Menu

Ya está aquí el Audi R8 «solo trasera», el V10 RWS

Elimina la tracción total y añade diversión

Ya está aquí el Audi R8 «solo trasera», el V10 RWS

A veces Quattro son multitud, o eso debían pensar en Audi cuando decidieron sacar este modelo a la venta. Ya se están entregando los pedidos del nuevo Audi R8 V10 RWS (Rear Wheel Series), tanto en versión Coupé como Spyder, que elimina la tracción total para enviar todos sus caballos en exclusiva al tren trasero. ¿Por qué eliminar la tracción Quattro que hace el coche tan estable y seguro?

A veces las respuestas no se dan con la cabeza, sino con el corazón. Y eso es lo que ha hecho Audi, y previamente Lamborghini. Vamos a ver qué nos ofrece.

La versión Quattro del R8 envía normalmente el 15% del par al eje delantero, dejando el 85% atrás. Como veis, aunque es tracción total, la mayor parte de la potencia va a las ruedas traseras, para imprimir un carácter más deportivo y ligeramente sobrevirador. En caso de dificultades de las ruedas traseras para digerir la potencia, se puede enviar un 15% adicional al eje delantero, dejando el reparto en 30/70, que continua dando protagonismo a la zaga.

Dynamic Photo, Colour: Tango Red Metallic Effect

Tal vez escuchando a sus clientes, o tal vez como movimiento de marketing, el grupo ya decidió comercializar versiones exclusivas de propulsión del Lamborghini Huracán, y ahora siguen la misma receta con su primo que comparte plataforma: han eliminado el diferencial delantero, con su árbol de transmisión, ahorrando 50 kg en la versión cerrada y 40 kg en la versión normal. Con esto, el peso de la versión Coupé queda en 1.590 kg en vacío y la versión descapotable en 1.680 kg. La distribución de pesos cambia, como es natural, y ahora es de 40% delante y 60% detrás, frente al 44/56 de su versión Quattro.

El motor que emplean ambas carrocerías es el ya conocido V10 atmosférico de 540 CV y 540 Nm de par de cárter seco, en posición central-trasera, unido a la caja de cambios de doble embrague S tronic de 7 marchas, enviando la potencia a un diferencial trasero autoblocante, tarado al 25% en tracción y 45% en retención.

Con este peso y este motor, la relación peso/potencia baja una décima, siendo de 2,9 kg/CV para el Coupé RWS, frente a los 3,0 kg/CV del Coupé Quattro; mientras el Spyder RWS quedaría en 3,1 kg/CV, frente a 3,2 de su versión Quattro. Esto quiere decir que, en teoría, podrían mejorar en aceleración frente a sus hermanos de tracción total… pero no es así. De hecho, empeoran. La versión Coupé RWS hace el 0 a 100 km/h en 3,7 segundos (3,8 para el Spyder), mientras que la versión Coupé Quattro lo realiza en 3,5 segundos (3,6 para el Spyder). La conclusión es que la mayor capacidad de tracción del sistema Quattro compensa el incremento de peso que conlleva, al menos midiendo aceleración desde parado.

En cuanto a velocidades punta, no han variado frente a las versiones de tracción total: 320 km/h para la versión cerrada, y 318 km/h para el descapotable; lo suficiente para que tengamos un saldo negativo de puntos en una mañana. Eso sí, se puede notar a efectos de consumo, aunque no sea un dato especialmente relevante en un coche de este nivel de precios, pero se puede valorar a efectos de ir un poco menos a menudo a repostar.

En cuanto a chasis, Audi ha realizado una puesta a punto específica, tanto en el tarado de la suspensión, como en la electrónica, donde el ESP será más permisivo en modo dynamic para poder realizar derrapajes controlados. Según Audi un 60% de los componentes son idénticos al R8 LMS GT4, remarcando la deportividad del modelo. Al igual que el R8 LMS GT4, la carrocería de este R8 RWS se puede decorar con la banda color rojo Misano, que atraviesa el capó, techo y llega hasta la trasera.

Interior

En el interior, nos encontramos con lo habitual en el R8, asientos en cuero y alcántara (opcionalmente se pueden solicitar tipo baquet) y una placa donde irá grabado el número de unidad, ya que solamente se producirán 999 vehículos en total. ¿El precio? Si os gusta lo podéis encargar por 168.500 euros en versión Coupé y 183.520 euros en su versión Spyder. Esto es una rebaja de más de 31.000 euros en ambas versiones respecto a los modelos de tracción total, algo considerable, y que da para unos cuantos depósitos de gasolina, ruedas, pastillas de freno, etc.

La rebaja de precio, creando un escalón de entrada a la gama, y las emociones que transmite un exceso de potencia deslizando con el eje trasero, seguro que motiva a los compradores más pudientes a decidirse por esta versión.

Os dejamos la galería, que, como dato curioso, contiene algunas fotos tomadas en la sierra de Madrid.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.