El nuevo Opel Insignia debuta en el Salón de Bruselas

El nuevo Opel Insignia debuta en el Salón de Bruselas

El Insignia GSi dice adiós al diésel y el gasolina pierde 30 CV


Tiempo de lectura: 4 min.

Opel ha encontrado en PSA la salvación y ha podido escapar de la debacle a la que estaba encaminada bajo el mandato de General Motors. La compañía alemana ha podido mejorar resultados, aumentar su atractivo y enfilar un futuro que parece mucho más prometedor, aunque todavía quedan retazos de la época de General Motors, como el Opel Insignia, que se renueva y se presenta oficialmente en el Salón del Automóvil de Bruselas.

A finales de 2019, en diciembre, la marca del grupo PSA dio un pequeño adelanto de la renovación de su buque insignia (nunca mejor dicho), aunque la información fue escueta y ni siquiera ofrecieron imágenes de su habitáculo. Ahora, Opel nos ofrece más información y muestra también la variante GSi, el último Opel en conservar mecánica de origen GM. Además, desaparece la versión diésel del catálogo y el gasolina pierde 30 CV, aunque esto lo dejamos para un poco más adelante.

El Opel Insignia debería recibir una renovación total, adoptando ya la tecnología de PSA, en el año 2022. Según se dice, podría sufrir una transformación brutal y pasarse a la filosofía crossover de forma similar a la sufrida por el Citroën C5. No obstante, se trata de rumores y bien podría fijarse más en el Peugeot 508, aunque por el momento la realidad es que el modelo alemán pule algunos detalles y mejora, principalmente, sus niveles de consumo, la calidad interior y el equipamiento.

opel insignia 2020 (6)

Así al menos lo afirma la marca, que asegura haber reducido un 18 % los consumos (según ciclo NEDC), tanto en gasolina como en diésel. Las cajas de cambios ahora tienen menos fricción entre sus componentes internos, lo que ayuda a lograr esa reducción de consumo y también a mejorar el confort. Opel ha revisado tanto las opciones manuales, siempre con seis relaciones, como las automáticas, que pueden ser del tipo CVT con ocho relaciones o de convertidor de par con nueve.

Con un somero vistazo a su exterior, nadie podría diferenciar este nuevo Insignia del que hemos visto en las exposiciones hasta ahora, pero los ingenieros han mejorado la aerodinámica incorporando una calandra con parrilla activa. También podrá contar con una nueva evolución de los faros matriciales IntelliLux LED Pixel, que son completamente adaptativos y tienen 84 diodos LED por cada proyector.

La propia marca destaca la incorporación de un potenciador de frenos hidráulico (servofreno), que asegura, será una plataforma tecnológica necesaria para la futura conducción autónoma. Se trata de un sistema by wire, es decir, sin conexión mecánica, que permite emplear el sistema eBoost que mejora el funcionamiento, la comodidad de uso y los consumos al no suponer un periférico extra para el motor de combustión.

En otras palabras, el pedal de freno manda señales eléctricas y una centralita decide cómo y cuándo se aplican las pinzas de freno contra los discos. Esto ya se ha visto en multitud de modelos híbridos.

opel insignia 2020 (11)

Bajo el capó encontramos unos cambios lógicos y, por otro lado, esperados. La gama anterior de motores deja paso a bloques de tres y cuatro cilindros que, en el caso de la gasolina, arrancan con el 1.4 de 145 CV y en diésel, con el 1.5 de 122 CV. Los propulsores de tres cilindros, también usados en el Opel Astra, pesan 50 kilos menos que los anteriores. Como tope de gama dentro de las opciones motoras, Opel adopta el 2.0 con 200 CV, que llegará a finales de 2020 y, por supuesto, el GSi, que se conforma como hemos dicho anteriormente con 30 CV menos.

Así, el Opel Insigia GSi anuncia 230 CV y solo se podrá elegir gasolina. Mantiene la tracción total con reparto vectorial con el diferencial trasero Twinster, el mismo del último Ford Focus RS. La caja de cambios es nueva, con convertidor de par y nueve relaciones que se pueden seleccionar con las levas instaladas tras el volante.

Opel ha rematado la configuración del bastidor en el trazado alemán de Nürburgring, disfrutando también del chasis FlexRide y cuatro modos de conducción: Estándar, Tour, Sport y Competition (exclusivo del Insignia GSi).

En la lista de equipamiento, donde se encuentran los imprescindibles asistentes electrónicos a la conducción modernos, destaca la presencia del Apple CarPlay, Android Auto, servicios conectados y la carga inalámbrica.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

He visto poquísimos desde su nacimiento y es una pena, porque se trata de un sedán competente en cualquier apartado.

Deivissa
Invitado
Deivissa

Por lo que tengo entendido no se trata de motores PSA, al igual que tampoco en el opel astra actual se han cambiado. Al ser plataformas GM por lo visto el coste de la adaptación a otros motores supera en costes lo aconsejable.

Pablo Mayo
Editor

Buenas Deivissa. Por lo que sabemos, los gasolina continúan la herencia GM, aunque el diésel sí parece proceder de PSA.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.