Nacido como el primero de una saga, el Porsche 914 está de celebración

Nacido como el primero de una saga, el Porsche 914 está de celebración

50 años de historia para el primer deportivo de motor central de la marca


Tiempo de lectura: 5 min.

Con el Porsche 914, la firma de Stuttgart se convirtió en 1969 en el primer fabricante alemán en llevar al mercado un deportivo de producción en serie con motor central. Para celebrar su 50 aniversario, el Museo Porsche ha invitado a todos los fans de este biplaza al “Typically Porsche Day”, que tendrá lugar el domingo 2 de junio con más de 120 propietarios del modelo presentes.

Además de una gran variedad de actividades, los visitantes del “Día Típicamente Porsche” también podrán disfrutar de compartir opiniones con expertos del 914. Entidades como, por ejemplo, el antiguo ingeniero de desarrollo y carreras Roland Kussmaul o los ingenieros y pilotos Hans Clausecker y Günter Steckkönig, quienes repasarán los momentos legendarios del Porsche 914.

Anthony Hatter, responsable de calidad de diseño en Porsche, el ex ingeniero de desarrollo, Jürgen Kapfer y el desarrollador de producto para coches de competición Hermann-Josef Steinmetz, analizarán las raíces y, sobre todo, el futuro del concepto de motor central en Porsche, tratando de responder al por qué esta configuración, diseño, tecnología y estilo de vida que son hoy típicamente Porsche.

Las doce unidades del Porsche 914 que se exhibirán en la exposición cubrirán un amplio abanico y las creaciones que inspiró

Porsche 914 10

Estarán incluidos los modelos de producción 914/4 y 914/6, con el motor Volkswagen de cuatro cilindros y el Porsche de seis cilindros, respectivamente. También se podrá ver el primer 914 construido y uno de los dos prototipos Porsche con motor de ocho cilindros de competición.

Otro de los coches que se mostrará es el 914/6 GT. Se concibió en 1972 para que la ONS (Obersten Nationalen Sportbehörde o Máxima Autoridad del Deporte Nacional) lo utilizara como el primer safety car del mundo, y estaba equipado con novedosos sistemas de seguridad. Entre ellos, un sistema de extinción de incendios. Además, se va a poder ver un proyecto de reconstrucción de iniciativa privada, que incorpora un motor V8 de 350 caballos del 928 GTS para un 916.

La entrada a la exposición será gratuita desde el próximo 2 de junio y permanecerá en activo en el Museo Porsche hasta el 7 de julio

Porsche 914 9

Y ahora que ya sabemos qué vamos a poder ver en el susodicho lugar y cuándo, toca echar la vista atrás para hacer repaso de cómo este pequeño deportivo alemán fue concebido.

A mediados de los 60, Porsche trataba de expandir su posición en el mercado con un deportivo que se situara por debajo del 911. Sin embargo, un proyecto así no era viable para que lo llevara en solitario una empresa pequeña. Porsche encontró un socio en Volkswagen, que en aquel tiempo buscaba un sucesor para su ya anticuado deportivo coupé el Type 34, más conocido como Karmann Ghia.

Ferry Porsche y el director de Volkswagen por entonces, Heinrich Nordhoff, se unieron para ejecutar el proyecto. Cuando Nordhoff falleció repentinamente en 1968, la idea estuvo a punto de ser desechada. Pero Ferry Porsche trabajó en una solución con el nuevo director general de Volkswagen, Kurt Lotz. Consistió en que ambas empresas establecerían la sociedad de ventas, naciendo así VW-Porsche.

El producto se comercializó en el mercado europeo como VW-Porsche 914, disponible en dos versiones: el 914 “a secas” con motor de cuatro cilindros de origen Volkswagen, y el 914/6 con un propulsor Porsche de seis cilindros. En el mercado estadounidense ambas variantes se vendieron bajo la marca Porsche.

Con un peso en vacío de 900 kg o de 940 kg en la versión de seis cilindros, el 914 lograba una excepcional relación peso/potencia

Porsche 914 3

La más modesta de las mecánicas era de nuevo diseño y fue la primera con inyección ofrecida por la marca. Este motor de 1,7 litros desarrollaba 80 CV a 4.900 RPM, para acelerar de 0 a 100 km/h en 13 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 177 km/h. En contraste, el motor Porsche de seis cilindros provenía del 911 T y estaba diseñado para lograr las mejores prestaciones, con árboles de levas en cabeza, carburadores triples y encendido de condensador de alto rendimiento. Un 2,0 bóxer que rendía 110 CV a 5.800 RPM.

Por último, pero no menos importante, hubo dos unidades de un modelo especial que ayudó a cimentar la extraordinaria reputación de este biplaza: el 914 S con ocho cilindros y 3,0 litros de cilindrada. Procedente del Porsche 908 de competición con sistema de inyección, el primer vehículo que se produjo tenía unos 300 CV. Fue entregado a Ferdinand Piëch, el responsable de desarrollo en aquella época, como coche de pruebas.

En la segunda unidad, el motor daba 260 CV. Fue un vehículo matriculado para poder circular por carretera y fue a parar a las manos de Ferry Porsche como regalo por su 60 cumpleaños.

Ambos 914 S tenían una velocidad máxima cercana a los 250 km/h y, en 1971, sirvieron de base para una corta serie de modelos 914 de altas prestaciones

Porsche 914 12

El distinguido biplaza con su característico techo de tipo targa estaba dirigido principalmente a jóvenes compradores. Con un precio básico inicial de 11.955 marcos (unos 22.000 euros al cambio de 2019), el Porsche 914 se convirtió en un auténtico éxito de ventas. Entre 1969 y 1975 se fabricaron 115.631 unidades del 914 de cuatro cilindros. La mayoría de ellos se exportaron a Estados Unidos, donde fue elegido “Coche Importado del Año” en 1970. En contraste, el 914/6 fue un purasangre más exclusivo, del que se produjeron 3.338 unidades entre 1969 y 1972.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!