Nissan montó una pista 4×4 para mostrar las aptitudes de sus Patrol, fabricados en España desde 1983.

Celebración del 75 aniversario del Salón de Barcelona (1994)

Celebración del 75 aniversario del Salón de Barcelona (1994)

Edición 27ª (1994)

Este año no le correspondía cita bienal, aun así y pese a la crisis, se conmemoró el 75 aniversario de la primera edición.

Edición 28ª (1995)

Después de la celebración del aniversario llegó otra edición de las habituales. De las novedades podemos destacar el derivado industrial ligero de SEAT Inca, basada en la Caddy de Volkswagen. Renault lanza el Laguna Break. Desde Italia y de mano de Pininfarina nos llegan dos modelos de Alfa Romeo con mucho espíritu RACER. El Spider, que sustituía al Duetto de 1966, y el GTV al modelo homónimo de 1974. Llegan más marcas de Oriente Lejano, a Hyundai se les une Kia y Daewoo.

Edición 29ª (1997)

Renault eligió esta edición para mostrar su derivado industrial ligero Kangoo. La novedad de SEAT para ese año fue el pequeño Arosa, basado en el Lupo. La novedad de Ford fue el Puma, pequeño coupé basado en el Fiesta. Un prototipo que se muestra es el smart, que por fin se fabricaría el año siguiente después de tanto tiempo en desarrollo.

Mercedes-Benz CL (C215)

Mercedes-Benz CL (C215)

Edición 30ª (1999)

En este año se celebraron las 30 ediciones del Salón con actos complementarios del mundo del automóvi y del deporte. También se celebró la Copa de Europa, el GP de F1 en el Circuito de Montmeló, construido en 1991, y la exposición “100 Años de carreras – 100 Vehículos de carreras”. De entre los 600 expositores el stand que más destacó fue el de BMW, mostrando sus modelos históricos.

El Salón comenzó esta etapa en blanco y negro, pasó las celebraciones de 1982 y 1992 y otra crisis le hizo zozobrar. Fiel a sí mismo, el Salón de Barcelona vuelve a surgir a todo color y con modelos cada vez más interesantes.

En la próxima entrega, veremos los eventos más destacados del Salón de Barcelona el siglo actual hasta la edición pasada.

COMPARTE
Sobre mí

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.