Stellantis estaría a un paso de convertirse en una realidad

Stellantis estaría a un paso de convertirse en una realidad

Según Reuters, la UE debería aprobar pronto la fusión entre FCA y PSA, el último obstáculo pendiente


Tiempo de lectura: 6 min.

Se cumple en estos días casi un año desde que se retomaran las conversaciones el Grupo FCA y el Grupo PSA para una fusión, diez meses desde la firma del acuerdo entre ambas compañías. Ahora, la agencia Reuters ha publicado que uno de los problemas que quedaban por resolver para que esta unión pueda llevarse a cabo podría estar cerca de resolverse, de acuerdo a fuentes de atribución reservada.

La Comisión Europea habría aceptado el acuerdo que llevará a la creación de una única compañía, Stellantis, que aglutinaría a todas las marcas de ambos grupos y sería el cuarto fabricante mundial de la industria automotriz. Según Reuters, ambas empresas habrían comentado que no fue necesario incluir grandes modificaciones en el acuerdo para lograr esta aprobación. No obstante, la COVID-19 sí que provocó cambios en esta operación de más de 32.000 millones de euros.

Buscando ahorrar dinero en efectivo, PSA y FCA cambiaron algunos aspectos del acuerdo firmado de fusión. El dividendo especial que iba a repartir Fiat Chrysler disminuyó en casi la mitad de los 5.500 millones de euros previstos, quedando en “solo” 2.900 millones. Mientras, PSA repartirá el 46 % que posee en la compañía de componentes Faurecia no sólo entre sus accionistas, si no entre los de ambos grupos empresariales al 50 %.

fusion fca psa marcas

Stellantis: la unión hará la fuerza del cuarto fabricante mundial

En adición, se pretenden reducir los gastos en unos 5.000 millones gracias a la fusión, sin cerrar ninguna fábrica; aquí explicamos la situación tras la fusión de las tres plantas que tiene el Grupo PSA en nuestro país, el Grupo FCA no tiene ninguna. Un primer 40 % de la disminución sería debido al ahorro en los costes de desarrollo, gracias a la utilización de plataformas comunes para las distintas marcas de Stellantis. Otro 40 % de la rebaja provendría del hecho de poder hacer compras de suministros más grandes, al unificar las necesidades de ambos grupos en uno sólo. El último 20 % comprendería a otros gastos como el marketing, la logística, los bienes inmuebles, etc.

Además del ahorro económico, otra de las principales motivaciones para FCA es la “medioambiental”. Ya hablamos hace poco de cómo el grupo rebajó las multas de la Comisión Europea por superar el límite de emisiones gracias a su acuerdo con Tesla, el cual proporcionó beneficios a los de California.

La fusión con PSA le da acceso a FCA a toda su tecnología eléctrica e híbrida, campo en el que se encuentran muy atrasados, para así poder disminuir las emisiones de sus modelos y evitar más sanciones por exceso de emisiones de carbono. Mientras tanto, el Grupo PSA puede acceder a un mercado que se le resiste y donde el Grupo FCA tiene una importante presencia: América. También incorpora una marca de lujo como Maserati, de lo que carecía la compañía hasta el momento.

Carlos Tavares Mike Manley PSA FCA Fusion

Esta icónica enseña italiana estará bajo el mismo paraguas, el de Stellantis, que muchas otras sobradamente conocidas: las generalistas Chrysler, Fiat, Dodge, Opel, Citroën, Peugeot y Vauxhall; las deportivas Abarth y SRT, la marca de todoterrenos Jeep, las Premium Alfa Romeo, DS y ¿Lancia?, y las comerciales Fiat Professional y RAM, además de las divisiones comerciales de las mismas Citroën, Vauxhall, Peugeot y Opel.

Precisamente la compra de Opel a General Motors por parte de PSA en 2016 es otro ejemplo de lo que está siendo recurrente entre los grandes grupos empresariales del automóvil, la adquisición, alianza o fusión entre ellos para seguir siendo competitivos.

Porque antes de cerrarse el acuerdo entre PSA y FCA, estos últimos lo intentaron con otros dos grandes fabricantes: General Motors y Renault. Con el primero hubo acercamientos ya como Fiat en 2005. Los italianos recibieron 2.000 millones de dólares como compensación por no completarse la adquisición por parte de GM. En 2015, ya como Grupo FCA, apuntaban otra vez a los americanos como socios para fusionarse, pero estos no estaban interesados. La búsqueda de “pareja” continuó, y el pasado año Renault informaba de una oferta de fusión al 50 % por parte de FCA.

Las negociaciones fracasaron por las trabas interpuestas por Nissan, que mantiene una alianza con Renault y no terminaba de ver con buenos ojos el acuerdo con los italoestadounidenses. Tampoco contó con el beneplácito del Gobierno de Francia, uno de los principales accionistas de Renault, que exigió condiciones tales como que la empresa resultante tuviera su sede corporativa en París. Llama la atención el hecho de que no haya ocurrido lo mismo en el caso de PSA, donde también es un importante accionista el Elíseo, pero esta vez no supuso un problema que la sede de Stellantis vaya a estar en Países Bajos por razones de fiscalidad.

FCA Auburn Hills

Cuartel general de Fiat Chrysler en Auburn Hills (Michigan, EEUU)

Cada vez menos peces en el mar, pero cada vez más grandes

Otros fabricantes también se han visto en la tesitura de tener que formalizar alianzas o compras con los que antes eran sus rivales. Ford y Volkswagen, que firmaron un acuerdo enfocado en los vehículos comerciales y eléctricos o Toyota y Mazda, donde la primera entró en el accionariado de la segunda y firmaron una joint-venture para producir vehículos conjuntamente en Alabama (EEUU), son algunas otras operaciones que se suman a las que ya hemos visto.

Reducir gastos, el gran objetivo de estas uniones, se vuelve imprescindible cuando la industria atraviesa un período de grandes transformaciones, con los altos costes procedentes del desarrollo de tecnologías clave para el presente y futuro del sector como son la electrificación, la digitalización o la conducción autónoma.

Este tipo de colaboraciones han sido algo recurrente en el mercado de los vehículos comerciales. Aquí, lo más importante es producir al menor precio posible, ya que el cliente no repara en la diferenciación de los modelos, sino que trata de cubrir sus necesidades pagando lo mínimo que pueda. Es por ello por lo que muchos fabricantes llevan décadas colaborando entre sí para aprovechar las mismas arquitecturas en la producción de sus modelos comerciales.

Renault Trafic 2020

Renault Trafic (2020)

Como consecuencia de esto, vemos muchas furgonetas que son prácticamente idénticas entre sí, cambiando algunos detalles y el logotipo que lucen en su volante. Una de las alianzas más extendidas en el tiempo ya era la de Fiat y el Grupo PSA en Sevel Sud, con casi 40 años de antigüedad, arrojando resultados muy positivos para ambos.

Debido a esto, y tras el anuncio de la fusión, en julio de 2020 la Comisión Europea inició una investigación por un posible oligopolio. Según sus estimaciones, la empresa resultante de la misma, Stellantis, tendría el 45 % de la cuota de este mercado de vehículos comerciales en Europa, llegando hasta un 48 % en países como Italia.

Para poder sortear este obstáculo, PSA habría informado de su intención de potenciar a su otro asociado en vehículos comerciales, Toyota, incrementando la producción de las furgonetas con escudo japonés en su planta de Sevel Nord o vendiéndoselas a precio de coste. Por otro lado, Renault anunció el fin de su colaboración con Fiat, en lo que también podría haber ayudado a la aprobación por parte de la Comisión Europea para la fusión, al incrementarse así la competencia en el mercado.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.