Menu

Renault Sandero RS 2020: 150 CV de diversión a la vieja usanza

Un subcompacto con alma "racing" que tan solo la América latina podrá disfrutar

Renault Sandero RS 2020: 150 CV de diversión a la vieja usanza

Los coches pequeños con espíritu RACER siempre han llamado nuestra atención. Son ligeros, fáciles de manejar, relativamente económicos de mantener y divertidos de conducir. En los últimos años han mejorado sus prestaciones enormemente, aunque han perdido un poco de su mayor reclamo: ser asequibles. El Renault Sandero RS 2020 aún cumple con todas estas premisas.

Aquí en Europa, a este subcompacto lo conocemos bajo la marca Dacia, pero, en la América latina todos los modelos de las filial francesa se comercializan bajo el emblema Renault. Aquí, la versión más potente cuenta con 95 CV, y si queremos un Renault con el apellido RS tenemos el modelo de acceso en el Clio por un precio de partida de 23.319 euros. El Sandero RS parte desde los 17.710 euros, en Brasil, claro.

Este compacto picante de presupuesto ajustado acaba de recibir su primer cambio de imagen desde que fuese presentado en 2015 y, básicamente, se centra en su estética. Para el modelo 2020, el Sandero RS recibe nuevos pilotos con tecnología LED en la zaga, nuevas llantas de aleación diamantadas de 17 pulgadas, nuevas calcomanías en los laterales y pinzas de freno pintadas en rojo.

Renault Sandero RS (12)

El Renault Sandero R.S. nació en 2015 como el primer Renault Sport exclusivo para Latinoamérica

En el interior también hay novedades, aunque de menor medida. Encontramos molduras que imitan la fibra de carbono en el panel de las puertas, heredados de una edición especial destinada únicamente al mercado brasileño, llamada Racing Spirit. El sistema de infoentretenimiento conserva su interfaz Media Nav, pero ahora es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Los asientos por su parte incluyen detalles en rojo.

Desde el punto de vista mecánico, nos encontramos con un bloque atmosférico de cuatro cilindros, 2 litros de cilindrada y 16 válvulas, un propulsor más que probado. Usando bioetanol (habitual en Brasil), es capaz de entregar 150 CV a las ruedas delanteras y 205 Nm de par motor, quedando reducido a 145 CV y 201 Nm empleando gasolina estándar. Declara un 0 a 100 km/h en 8 segundos y una velocidad máxima de 202 km/h.

Renault Sandero RS (8)

También recibe mejoras específicas en chasis que atañe a la suspensión, frenos -de disco en las cuatro rueda- y control electrónico de estabilidad. El programa R.S. Drive que permite configurar tres modos de conducción: Standard, diseñado para el día a día; Sport, que vuelve más sensible el acelerador, desacelera más lentamente y eleva el ralentí a 950 RPM; y Sport+, que desactiva el control electrónico de estabilidad.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

De la vieja escuela, totalmente. Tiene que ir muy bien.

Y ENCIMA ESE 2.0 NO ES EL DE NISSAN, ES EL F4R. Vieja escuela total, un motorazo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.