Prueba: Toyota Corolla Touring Sport 180h

Prueba: Toyota Corolla Touring Sport 180h

Una opción muy a tener en cuenta si quieres un coche familiar rápido, pero de consumos muy contenidos


Tiempo de lectura: 11 min.

La actual generación del Toyota Corolla –E210, lanzada al mercado en 2019–, rompió todos los lazos posibles con el Toyota Auris, un modelo que, si bien, se vendió fuera de Europa bajo la denominación de Corolla, resultó ser un coche más bien aburrido y anodino. Hacía su función no cabe duda, y fue una herramienta eficaz y fiable para cientos de miles de personas; pero eso no quita que fuera un coche que no decía nada. Ni siquiera aquella versión con el propulsor diésel de 177 CV. Es justo lo que Toyota parece haber querido borrar, esa impersonalidad que tenía el Auris, poniendo en circulación un coche que, en según que versión, entra por los ojos. Aunque más que la versión, podría decir según el juego de llantas montado.

Ese es el caso de la unidad que no cedió la marca, un coche que resulta atractivo, pero al que le falla algo. Y ese algo, sin duda, son las llantas. El nuevo Corolla ha sido diseñado para llevar las llantas de 18 pulgadas –las que montaba el Corolla sedán que probamos en verano–, que ocupan todo el hueco de la rueda y además, son bonitas. El resto de modelos de llantas, pues como ocurre muchas veces, ni fu ni fa, aunque eso no quiere decir, obviamente, que sea un coche feo. Pero dejemos temas de diseño o de fealdades para los gustos de cada cual, pues ya se sabe, lo que para mí es bonito, quizá, para ti sea justo lo contrario. Vamos a centrarnos en otros apartados, como el maletero o los consumos, básicamente, porque el Corolla Tuoring Sport que hemos probado en esta ocasión, ha sido por petición de un lector. Queríamos haber aprovechado para hacer una comparativa con otros familiares, pues en su consulta mencionaba algunos modelos rivales, pero no fue posible conseguir el resto de coches a tiempo, así que nos centramos en una prueba individual.

Lo más llamativo de la consulta, es que nos comentó que quería el coche para lo que es, es decir, quería un coche familiar, con muchos recorridos por zonas urbanas y que le gustaba el Corolla Touring Sport. Además, no mencionó los SUV en ningún momento y eso, actualmente, no es lo normal. Cada vez que hablo con alguien de coches, alguien que no es aficionado me refiero, siempre salen los SUV a colación. Incluso cuando se trata de una persona sola, que no tiene hijos, no tiene pareja y por no tener, ni tiene ni mascota, pero aun así, tiene en mente comprar un SUV. Asusta lo hondo que han calado esos coches entre los usuarios, al final no podremos comprar otra cosa, aunque tal y como va el mercado, estos coches están “evolucionando” hacia otro concepto, hacia otro tipo de coche más aceptable para quienes nos gusta conducir en carretera de curvas.

Pero de nuevo, nos desviamos del asunto: el Toyota Corolla Touring Sport 180h que hemos probado para nuestro lector. Un coche que como herramienta familiar ha cumplido con todos los requisitos que se le pueden exigir a un vehículo para llevar a toda la familia del punto A al punto B de la mejor forma posible, siempre teniendo en cuenta el presupuesto disponible, claro. Solo le encuentro una pequeña pega, y es la falta de emoción en todos los aspectos que tienen que ver con la conducción. No es, ni mucho menos, un coche desagradable, de hecho es uno de los mejores argumentos del coche, pero no es automóvil para quienes gustan de conducir rápido, aunque hay que destacar que resulta un coche muy rutero, tanto como el Corolla sedán que probamos en verano.

toyota corolla st 180h (9)

Sí, cumplirá con lo que necesita una familia

Lo primero que deberíamos tener claro, es cuales son las necesidades de una familia, pues solo así sabremos si realmente el Toyota Corolla Touring Sport cumple con lo que debe cumplir. Por eso, en cuanto llegué a casa, cogí todo lo que tengo en el coche y lo metí en el Corolla: bolsas y bártulos del maletero, la silla del niño –que tiene los días contados–, todas las cosas que hay en el hueco bajo el apoyabrazos, todo lo que hay en los huecos de las puertas… esas mil cosas que solo aprecias en toda su magnitud cuando quieres limpiar el coche a fondo y que, aunque nunca te acuerdes de ellas, ocupan sitio. Cabe recordar que en casa tenemos un Mazda 6, un coche grande con un maletero de más de 500 litros y a veces se queda pequeño. No obstante, los 580 litros del Corolla prometían dan mucho juego y sí, vaya que si lo dieron. Cuando volví a coger el Mazda se me hacía pequeño el maletero. Además, tiene unas formas bastante regulares y es fácil de aprovechar.

Quizás pienses que el maletero, para un coche familiar, es algo secundario, que importan más otras cualidades, pero si piensas eso es que no tienes hijos. Cuando viajas con niños, aunque sea solo para hacer la compra, el maletero siempre acaba con más cosas de las planeadas, tanto a la hora de ir “al super” como a la hora de volver. Resulta muy agradable y de gran ayuda, contar con un maletero de buen tamaño y que, además, tenga un acceso fácil y cómodo. El Corolla Touring Sport lo tiene, aunque según donde aparques, el portón puede ser un incordio por la altura que alcanza una vez abierto. En un sótano llegó a tocar con la estructura que soporta el alumbrado, aunque hay que mencionar que, desde mi perspectiva, era un sótano algo más bajo de lo habitual.

Creo, si eres un papá a quien le gusta ir un poco ligero, que la sensación que ofrece un coche en carretera es primordial, sobre todo para que no haya problemas con mamá, que al final acaba por ser la que manda siempre. No estamos hablando de velocidades vertiginosas, pero a ritmo ligero, el Corolla Touring Sport presenta una gran sensación de aplomo, de control sobre la situación. Hay momentos, como las típicas “bañeras”, donde la suspensión se comprime de tal forma, que da la impresión de ir muy blando en compresión, pero el movimiento es suave y fluido, sin sequedades, sin golpes y con una extensión igual de suave. En curvas rápidas con mucho apoyo, la sensación no es tan buena porque falta información. El volante no transmite y el chasis no cuenta con una puesta a punto que favorezca las velocidades elevadas, no es ese su cometido y te das cuenta de ello cuando bajas el ritmo y te tomas las cosas con más calma. Ahí, en esas circunstancias, las cosas son bastante diferentes y notas como el coche se encuentra más cómodo. Otro punto a tener en cuenta son los asientos, que aunque bonitos y cómodos, no ofrecen una sujeción lateral adecuada para ciertas maniobras.

El sonido del motor, una pega que solía ser habitual en los híbridos de Toyota, ha sido bien trabajado en los últimos años. En el Corola Touring Sport 180h, el sonido del motor llega, se escucha, pero está muy matizado, no es tan molesto como en anteriores modelos y la sensación de resbalamiento, ese sonido que no cuadra con la aceleración del coche, pasa desapercibido. De todas formas, no habrá muchas ocasiones en las que tengas que exprimir la mecánica para escuchar el motor de combustión en todo su esplendor, es muy sencillo ganar velocidad sin la necesidad de pisar a fondo y más sencillo todavía, circular con unos consumos muy contenidos.

toyota corolla st 180h (17)

Son 180 CV, pero no parece que haya tantos

Y ya que hablamos de la mecánica, vamos a meternos más en harina. El Toyota Corolla se vende, actualmente, con dos opciones, ambas híbridas: 122 y 180 CV. Cada grupo motor difiere en la parte de combustión, con 2.0 litros en el caso del más potente y en el caso del que nos prestó la marca. En las dos opciones se montan la misma transmisión y el mismo grupo final, así que las prestaciones de ambos no distan mucho, con una ligera ventaja para el más potente en cuanto a aceleración, recuperaciones y velocidad punta. Y es ahí donde radica lo bueno del Corolla Touring Sport con el grupo motor más potente, en su mejor respuesta al acelerador en, por ejemplo, adelantamientos, incorporaciones a vías rápidas y en recuperaciones. No es, lo que se podría decir, un “tiro”, pero resulta satisfactorio poder adelantar con soltura y, con un simple pisotón, ganar velocidad en determinadas circunstancias.

El muy agradable de conducir en todo momento, con una forma muy suave de entregar la potencia, sin tirones y sin titubeos, algo que seguro agradecen el resto de ocupantes en viajes o, simplemente, yendo a comprar. De hecho, esta última situación, que suele ser en la mayoría de los casos por el centro de cualquier población, es donde mejor resultado ofrece el conjunto motor-transmisión del Corolla familiar con el grupo motor de 180 CV. La gestión electrónica da mucha prioridad a la parte eléctrica y si circulamos con el modo ECO y accionamos con suavidad el pedal del acelerador, podremos completar casi todos los trayectos sin gastar gasolina. He logrado cifras –siempre según instrumentación– de menos de tres litros por ciudad, y eso es muy poco. En carretera abierta es muy, pero que muy sencillo mantener los consumos alrededor de los 4,5 o 5,5 litros. Un margen de un litro que, si abusas del acelerador, verás como sube, apenas, un litro más. Es decir, conduciendo con normalidad, los consumos rara vez superan los 5,5 litros –quizá pueda llegar a 5,6, por ejemplo, una diferencia inapreciable–, pero si te gusta ir rápido o no tienes tanto cuidado acelerando, tampoco habrá problemas porque los consumos no se disparan en ningún momento. Sí, pueden subir de los 6,5 litros, incluso 7 y 8 litros, pero ya hay que ser muy bestia con el acelerador.

Conducir así, siempre abusando de las aceleraciones, no es la mejor forma de aprovechar las ventajas de un híbrido como este Corolla Touring Sport, es más, me atrevo a decir que conducir así carece de sentido con este y con cualquiera. Con este coche lo mejor es acelerar de forma suave y además, frenar igualmente de forma suave, con lo que aprovecharemos la recuperación de energía y siempre tendremos carga en la batería para los recorridos cortos y por ciudad, precisamente cuando más consumo un motor de combustión.

Por otro lado, si te gusta salir de vez en cuando a “jugar”, a carreteras de montaña donde las rectas brillan por su ausencia, mejor que optes por el acabado GR Sport, que cuenta con una puesta a punto algo diferente, con unas suspensiones más firmes y un tacto general más dinámico y deportivo. Nuestra unidad, aunque permitía ir bastante rápido, no es un coche que haya sido pensado para esa forma de conducir, se nota un poco fuera de lugar, tanto por suspensiones como por asientos o por sensaciones generales. También la forma de entregar la potencia le quita un poco de gracia a la conducción, porque no parece tener esos 180 CV que promete la marca. Es cierto que alcanza una buena velocidad de forma bastante rápida, pero el empuje el motor, o mejor dicho, la sensación de empuje, es pobre, al menos si lo comparas con otros motores de la misma potencia.

Es un coche bonito –a mí me parece bonito–, corre lo suficiente, gasta lo justo y tiene espacio para una familia con un hijo y tres perros pequeños. Si tienes dos hijos, también tienes coche para tus necesidades, pero con tres se queda ligeramente pequeño a lo ancho en las plazas traseras –que no de maletero–. Además, no es un coche que sea especialmente caro, aunque ahora mismo tendrás que conformarte con las undiades en stock, pues presentaron el restyling del Corolla hace poco y todavía no han llegado a las tiendas. Sin embargo, con algo de suerte y un poco de labia, seguro que encuentras una unidad como la aquí probada por menos de 26.000 euros.

Datos técnicos

FICHA TÉCNICA
MODELOToyota Corolla Touring Sport 180h
MOTOR TÉRMICOCuatro cilindros gasolina atmosférico, 1.987 centímetros cúbicos. Delantero transversal con 112 kW (152 CV) a 6.000 revoluciones
MOTOR ELÉCTRICODelantero transversal con 80 kW (109 CV)
BATERÍANiquel - hidruro metálico colocada en posición trasera central
RENDIMIENTOPotencia máxima132 kW (180 CV)
Par máximoN.D.
TRANSMISIÓNTracción delantera. Cambio epicicloidal de relaciones múltiples
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson con muelle helicoidal
TraseraParalelogramo deformable con muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.650 x 1.789 x 1.435
Batalla (mm)2.700
Peso declarado1.445 kilos
MALETEROCon todas las plazas / asientos abatidos581 litros / N.D.
Neumáticos225/40 R18
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h8,1 segundos
Velocidad punta180 km/h
Relación peso potencia8,02 kilos por caballo
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)4,6 litros cada 100 kilómetros
Consumo medio durante la prueba5,2 litros
PRECIO 26.000 euros

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Dani
Invitado
Dani

Al final las pegas son las de siempre. Si uno piensa en lo que necesita tiene de sobra. Pero para los demás no. Pa la mujer, no es alto x tanto no va agusto, los suegros no van agusto atrás las 3 veces que se montan al año, mi madre no tiene espacio y mi niño da por saco xke el qamik es más chulo….ganan los suvs en los puntos en el 90 x ciento de las veces. Mala suerte.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.