Ferrari quiere que sus automóviles eléctricos suenen

Ferrari quiere que sus automóviles eléctricos suenen

La marca italiana ha registrado una patente en Estados Unidos con planos para un sistema que amplifica el ruido emitido por los motores de sus vehículos a baterías


Tiempo de lectura: 3 min.

Los automóviles eléctricos son silenciosos por naturaleza. Para muchos conductores, esta es otra de sus múltiples ventajas, al reducir la sonoridad a bordo del vehículo durante su uso y, por tanto, incrementar el confort de marcha para sus ocupantes. Si embargo, esta circunstancia también tiene sus desventajas, en tanto en cuanto también utilizamos el sentido del oído para conducir. Toda la información que normalmente obtenemos del sonido del motor y transmisión en los vehículos a combustión desaparece al subirnos a bordo de uno a baterías, y Ferrari está trabajando para evitarlo, a la vista del registro de una patente destinada a amplificar el sonido de sus sistemas de propulsión eléctricos en el correspondiente órgano de la administración estadounidense.

Han sido nuestros compañeros de Carbuzz quienes han desvelado esta información. Cabe destacar que, desde un inicio, las intenciones de Ferrari con este dispositivo distan un tanto de las que llevaron a otros fabricantes a implementar sistemas similares en tiempos recientes, también para paliar la ausencia del sonido en la experiencia de conducción de sus automóviles eléctricos. Sin embargo, frente a ideas como las de BMW, que contrató al oscarizado Hans Zimmer para desarrollar bandas sonoras para sus vehículos de gama eléctrica, Ferrari quiere preservar la vinculación entre el sonido amplificado por este sistema y lo que está sucediendo efectivamente en su tren de propulsión.

Quizá, de entre lo que ya conocemos en la industria en este campo y en tiempos recientes, la alternativa anunciada para el Dodge Charger Daytona SRT Concept mostrado el año pasado es la que más similitudes alberga con el planteamiento de Ferrari, al menos según lo que puede interpretarse en sus planos. Eso sí, tenemos la impresión de que en el caso de la marca del cavallino rampante habrá más de búsqueda de rendimiento y de feedback para el conductor que en el modelo norteamericano.

La oficina de patentes y marcas de Estados Unidos —USPTO— tiene registrada una patente, a nombre de Ferrari, que recoge un sistema de amplificación de sonido para sus automóviles eléctricos

1096044

En todo caso, esta patente para “un vehículo de producción equipado con un sistema de reproducción capaz de generar un sonido que pueda ser asociado con el funcionamiento de su motor eléctrico” demuestra un amplio desarrollo previo. Entre las imágenes que hemos podido ver, figuran algunos gráficos con diferentes lecturas de ondas sonoras, las cuales parecen estar vinculadas al régimen concreto de giro del propulsor eléctrico.

Se demuestra así que las intenciones de Ferrari tienen que ver con preservar la tan importante parte de la experiencia de conducción que constituyen el sonido de propulsor y de la transmisión para el conductor. Y también como canal de comunicación entre automóvil y piloto, que permitiría conducir sin estar tan pendiente de las informaciones mostradas en la instrumentación, más por instinto. El sonido que emita este sistema estará siempre vinculado a lo que esté sucediendo en el conjunto constituido por motores eléctricos y transmisión.

Así pues, Ferrari pretende extraer sonidos de diversos componentes mecánicos de sus automóviles eléctricos. Si bien aún es pronto para analizar en profundidad el aspecto más técnico, sí que podemos ya afirmar que este sistema implementará un resonador que permitirá amplificar este ruido, en absoluto artificial en origen. Se trata, en verdad, de un elemento físico, que no dependerá de la implementación de complejos sistemas de software para su operación. Por tanto, este sistema buscará poner al alcance de los oídos del conductor unos sonidos que, aunque existen, permanecen de otro modo inaudibles desde el interior del vehículo.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.