48,4 millones de dólares, eso ha costado un Ferrari 250 GTO en Pebble Beach

48,4 millones de dólares, eso ha costado un Ferrari 250 GTO en Pebble Beach

Nuevo récord en una subasta, ¿podemos hablar de burbuja?


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace unos días nos hicimos eco de uno de los juguetes más suculentos que se iban a subastar por parte de RM Sotheby’s en Pebble Beach (California, EEUU), un Ferrari 250 GTO de 1962 carrozado por Scaglietti. La casa de subastas había vaticinado una suma de 45 millones de dólares, pero se quedó corta. Se ha adjudicado a martillazo por 48,2 millones de dólares, al cambio actual casi 41,4 millones de euros. Añadiendo la comisión y las tasas, se ha quedado en 48.405.000 dólares, un aumentito de nada.

Para el dueño anterior, que lo tenía desde el 2000, ha sido el negocio de su vida, porque había pagado 7 millones de dólares por él. En la subasta pujaron tres caballeros, y teniendo en cuenta que el precio de salida fue de 35 millones de dólares, son jugadores duros. El récord vigente para un Ferrari 250 GTO era de 38 millones de dólares, que ya es de por sí una cifra escandalosa.

Con 48 millones de dólares se pueden comprar casi 10 Bugatti Divo

Los Ferrari de la serie 250 están aplastando los récords de subastas año tras año, y la bola de nieve sigue creciendo. Esta unidad, cuando salga a la venta de nuevo, podría costar mucho más… o pinchar la burbuja y costar menos. La pregunta es cuándo va a pinchar esa burbuja, como la de las obras de arte, que también alcanzan valores absurdos.

1962 Ferrari GTO 3

Vale que sea el tercer coche de una serie de solo 36 unidades, que tenga pedigrí en competición o que tenga motor y transmisión originales, ¿vale ese dinero? De momento sí. Al menos, mientras tenga semejante cotización, no queda duda de que será preservado, pero cada vez va a dar más miedo mover coches como este de su sitio.

Antes de que se empezase a inflar la burbuja de los clásicos, coches clásicos similares a este podían pudrirse en un granero o acabar en un desguace, pero costando tanto dinero, no. Con ese valor merecería la pena rescatarlo aunque se haya prendido fuego o le haya caído un meteorito encima, restaurarlo seguiría siendo rentable.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Gastarse 42 millones de euros…42 millooones de eeeeuros….42 millooooones de eeeeeeeuros, en un coche, es cosa de perfecto £¥ฯ¡Гθ#@$

No creo que estalle la burbuja.

Javier Costas Franco
Invitado

No parece una gran estupidez si tienes el dinero y si hay una expectativa de revalorización tan gorda como la de los Ferrari hechos a mano durante los primeros años…

Rest
Invitado
Rest

Hola, Javier;

si lo digo por el hecho de la maldita especulación, comprendiendo de antemano el rol intrínseco que juega en el tipo de subastas a las que está asociada. De cualquier manera, soy de las personas que gustan diferenciar el valor, del coste, y me explico: casi todo en esta vida puede llegar a tener un precio, pero no siempre está ligado a su verdadero valor, siquiera aproximado, bien sea por exceso o por defecto.

El ejemplo del texto es uno más entre tanta estupidez supina (me refiero a su trasfondo) y por eso luego pasa lo que pasa https://www.larazon.es/cultura/a-vueltas-con-el-salvator-mundi-de-leonardo-o-no-GM19379348


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.