Menu

Aterriza en España el Subaru BRZ Special Edition, limitado a 20 unidades

Pequeños cambios estéticos por aquí y por allá y nuevos amortiguadores

Aterriza en España el Subaru BRZ Special Edition, limitado a 20 unidades

Tras siete años en nuestro mercado, la filial local de la marca japonesa acaba de presentar el Subaru BRZ Special Edition. Al igual que ocurrió con el WRX STI Final Edition a comienzos de este año, es una oferta exclusiva en España y se ofrecerá de forma muy limitada, 20 unidades, para ser exactos. Para ser justos, la berlina fue aún más limitada: tan solo se destinaron ocho ejemplares.

Cada una de las 20 unidades contará con distintivos estéticos tanto en el interior como en el exterior. En este último, el Subaru BRZ Special Edition luce un juego de llantas de aleación específico de 17 pulgadas y diseño multirradio terminadas en negro brillante. De este color también son las carcasas de los espejos retrovisores, antena (de tipo aleta de tiburón) y alerón posterior. Se puede pedir con cualquiera de los siete colores exteriores disponibles en la actual gama BRZ, mira cómo quedan en el configurador oficial.

El tratamiento en interior es posiblemente más destacado, ya que trae un par de acogedores asientos delanteros bitono en cuero marrón claro y superficies en Alcántara. El cuero marrón también está presente en los paneles de las puertas, mientras que las costuras del mismo color las podemos encontrar en el volante (también de cuero), el cuadro de instrumentos, la funda de la palanca de cambios, el freno de mano y los asientos posteriores.

Subaru BRZ Special Edition Exterior (3)

El BRZ nació en 2012 fruto de la unión de Toyota y Subaru con el objetivo de crear un deportivo de propulsión compacto, ligero, asequible y divertido de conducir

Dado que siempre que se habla del Subaru BRZ (o de su homólogo el Toyota GT 86) uno se hace la misma pregunta, la respuesta también es la misma: el motor no se ha exprimido para dar más caballos de potencia. Se mantiene el propulsor bóxer de cuatro cilindros y 2 litros de aspiración atmosférica con 200 CV y 205 Nm, asociado exclusivamente al cambio manual de seis velocidades en esta versión Special Edition.

Sin embargo, el tren de rodaje del Subaru BRZ Special Edition sí que ha recibido una pequeña actualización. Ahora cuenta con un nuevo juego de amortiguadores firmados por SACHS. Así, la edición especial consigue un comportamiento aún más deportivo (que en absoluto desmerece de por sí). Y tampoco hay mucho más, el resto del coche continúa siendo exactamente igual que aquel que vimos hace unos años. Veremos qué nos depara la próxima generación.

Subaru BRZ Special Edition Interior (1)

El precio del Subaru BRZ Special Edition es el mismo que la versión Executive, es decir, 32.900 euros incluyendo la campaña comercial actual de 1.250 euros. Sin embargo, del precio queda excluida la pintura metalizada, cuyo coste es de 550 euros salvo en el tono Pure Red. La versión Sport de acceso a la gama se mantiene en 31.200 euros. Y si quieres hacerte con alguna unidad, ya puedes correr porque están disponibles en los concesionarios de la marca.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.