Menu

Un trío de antiguos Bugatti busca nuevo dueño en el Rétromobile 2019

El precio del conjunto supera el millón de euros

Un trío de antiguos Bugatti busca nuevo dueño en el Rétromobile 2019

Los Bugatti añejos son coches muy deseados, especialmente aquellos que se construyeron en el periodo de entreguerras. Es por ello por lo que es una auténtica rareza encontrar unidades sin dueño, salvo que sean descubiertas en un granero tras décadas en el olvido. Ahora, tres antiguos Bugatti hallados en Bélgica buscan nuevo dueño.

Los coches, un Type 49 Berline de 1923, un Type 57 Cabriolet de 1937 y un Type 40 de 1929, formaban parte de la colección del escultor belga August Thomassen, que comenzó a adquirirlos en los años 50 y principios de los 60. El trío de clásicos permaneció inactivo dentro de un granero en Bélgica durante años esperando a ser restaurados y disfrutados, pero no pudo ser. Un desafortunado accidente acabó con el sueño de Thomassen, y ahora se subastan por un precio cercano al millón de euros.

Thomassen compró los tres coches cuando su valor en el mercado estaba bajo mínimos. Ahora, si estuviesen restaurados, superarían con garantías el millón de euros

Estas tres máquinas no fueron descubiertas hasta el pasado año, cuando alguien se coló en el edificio con la intención de robar. Thomassen era un gran enamorado de la marca, tanto de su diseño como de su ingeniería. De hecho, su sentimiento era tan fuerte que esculpió el busto de Ettore Bugatti, actualmente visible en el Museo Nacional del Automóvil en Francia. Otra pieza de la historia se salvaguardaba junto a los Bugatti, un Citroën Torpedo de 1925.

Su hija, en declaraciones a De Telegraaf, confesó que a menudo recibían ofertas de coleccionistas a medida que el valor de los coches aumentaba, pero su padre les tenía demasiado cariño a pesar de las condiciones en las que vivía la familia. “No teníamos dinero como familia”, manifestó al diario belga. El Type 49 Berline y el Type 57 Cabriolet fueron usados como coches de diario durante un tiempo. Para el Type 40, Thomassen quería crear una carrocería propia -el coche había sufrido un accidente-, pero tan solo se quedó en la estructura de madera.

Finalmente, las necesidades de la familia obligaron al feligrés de Bugatti a encerrar sus tesoros en un granero cerca de su lugar de trabajo. Para hacer más difícil su posible hurto, Thomassen bloqueó la puerta con más de 200 sacos de arena y paneles de aluminio. Con 95 años en estos días, Thomassen ha decidido que es momento de deshacerse de ellos, y la casa elegida será Articurial Motorcars. El trío francés se ofrecerá sin reserva en el evento Retromobile 2019 de el 8 de febrero en París. La compañía documentó todo el proceso de descubrimiento en video, el cual podemos ver bajo estas líneas.

Se estima que el precio del Type 57 Cabriolet esté entre los 400.000 y 600.000 euros, mientras que el más añejo Type 49 Berline se vaya a los 150.000-200.000 euros. El Type 40, al no tener la carrocería completa, aunque sí la estructura de madera, podría alcanzar una suma de 70.000 a 130.000 euros. Para ver más fotos, la web de la casa de subastas posee una amplia galería de los tres Bugatti, y una agradable colección automotriz. Mirarlos es gratis.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier Costas
Editor

He de decirlo, me ha dolido lo del Rover, por mucho que sea un coche inglés del montoncillo que estaba hecho polvo. Me subí en coches de esos cuando eran nuevos, así que escuece cry


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.