Featured Video Play Icon

Remetzcar Shooting Brake: el Tesla Model S familiar hecho realidad

La conversión que Tesla debería tener


Tiempo de lectura: 3 min.

No, Tesla no acaba de presentar ningún nuevo modelo. La compañía holandesa Remetzcar, experta en personalizaciones y recarrozados, como limusinas o coches fúnebres, acaba de presentar en sociedad el Remetzcar Shooting Brake. El vehículo no es exactamente lo que su nombre indica. Se trata de un Tesla Model S recarrozado como ranchera, familiar o station wagon, como queráis llamarlo, porque un shooting brake es un GT de tres puertas y 4 plazas, con la puerta del maletero bastante cerca de ser vertical.

La compañía tiene bastante experiencia, ya que nació en 1996, y desde entonces ha realizado creaciones de calidad sobre todo de limusinas, y últimamente famosa también por crear el primer coche fúnebre basado en un Tesla Model S, el Remetz Tesla Model S Hearse.

En esta ocasión, la historia es diferente. Un cliente llamado Floris de Raadt soñaba con tener un coche familiar, pero completamente eléctrico. Tras comprobar que en el mercado ninguna marca ofrece por ahora lo que deseaba, se puso en contacto con Remetz, tras ver la conversión fúnebre del Model S. Eso le dió la idea de que Remetz era capaz de hacer el trabajo que el deseaba y contactó con ellos.

1000 RC SB 121

La compañía se puso manos a la obra y contactó con Niels van Roij Design, una compañía de diseño de automóviles radicada en Londres. Tras dibujar diferentes bocetos, eligieron uno y Frank Reijenga, ingeniero de la compañía holandesa se puso a trabajar para llevarlo a la realidad. Esto incluye modelos en 3D y a escala real, que posteriormente son escaneados para construir las piezas finales. Vamos, casi el mismo proceso que sigue un fabricante tradicional, pero limitado a la zona en cuestión.

Después de vaciar el Model S de todo su interior, los carroceros se pusieron a cortar el pilar C, para adicionar la parte del nuevo diseño, que básicamente es parte del techo, pilar C, y portón trasero. Posteriormente le adicionaron nuevos paneles de aluminio para dar forma a la nueva trasera. Tras el proceso de pintado, se sumaron las nuevas molduras cromadas, de nueva factura y hechas a mano por Erik Metzelaar, algo que parece ser fue un reto para la compañía.

Model S Qwest

Viendo el resultado final, parece que han hecho un buen trabajo, aunque en mi opinión el cromado tan grueso resulta un poco forzado. El diseño no resulta tan artificial como el de Qwest, la primera empresa que hizo una conversión de un Model S en ranchera a finales del año pasado. Se trata de un diseño fluido, que no desentona con las líneas del modelo original. Sin duda, un coche único que podría pasar por una versión de fábrica. Tan bien les ha quedado, que van a realizar una tirada corta de 20 unidades, para algún otro cliente que desee este tipo de vehículo.

¿Cual ha sido el coste? Pues la compañía no lo ha facilitado aún, pero podemos tomar una referencia teniendo en cuenta el coste de la conversión de Qwest, que es de 79.800 euros, a lo que hay que sumar el precio del Tesla Model S, que en su versión más “económica”, la 75, cuesta 87.400 euros, lo que nos arroja un total de 167.200 euros. Estoy seguro que por la calidad del trabajo de Remetz, este precio puede ser algo superior. Está claro que la exclusividad hay que pagarla.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.