Así es el volante sensorial de Jaguar Land Rover

Así es el volante sensorial de Jaguar Land Rover

Cambia la temperatura para ayudar a prevenir las distracciones al volante


Tiempo de lectura: 2 min.

Gran parte de la tecnología desarrollada para coches nuevos tiene que ver con la seguridad, y eso es por una buena razón: el 30% de las muertes en carretera son causadas por distracciones al volante. Por este motivo, Jaguar Land Rover se ha asociado con la Universidad de Glasgow para desarrollar un nuevo volante sensorial.

Al igual que otros fabricantes, el grupo automotriz británico espera poder prevenir futuras muertes, pero la forma en que quiere llegar es única. La compañía ha desarrollado un volante que se calienta y se enfría para dar señales a los conductores, como cuándo girar o que se están acercando a una intersección. De esta forma, no haría falta apartar la vista de la carretera para comprobarlo en el navegador.

“La seguridad es una prioridad número uno para Jaguar Land Rover y estamos comprometidos a mejorar continuamente nuestros vehículos con los últimos avances tecnológicos […] El “volante sensorial” forma parte de esta visión, con señales térmicas que permiten reducir el tiempo en el que los conductores apartan la vista de la carretera”, ha señalado Alexandros Mouzakitis, responsable de investigación eléctrica de la marca.

Según la compañía, este volante sensorial ayudará a los conductores a mantener la vista en la carretera. La idea es que se caliente o se enfríe rápidamente en diferentes áreas del aro con una oscilación térmica de hasta 6 grados centígrados. Si necesitas cambiar de carril, por ejemplo, el lado izquierdo incrementa su temperatura. Jaguar Land Rover dice que podría ser especialmente útil en condiciones de conducción de baja visibilidad.

También podría ser práctico cuando otras alertas, como las vibraciones o las notificaciones de audio, son “innecesariamente llamativas”, señala la compañía. Por ejemplo, el volante podría calentarse para hacerte saber que te estás quedando sin combustible. Incluso esta misma idea se ha aplicado a las levas de cambio, aunque su utilidad está más enfocada al vehículo autónomo para saber cuándo es el coche quien tiene el control.

Sin duda, es un enfoque novedoso en materia de seguridad, pero es difícil saber si tendrá éxito. Después de todo, si un conductor distraído tiene una mano en su teléfono móvil, es posible que no note el cambio de temperatura. Y, aunque podría despertar a los conductores que están a punto de quedarse dormidos, también puede ser una forma de tranquilizarlos para que duerman.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.