Menu

McLaren 620R: directamente del circuito a la calle

El canto del cisne de la gama Sports Series de Woking

McLaren 620R: directamente del circuito a la calle

McLaren ha tenido un año bastante movidito en términos de nuevos lanzamientos. El último fue el Elva, justo después del GT, el 600LT Spider, el Senna GTR y algún que otro modelo de edición especial como el . Antes de despedir 2019, la gente de Woking tiene un nuevo deportivo que anunciar: el McLaren 620R. Y no podríamos estar más contentos, porque la versión más radical del 570S derivada del modelo GT4 de competición.

El McLaren 620R se parece a un coche de carreras, se maneja como un coche de carreras, funciona como un coche de carreras y se siente como un coche de carreras, pero se puede conducir por la vía pública. Comparte el mismo chasis Monocell II de fibra de carbono del 570S GT4, con un peso en seco específico de 1.282 kilos, 31 menos que el 570S de calle. Los elementos aerodinámicos ajustables, la nueva suspensión y la recalibración del tren motriz hacen del 620R un coche de armas tomar.

Como su nombre indica, el McLaren 620R es el modelo más potente de la gama Sports Series del fabicante. El motor V8 biturbo de 3,8 litros se comparte con el GT4 (M838TE), pero ofrece más potencia, ya que no es necesario para cumplir con la normativa de competición. Por lo tanto, genera 620 CV y 620 Nm, unas cifras que permiten un 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, de 0 a 200 km/h en 8,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 322 km/h.

McLaren 620R 06

El McLaren 620R fue construido para celebrar el éxito del 570S GT4, el GT más exitoso construido por la marca con más victorias y podios que cualquier otro desde 2017 hasta la fecha.

El bloque de ocho cilindros está enganchado a una caja de cambios secuencial (SSG) de siete velocidades con tecnología Inertia Push que, en el modo Track, “convierte la energía acumulada en una explosión momentánea de par motor en el cambio ascendente”. El modo Sport permite al conductor escuchar el “crack” de la marcha superior “creado por un corte de una fracción de segundo en la chispa de encendido durante un cambio de marcha”. Nos los creeremos.

Al igual que en el 570S GT4, la suspensión emplea una configuración ajustable en dos vías manualmente, combinada con brazos y montantes de aluminio, junto con barras antivuelco más rígidas. La combinación ahorra un total de 6 kg Los discos de freno carbocerámicos (de 390 mm delante y 380 mm detrás) están emparejados con pinzas de aluminio forjado. Los neumáticos de serie son unos Pirelli P Zero Trofeo R, aunque se puede optar por un juego de slicks (solo para pista).

McLaren 620R 04

Los soportes superiores de goma del sistema de la dirección han sido reemplazados por otras de acero inoxidable motivando “mejoras notables” en el control y la retroalimentación de la dirección. Un alerón trasero de fibra de carbono ajustable elevado a 32 centímetros proporciona un flujo de aire más limpio y aumenta la carga aerodinámica al tiempo que minimiza la resistencia. Sorprendentemente, es legal gracias a la tercera luz de freno incorporada.

El parachoques delantero, el difusor y el capó se han rediseñado, con la sección inferior manteniendo los canards y formas del 570S GT4, mientras que el capó de fibra de carbono recibe nuevos orificios para incrementar la carga aerodinámica y limpiar el flujo de aire sobre la parte superior del coche. Solo el frontal genera hasta 30 kg de carga como parte de los 65 kg totales que consiguen todas las piezas rediseñadas frente al 570S estándar.

Al estar basado en un coche de carreras, el interior ha sido despojado y carece de lujos, como alfombrillas o una guantera. El aire acondicionado, el sistema de navegación y el equipo de música no están incluidos de serie, pero se pueden incluir sin costo adicional. El conductor y el pasajero estarán sentados en asientos ligeros de fibra de carbono con arneses de seis puntos. El sistema McLaren Track Telemetry se muestra a través de la pantalla táctil montada en el centro.

McLaren 620R 09

Cuando el McLaren 620R salga a la venta, se podrá elegir en tres colores: McLaren Orange/rayas blancas, Silica White/rayas naranjas y Onyx Black/rayas naranjas. De forma opcional, se pueden añadir calcomanías de dorsales numéricos y/o de socios comerciales. Y si no te convence ninguna de estas combinaciones, siempre puedes acudir al departamento de personalización de la marca, McLaren Special Operations (MSO).

Si quieres hacerte con uno, tendrás que ser rápido, porque el McLaren 620R estará limitado a solo 350 unidades. La producción comenzará en enero, con cada unidad comenzando en 250.000 libras en Reino Unido incluyendo impuestos. Por el equivalente a algo más 297.000 euros, los clientes europeos y estadounidenses podrán disfrutar de un “Pure McLaren Track Day”, con clases de conducción dadas por profesionales en circuito.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.