¿Quieres reestrenar un Subaru Impreza P1 del 2000?

¿Quieres reestrenar un Subaru Impreza P1 del 2000?

A finales de febrero se subastará una de las 1.000 unidades fabricadas del modelo, con muy pocos kilómetros recorridos


Tiempo de lectura: 3 min.

Si ayer os hablamos de un ejemplar del Mitsubishi Lancer Evolution GSR vendido por un precio irrisorio, hoy nos hacemos eco de la próxima subasta de un representante de una de las versiones más especiales de su inseparable contrapartida con el logo de las seis estrellas. Se trata de un Subaru Impreza P1, un modelo del que tan solo se fabricaron 1.000 unidades, que, además, exhibe un estado excepcional.

Esta versión del modelo nipón sirvió en su momento para ofrecer una versión especial, situada entre el STI Type R y el STI 22B, todavía más exclusivo. Al mismo tiempo, daba respuesta a la evidente demanda de versiones de dos puertas del Subaru Impreza potenciadas, que se canalizaban a través de importaciones desde Japón de la mencionada variante STI Type R, puesto que no estaban a la venta de forma oficial en las islas británicas. De hecho, este modelo, que era construido por Prodrive —encargada de gestionar el equipo de la marca en el WRC—, utilizaba la misma base que el STI 22B, consistente en la carrocería de dos puertas aligerada y más rígida que en su forma original.

Como los otros 999 ejemplares fabricados, este Subaru Impreza P1 está pintado en el famoso color azul —Blue Mica— tan representativo de las versiones más deportivas del sedán japonés. También son propios de esta versión el splitter frontal y el alerón trasero, consecuencia de la aportación al proyecto de Peter Stevens, responsable último del McLaren F1. Por otro lado, sus amortiguadores, asociados a unos muelles Eibach, contaban con un reglaje que, pese a dejar poca altura libre al suelo, no era tan duro como en otras versiones deportivas del sedán japonés, por lo que ofrecía cierto confort al circular lejos de los límites.

Subaru Impreza P1 (2000) 02

Además, incorpora unas llantas igualmente características, fabricadas por OZ Racing y en gris antracita, que en esta unidad son de 18 pulgadas, en vez de las 17” que se instalaban de serie. Montan unos neumáticos de anchura reducida, sobre todo en los estándares actuales, puesto que se conforman con 205 mm. No es la única opción de equipamiento que fue incluida originalmente en este Subaru Impreza P1, puesto que incorpora un equipo de frenos delanteros de mayores dimensiones.

Bajo su capó se sitúa un propulsor, derivado del utilizado por los Subaru Impreza del WRC, que entregaba hasta 276 CV, dentro de los límites autoimpuestos por los fabricantes japoneses todavía en aquella época. Eran, en cualquier caso, bastantes más que los ofrecidos por versiones previas del modelo, por lo que sus prestaciones se situaban en la parte alta de toda la gama Impreza en la época. Como referencia, valga apuntar que el 0 a 96 km/h —0 a 60 millas por hora— lo realizaba en solo 4,66 segundos.

A lo largo de estos 23 años y tras haber pasado por tres propietarios diferentes, este Subaru Impreza P1 apenas ha recorrido 22.768 millas —unos 36.650 km—, así que su próximo dueño aún podrá disfrutar de él ampliamente. Aunque no será subastado hasta el próximo día 23 de enero, a través de Iconic Auctioneers, ya sabemos que su precio de salida está situado entre 45.000 y 55.000 libras esterlinas —de 52.000 a 63.000 euros—.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.