Menu

El Subaru WRX STI se despide de España con la Final Edition

Hay ocho unidades para los más espabilados ¡y pudientes!

El Subaru WRX STI se despide de España con la Final Edition

Toda historia por buena que sea ha de tener siempre un final, y esta vez le toca al Subaru WRX STI de cuarta generación. A mediados de marzo se bajaron del barco las ocho últimas unidades, denominadas Subaru WRX STI Final Edition, que son las que se ven en la imagen superior. Hay seis en color WR Blue Pearl y dos en Crystal Black Silica, cada una al «módico» precio de 57.500 euros, es decir, 7.600 más de lo normal (el PVP era de 49.900 euros).

¿Cómo justificar esa suma de dinero? Para empezar, por la exclusividad, sabiendo que solo hay ocho en todo el país y que es una edición numerada, le da un plus. No se alteran las características dinámicas del coche, pero es más pintón. Destacan las llantas doradas con gomas Yokohama Advan Sport 245/35 R19, en su interior encontraremos frenos Brembo con discos perforados de 340 mm con pinzas grises en el eje delantero y discos de 326 mm en el trasero.

Además, veremos un labio aerodinámico inferior en el paragolpes, un ribete rojo en la parrilla hexagonal y unos embellecedores remachados sobre las colas de escape -que ya estaban disponibles como accesorios-. Resalta una vez más su incorrección política, donde hasta las marcas más prestigiosas ocultan los escapes por tener tantas connotaciones negativas y ponen salidas falsas que no se ensucian. El alerón trasero no puede faltar, por supuesto.

¿Y en el interior? Al lado de la palanca de cambios va la placa identificativa con la serie numerada, personalización que también se transmite al llavero. El volante va forrado en Alcántara con ribetes rojos, en vez de cuero, así como los asientos. El pomo de la palanca de cambios va en rojo y el botón de arranque cambia el negro por el rojo.

Por lo demás, el coche es igual. Desde el punto de vista totalmente racional son las últimas unidades para España con unos mínimos cambios estéticos y el tapizado, y eso no vale 7.600 euros, pero el Subaru WRX STI no va destinado a personas racionales.

Va destinado a gente con espíritu RACER, esa que sabe que coches como este están en plena decadencia y que es una de las últimas oportunidades de tener un sedán con genes de ganador de rally con características cada vez más minoritarias: motor gasolina bóxer turbo de 300 CV con alta emisión de CO2, cambio manual, tracción total simétrica mediante artilugio mecánico, cuatro escapes que cortan la digestión a los ecologistas y un sonido que enamora. Otros preferirían gastarse ese dinero en un SUV diésel de 150 CV hasta las cejas de extras.

Subaru WRX STI Final Edition 5

Dicho esto, quedan justificados esos 57.500 euros. Amantes de Subaru, corred a los concesionarios.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Seguro que CUPRA ya está maquinando para aguarlos el fin de fiesta…

Pablo Mayo
Editor

Hombre Rest, sin desmerecer a CUPRA, pero la arquitectura del Subaru WRX STi le da unas pocas vueltas. Lo único que puedo reprochar a este modelo es que Subaru no haya colocado el motor en posición central-delantera.

Rest
Piloto
Rest

Hola, Pablo;

estaba de broma. La última frase del texto me inyectó ironía al suscitarme un Ateca en su versión radical.

¿Te refieres a colocarlo sobre el eje delantero para repartir los pesos al 50?

Pablo Mayo
Editor

Perdón, no capté tu ironía. No exactamente, me refería a retrasar el motor bóxer, para que situarlo detrás del eje delantero, no como ahora, que cuelga por delante.

Subaru WRX STi Corte.jpg
Rest
Piloto
Rest

Pero dada la configuración de su plataforma y todo lo demás, a priori se antoja muy difícil esa disposición, creo ¿no?

Pablo Mayo
Editor

Desde luego complicaría un poco más la ingeniería, pero sería único y con una perfecta distribución de pesos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.