Menu

Próximamente tendrás la oportunidad de comprar un Aston Martin DB5 Shooting Brake

Tan solo 12 ejemplares salieron de fábrica con esta carrocería

Próximamente tendrás la oportunidad de comprar un Aston Martin DB5 Shooting Brake

A pesar de haber conseguido la fama como coche protagonista de numerosas películas de James Bond («Goldfinger», «Thunderball», «GoldenEye», «Casino Royale» y «Skyfall»), de tener un diseño atemporal y un rendimiento impresionante (para la época), el Aston Martin DB5 no era un vehículo muy práctico, especialmente para las personas cuyos pasatiempos incluían actividades deportivas.

Este hecho fue observado de primera mano por el dueño de Aston Martin, Sir David Brown. Un ávido deportista al que le gustaba la caza y el polo que se sintió frustrado cuando se dio cuenta de que en el maletero de su DB5 no podía meter su equipo o su perro, que mordía los asientos de cuero. En una situación similar, la mayoría de las personas habrían comprado un vehículo más práctico de otra marca, pero no Brown. Así nació el Aston Martin DB5 Shooting Brake.

La leyenda dice que Brown hizo acto de presencia en una reunión de la junta directiva a la que asistieron algunos de sus ingenieros, puso a su perro de caza sobre la mesa y dijo: “Construidme algo donde se pueda sentar”. El resultado fue una carrocería familiar (shooting brake) concebida sobre el chasis de un Aston Martin DB5. El resultado fue tan satisfactorio que otras personas también querían uno. Ya se sabe, culo veo, culo quiero.

Aston Martin DB5 Shooting Brake (31)

En ese momento, la fábrica en Newport-Pagnell estaba demasiado ocupada construyendo los DB5 normales, por lo que Brown propuso a Harold Radford construir sus Aston Martin DB5 Shooting Brake. Conocido hoy como Radford Shooting Brakes, aceptó y pasó a construir 12 ejemplares, cuatro de los cuales contaban con el volante a la izquierda para su posterior exportación a otros mercados.

Esta unidad en particular de 1965, con el número de chasis DB5/2273/L, es uno de ellos. Ha pasado toda su vida en Suiza con solo tres propietarios. Solicitado con la costosa conversión desde el primer momento, fue un proceso de enorme esfuerzo económico, pues, en ese momento, costaba aproximadamente el doble del precio promedio de una casa inglesa. Una suma quizá apropiada, teniendo en cuenta que el coche fue rediseñado desde el pilar A.

El carrocero tuvo que cortar la estructura tubular del techo y extenderla con paneles de acero, así como colocar un portón de una sola pieza. En el interior, las modificaciones incluyeron asientos traseros plegables que ampliaron la capacidad de carga hasta los 1.132 litros. Este coche en particular, uno de los cuatro con el volante a la izquierda, fue pedido inicialmente por el Sr. Rainer Heumann de Suiza y se envió el 1 de diciembre de 1965.

Aston Martin DB5 Shooting Brake (3)

Cuenta con algunos extras como una antena de radio, dos cinturones de seguridad para los asientos delanteros, un reposacabezas desmontable para el lugar del pasajero y la inscripción de sus iniciales en cada puerta. Aparentemente, usó el coche a diario durante 30 años y lo volvió a pintar en Cumberland Gray en la década de los 80. En 2003 fue comprado por su segundo propietario, también suizo, quien lo sometió a una restauración completa.

El trabajo también incluyó volver a pintar la carrocería en Grigio Quartz, reforzar el techo y reemplazar las luces traseras del DB6 Vantage originales por las de un DB5, como se muestra en el shooting brake original de David Brown. El motor también se actualizó a la especificación de 4,2 litros de Aston Engineering y la transmisión automática con la que salió de fábrica se sutituyó por una caja de cambios manual ZF de cinco velocidades.

El tercer y actual propietario compró el coche en 2009 y encargó una revisión aún más detallada al especialista de Aston Martin, RS Williams. El motor aumentó su desplazamiento a 4,7 litros y se equipó con los carburadores triples SU8 HD8 adecuados. La suspensión recibió amortiguadores RS Williams, así como ruedas de 15 pulgadas. Finalmente, la carrocería fue repintada de nuevo en el tono original Silver Birch.

Aston Martin DB5 Shooting Brake (2)

Ahora, este Aston Martin DB5 Shooting Brake se ofrecerá en la venta de RM Sotheby’s de Monterey el 15 de agosto. Nadie sabe cuánto dinero ganará el vendedor con este extraordinario clásico, pero se espera una cantidad de entre 1 y 1,5 millones de dólares, es decir, entre 890.000 y 1,34 millones de euros. Por supuesto, toda la documentación viene adjunta en la venta.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.