Menu

Porque no hay nada que diga tanto «me sobra el dinero» que tener un Porsche 959 dorado

O hacer directamente un pedido de siete ejemplares a fábrica

Porque no hay nada que diga tanto «me sobra el dinero» que tener un Porsche 959 dorado

Algunos no hemos experimentado (ni seguramente lleguemos a experimentar) la sensación de tener tanto dinero que no sepamos en qué gastarlo. Con menos de 300 ejemplares fabricados, tener un Porsche 959 es toda una rareza, y signo de tener mucho dinero. Cuando fue lanzado en 1986 costaba cerca de 260.000 euros, más de 700.000 euros de ahora. Pero más exclusivo es tener siete ejemplares, y uno de ellos dorado.

Los departamentos de personalización como “Atelier” de Ferrari o MSO de McLaren son un fenómeno relativamente moderno. Nada más lejos de realidad, pues los primeros coches podían compartir chasis y mecánicas pero lucir una carrocería e interior diferenciados. Porsche, por ejemplo, ha estado dando a sus clientes lo que realmente quieren (sin importar el precio o el gusto desde 1978.

Fue entonces cuando la casa de Stuttgart ideó su departamento Porsche Exclusive Manufaktur, encargado de ofrecer modificaciones especiales y conversiones sobre vehículos de producción existentes. El primer coche en ser creado de forma exclusiva por este departamento fue a petición del propietario de TAG Heuer, Mansour Ojjeh, en 1983. Quería conducir un 911 muy especial, concretamente una versión de calle del 935 usado para competir en Le Mans.

Porsche 959 Oro (1)

En 2011, Porsche Exclusive celebró su 25 aniversario y obtuvo el permiso del propietario para exhibir uno de los siete 959 personalizados en el Museo Porsche

Seis años después, llegó una solicitud de Medio Oriente. El jeque Abdul Aziz Khalifa Althani de la familia real de Qatar le pidió a Porsche un encargo cuanto menos inusual: no menos de siete Porsche 959 pintados en colores únicos. Todo tenía que combinar, tanto por dentro como por fuera, y uno de ellos es el que veis en pantalla, pintado íntegramente en dorado. Irónicamente, el jeque pidió discreción en el pedido, por lo que no se ha sabido nada de él hasta hace poco.

A través de su página oficial de Facebook, el Museo Porsche ha mostrados dos de estos comedidos ejemplares. El primero de ellos es completamente dorado, con las llantas a juego. Incluso las salidas de escape son de oro real. Tan solo unas franjas a la altura de la cintura en marrón, beige y verde aportan algo de variedad cromática al conjunto. En el interior se repite la misma fórmula: salpicadero, volante y asientos tapizados en marrón.

Porsche 959 Oro (14)

El escudo de armas de la familia Sheikh también es de oro y puedes encontrarlo estampado en el volante y la cubierta de la palanca de cambios

Si bien hubo algunas modificaciones especiales sobre el Porsche 959, como el altamente limitado –y cotizado– 959 Sport más potente y ligero, o aquel que compitió en el Rally París-Dakar, ninguno de estos fue lo suficientemente especial para algunos clientes. Dado que es difícil decir que no a alguien que te va a hacer ganar millones de euros, la casa alemana se vio obligada a fabricar esta pequeña tirada de coches a medida.

El Museo Porsche incluso capturó el interior de otro ejemplar de la misma colección en rojo. ¿Una aberración o una genialidad? Un servidor opina que los “mundanos” 959 ya eran bastante buenos de por sí. Tan solo 292 ejemplares fabricados entre 1986 y 1988 (y al menos ocho más entre 1992 y 1993). Su motor de seis cilindros bóxer biturbo entregaba 450 CV y 501 Nm, suficiente para coronarse como el coche más rápido del mundo (317 km/h) en 1986 hasta la llegada del Ferrari F40 un año después (324 km/h).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.