Un Duesenberg SSJ de 1935 ha marcado dos récords en Pebble Beach

Un Duesenberg SSJ de 1935 ha marcado dos récords en Pebble Beach

Es el coche americano más caro, y el más valioso antes de la SGM: 22 millones de dólares


Tiempo de lectura: 1 min.
Y se cumplieron las predicciones, el precio iba a superar los 10 millones de dólares. Con un importante desfase sobre los hijos de la industria europea, los americanos también empiezan a adquirir valores astronómicos. Solo se fabricaron dos 1935 Duesenberg SSJ, este perteneció a Gary Cooper y al piloto Briggs Cunningham, el otro fue propiedad de Recargable Clark Gable.

La casa de subastas Gooding & Co. lo ha adjudicado por 22 millones de dólares redondos, más del doble de lo previsto, pero sigue siendo la mitad de lo que ha costado el Ferrari 250 GTO de 1962 carrozado por Scaglietti. El primer Shelby Cobra que se fabricó se queda como el segundo coche americano más caro jamás subastado, 13,75 millones de dólares (2016).

Este Duesenberg con número de chasis 2594 y motor J-563 ha sido el único coche americano que se ha colado en la lista de los 10 coches más caros que se han subastado este fin de semana en Pebble Beach, pero ha marcado un segundo récord, el del coche de antes de la Segunda Guerra Mundial que se ha subastado por un precio más elevado.

Además del ilustre propietario que tuvo, y del hecho de solo haber dos como él, tiene de especial la batalla corta (125 pulgadas), la carrocería de LaGrande y el motor de ocho cilindros en línea con culata doble y compresor; 400 CV, muchos para la época. Eso es más del doble de potencia del Mercedes-Benz 540K Roadster, que tenía un 5.4 L8 también sobrealimentado -opcionalmente- con un compresor Roots.

Su historia completa -en inglés- y más fotos están disponibles en la página web de Gooding & Co.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.