Sony Vision-S: de los dispositivos electrónicos a los coches

Sony Vision-S: de los dispositivos electrónicos a los coches

¿Demasiado bueno para ser tan solo un prototipo?


Tiempo de lectura: 4 min.

Por lo general, asociamos la marca Sony con un reproductor de música, un televisor o la consola PlayStation. Si bien el gigante tecnológico ha llevado numerosos productos para mostrar en la Feria de Electrónica de Consumo (CES) 2020 desde su área de especialización típica, la compañía con sede en Tokio también está mostrando algo que muy pocos esperaban: un coche. Y se llama Sony Vision-S.

A grandes rasgos, toma la forma de un elegante sedán eléctrico con un sistema de conducción autónoma altamente avanzado y un diseño que puede hacerte pensar en una noche de locura entre un Porsche Taycan y un Lucid Air, con ciertos rasgos en la firma lumínica del Ferrari Roma (llamadme radical). Pero lo cierto es que el conjunto no desentona, y es muy meritorio para una compañía que jamás antes en sus más de 70 años de historia había diseñado un coche.

Una mirada al diseño del salpicadero nos recuerda ligeramente al Honda E, ya que en ambos casos se busca la limpieza estableciendo el foco en las distintas pantallas. Hasta hay una pareja en las esquinas que muestran imágenes obtenidas por las cámaras laterales que reemplazan los retrovisores exteriores. Sony dice que el Vision-S ha sido equipado con un sistema 360 Reality Audio, proporcionando una calidad de sonido superior a la de cualquier otro coche a la venta.

Sony Vision S (1)

Oficialmente, Sony dice que su primer prototipo de vehículo señala su intención de comenzar a desarrollar la tecnología del automóvil. “Sony está trabajando para comprender a fondo el mecanismo de los automóviles, no solo para comprender cómo se fabrican y los desafíos que presentan, sino también su relevancia para la sociedad”, dijo la compañía en el comunicado de prensa adjunto, y añadió que quiere “re-imaginar la movilidad tal como la conocemos”.

Eso incluye las características de asistencia a la conducción autónoma de Nivel 2, como un control de crucero adaptativo, cambios automáticos de carril y estacionamiento automatizado, que están habilitados por 33 sensores instalados dentro y fuera del coche. Lo más destacable es la red de cámaras, algo que representa a Sony aprovechando su enorme negocio dirigido a los smartphones y cámaras digitales para desarrollar sus ofertas dentro de un grado automotriz.

El Vision-S también incluye radar, ultrasonido y LiDAR de estado sólido. El último es el más interesante, ya que en esa forma es más barato, fiable y compacto que el LiDAR electromecánico tradicional. Este es como un radar para la luz, proporcionando mapas detallados escaneados con láser en 3D de los distintos entornos, pero tiene piezas móviles voluminosas que aumentan los costes y la complejidad. Si Sony puede producir LiDAR de estado sólido, será una gran ayuda.

Sony Vision S (13)

El Sony Vision-S equipa un sistema de tracción total basado en una plataforma eléctrica desarrollada recientemente por Sony, quien defiende que se adaptaría a los tipos de carrocería de coupé, sedán y SUV. Está alimentado por un sistema de doble motor y pesa 2.350 kilos. Las especificaciones de Sony estiman un tiempo de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y una velocidad punta de 240 km/h. La compañía no ha detallado la capacidad de la batería o la autonomía.

¿Este estudio sofisticado y bien ejecutado señala la intención del gigante japonés de construir automóviles? Eso es una incógnita, pero dados los recursos puestos en el prototipo Vision-S y el hecho de que Sony colaboró ​​con proveedores automotrices como Magna Steyr, ZF, Continental y Bosch, no se puede descartar nada. Sin embargo, como manifestó un portavoz de Sony al The New York Times, la compañía no tiene intención de construir su propio coche.

Pero por eso es sorprendente ver a Sony saltar al mundo de las cuatro ruedas. El negocio tecnológico de la compañía, en general, está muy lejos de su principal centro de ganancias. A pesar de que la tecnología llama la atención, y que no para de desarrollarse, las ofertas de seguros de Sony, el estudio de cine y el negocio de la música son sus principales focos de beneficios. Pero, según el anuncio, Sony ve demasiadas oportunidades para quedarse al margen.

El verdadero propósito del Sony Vision-S se encuentra en los primeros pasos de la gestación de un automóvil. La idea es poder ofrecer tanto una plataforma para coches eléctricos como el último sistema de infoentretenimiento, de comunicaciones y distintas tecnologías de seguridad que espera vender a los fabricantes “de toda la vida”. Es decir, ser un proveedor automotriz más que un fabricante per sé, de la misma forma que lo puede ser Bosch o Benteler.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.