Coche del día: Matra-Simca Bagheera

Coche del día: Matra-Simca Bagheera

Tres asientos con división de opiniones


Tiempo de lectura: 1 min.

Matra-Simca Bagheera, un coche realmente especial. Este hatchback de tres puertas desató en su día la misma división de opiniones que una faena del maestro Curro Romero. A la fascinación por un diseño rompedor y unas características técnicas deseables sobre el papel, se le oponía una mecánica problemática y defectos de fabricación. Con tantos detractores como seguidores, este coche es un destacado y raro ejemplar de la década de los setenta.

La adolescencia es una etapa convulsa de intensas emociones y ver el Matra-Simca Bagheera por primera vez en la calle, sin tener noticias previas de su existencia, fue toda una experiencia; ¡un deportivo con tres asientos! La anchura necesaria para albergar tres plazas en línea, las bonitas formas del Bagheera y su escasa altura, le conferían un aspecto que no pasaba desapercibido. El Bagheera es el primer fruto del acuerdo entre los entonces fabricantes franceses independientes: Matra (automoción, aeronáutica, bicicletas y armas) y Simca (mecánica y carrocerías de automóvil). El primero aportaba conocimientos técnicos del mundo de la competición y el segundo motores y una importante red comercial.

Con unas prestaciones algo justas para un deportivo de la época (motor montado en posición central transversal de 1.294 cc y 84 CV), gran estabilidad gracias al bajo centro de gravedad y dimensiones (longitud: 3.974mm, anchura: 1.734mm, altura: 1175mm y 2.370mm de batalla ), carrocería deportiva, detalles como los faros escamoteables y los tres asientos con forma de baquets (blandos hasta resultar incómodos), el Matra-Simca Bagheera salió al mercado en 1973 al nada desdeñable precio de 24.450 francos franceses. Con polémica o sin ella, entre 1973 y 1976 se vendieron casi 47.800 unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier Costas Franco
Invitado

Ayer me dio por ver un episodio del “Inspector Gadget” y el coche me volvió a sonar, vengo aquí, y vaya, no se parecen tanto, se inspiraron más en el Toyota Celica Supra de segunda generación.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam