Un Lamborghini Huracán de la policía italiana fue clave en un trasplante de riñón

Un Lamborghini Huracán de la policía italiana fue clave en un trasplante de riñón

Para salvar una vida no se necesitan superpoderes, pero 610 CV ayudan bastante


Tiempo de lectura: 3 min.

En primavera de 2017 la Polizia Stradale italiana se hizo -una vez más- con los servicios de un potente aliado, un Lamborghini Huracán LP 610-4, que entre otros cometidos sirve para el transporte de órganos de un centro médico a otro para poder salvar vidas. Fuera del cuerpo los órganos sobreviven unas horas, por lo que suelen emplearse medios muy rápidos como aviones o helicópteros.

Recientemente conocimos otro caso que justifica que un vehículo tan caro -y de mantenimiento también caro- esté al servicio público. La Polizia se hizo eco en sus redes sociales de un traslado de un riñón desde el hospital de Padua hasta la Policlínica Universitaria Agostino Gemelli. De un sitio a otro distan 491 kilómetros por la ruta más corta y normalmente se necesitarían 4 horas y 45 minutos.

Los agentes transportaron el órgano en menos de tres horas, lo que resulta en una velocidad media interesante, aunque tampoco exagerada: algo más de 160 km/h, por lo que seguramente hablamos de un ritmo de crucero entre 180 y 200 km/h, ya que circular en las zonas urbanas y atravesar peajes siempre “estropean” las medias. Probablemente fue imperativo parar a repostar, porque 80 litros de depósito son suficientes pero no con medias cercanas a 20 l/100 km para casi 500 kilómetros.

En realidad, el trasplante se realizó a finales de octubre, y el Centro Nazionale Trapianti italiano tuvo que explicar en una nota de prensa cómo funciona el sistema de traslados entre regiones, y el por qué de haber utilizado este coche tan particular. En primer lugar, seis de cada 10 traslados suelen hacerse por vía aérea, los más críticos en relación al tiempo.

No fue este caso, ya que hablamos de un riñón, órgano con un tiempo de isquemia más largo; en otras palabras, que sobrevive más tiempo fuera del cuerpo. Aunque el transporte por carretera -por mucho que sea en un Lamborghini- sea más lento, si comparamos con el coste de volar un avión o un helicóptero, tiene mucha mejor relación coste/beneficio.

En Italia se realizan cada año unos 4.000 trasplantes. Este concretamente fue muy especial, solo hubo dos en todo el año, una donación cruzada, es decir, el intercambio entre dos parejas incompatibles de donantes. Básicamente el Centro Nacional de Trasplantes italiano llamó al número 113 de emergencias, y los agentes realizaron el traslado.

Lamborghini Huracan LP 610 4 Polizia 2

Imagen de archivo de la unidad policial concreta usada en el traslado

La noticia original es del 20 de octubre, aparecida en primer lugar en Il Mattino di Padova (req. sub.). Dicha fuente especificó que los agentes llegaron a circular a 230 km/h, que es mucho, pero una cifra asumible para un coche que supera cómodamente los 300 km/h -325 para mayor precisión- y por debajo de lo que alcanzó Vicesat en una vía de servicio limitada a 80 km/h con un Huracán similar a este.

Aunque no siempre estos coches se utilizan de la forma más adecuada, como presumir en redes sociales, también tienen su utilidad y pueden usarse para el bien, lo cual es extensible a otras tantas cosas, como las armas. Este Huracán ha sido cedido por el fabricante, no se ha adquirido con dinero público de los italianos. Uno de sus precedesores acumuló 140.000 km en cuatro años y otro 100.000 en tres, así que usarlos, los usan.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.