Este Porsche 911 S Targa de 1969 ha sido restaurado por la propia marca

Este Porsche 911 S Targa de 1969 ha sido restaurado por la propia marca

Y ha necesitado más de tres años para lucir así


Tiempo de lectura: 4 min.

Porsche acaba de restaurar un 911 (901). Pero no se trata de un 911 ordinario: es uno de los primeros modelos Targa, de los cuales solo 925 contaron con la insignia “S”, con una distancia entre ejes más corta y una luneta blanda, entre 1966 hasta 1968. Después de ser comprado nuevo en 1969, este Porsche 911 S Targa fue relegado a un mero artículo estático desde 1977 hasta 2016. Fue un gran hallazgo para el que es ahora su nuevo propietario, quien llamó a Porsche Classic Factory Restoration para devolverlo a su estado original.

Su dueño, coleccionista y entusiasta de Porsche desde hace mucho tiempo, descubrió el coche en Estados Unidos. “El Targa estuvo allí durante casi 40 años en un garaje sin puerta, cubierto por una lona de plástico. El propietario, en ese momento, aparentemente se había olvidado del automóvil”, dice Uwe Makrutzki, jefe de la a Porsche Classic Factory Restoration. “El 911 S Targa se entregó al concesionario Porsche Hülpert en Dortmund el 24 de enero de 1967. Restaurar es un proyecto especial para nosotros; después de todo, uno de los primeros 911 Targa ha vuelto a Zuffenhausen”.

El deportivo alemán estaba en un estado de dejadez extrema. Después de servir como coche de demostración para el concesionario, se vendió a un cliente estadounidense en 1969. Pero no fue demasiado disfrutado, ya que se aparcó en un garaje de Long Beach (en el estado de Nueva York) durante casi 40 años. En el lado positivo, estaba completo, lo que fue particularmente agradable a la vista de sus muchos extras opcionales, como la calefacción auxiliar Webasto, el parabrisas tintado, la radio Blaupunkt Köln, los asientos de cuero, un juego de faros antiniebla halógenos y el termómetro exterior.

Porsche 911 S Targa 1967 Restauracion (2)

Porsche Classic no solo tiene acceso a más de 60.000 repuestos: sus especialistas también tienen a su disposición los juegos de enderezamiento originales, las hojas de datos y los dibujos técnicos

La filosofía del departamento de restauración de Porsche Classic es devolver los vehículos a su estado original en la mejor medida de lo posible. La búsqueda de algunas piezas más pequeñas, como abrazaderas, arandelas de goma y tapones de sellado para el motor de 2 litros, resultó ser difícil. “Las réplicas de repuestos de proveedores externos están fuera de nuestro alcance. Por fortuna, podemos meter la mano en nuestro ‘cofre del tesoro’ en tales casos”, dice Makrutzki. Y es que su equipo tiene acceso a más de 60.000 repuestos originales, fichas y dibujos técnicos, entre otras cosas.

El segundo gran desafío fue la piel exterior del techo Targa. “El material actual tiene un grano diferente y es más robusto que el original. Pero a nuestro cliente no le gustó. Por esta razón, tuvimos una cubierta visualmente idéntica producida especialmente para este proyecto. A pesar de sus décadas de experiencia, nuestros expertos tuvieron que trabajar aruamente para lograr el acabado correcto, es decir, su unión y costura”, explica Makrutzki. El cliente también tenía un deseo especial por el recubrimiento utilizado para las partes del chasis, los paneles del motor y el sistema de filtro de aire.

El próximo proyecto del propietario de este Porsche 911 S Targa –y apasionado coleccionista de la marca– ya está en el taller de Porsche Classic esperando su restauración: un 928 de la primera serie

Después de unas 1.000 horas de trabajo en la carrocería, este Porsche 911 Targa S fue pintado a mano con el mismo color que tenía antes de ser entregado hace más de 50 años: en Polo Red. Como el propietario no solo quiere recoger el deportivo, sino también conducirlo, decidió aplicar una película protectora con un ligero efecto mate. Esta tecnología prescinde de adhesivo y, por lo tanto, se puede eliminar sin dejar residuos incluso después de muchos años. Pasaron un total de más de tres años hasta que el finalmente se restauró como nuevo con el conocimiento del fabricante.

En el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1965, Porsche presentó el 911 Targa como el primer “cabriolet seguro” del mundo, con una barra antivuelco de unos 20 centímetros de ancho, un techo desmontable y una mini capota trasera con luneta de plástico. De esta manera, Porsche respondió de una manera típicamente pragmática a una discusión en los EE. UU., que tildaba de peligrosos a los descapotables. El nombre de esta variante sin techo deriva de la carrera siciliana Targa Florio, que Porsche ya había ganado cuatro veces. El coste adicional era de 1.400 marcos frente al Coupé.

1967 porsche 911 s targa restauracion especificaciones

Hoja de especificaciones del Porsche 911 S Targa (901)

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.