Menu

Mazda3 TCR, la versión de carreras del compacto de Hiroshima

El sueño de cualquier petrolhead para que llegue a las calles

Mazda3 TCR, la versión de carreras del compacto de Hiroshima

Marcas como Audi, Honda, Hyundai y Volkswagen han sido algunas de las precursoras más importantes en el campeonato Touring Car Racing (TCR) desde la temporada inaugural en 2015. Ahora, desde Hiroshima nos llega un nuevo competidor, el Mazda3 TCR. Basado en el compacto de la compañía, esta nueva versión nos hace salivar con una versión más picante que nunca llegará a las calles.

El nuevo Mazda3 TCR, ideado por la sede de diseño de la compañía en Irvine, California, está homologado para competir en cualquiera de las 36 clases de la serie TCR en todo el mundo, incluido el WTCR de la FIA. Por ahora, el coche hará su debut en la pista en el IMSA Michelin Pilot Challenge 2020 a principios del próximo año (26 de enero), con una carrera de 4 horas para comenzar el Rolex 24 del fin de semana de Daytona.

Aunque tome su base del Mazda3 estándar, el modelo destinado a las pistas ha ganado un gran alerón trasero y unas aletas muy ensanchadas. Otros cambios notables incluyen un difusor frontal de generoso tamaño y uno trasero bastante prominente también, con una sola salida de escape colocada justo en el medio. El conjunto se asienta sobre llantas Rays de 18 pulgadas envueltas en neumáticos Michelin Pilot y amortiguadores Bilstein (Öhlins opcionalmente).

Mazda 3 TCR (6)

El nuevo Mazda 3 TCR competirá mano a mano con las versiones de competición del Hyundai i30, Audi A3, Honda Civic, Volkswagen Golf, SEAT León o Alfa Romeo Giulietta

Las regulaciones de TCR obligan a los fabricantes a operar con un motor de gasolina de cuatro cilindros y 2 litros de alrededor de 260 kW. Para concretar en este modelo en particular, el propulsor turboalimentado del Mazda3 TCR cuenta con 350 CV y 490 Nm que cortan a 7.000 RPM. La potencia se aplica a las ruedas delanteras a través de una transmisión secuencial de seis velocidades firmada por SADEV o Xtrac (opcional).

En su configuración de mínima carga aerodinámica puede alcanzar los 241 km/h de velocidad punta. Una cifra respetable, cuya detención queda asegurada por un juego de discos y pinzas de freno Brembo de altas prestaciones. El interior ha sido despojado de todo aquello que no es esencial para aligerar el peso, aunque Mazda no ha detallado cuánto. Lo normal en esta competición es que los vehículos oscilen entre los 1.200 y 1.300 kilos de masa.

Mazda 3 TCR (5)

Si bien un coche de carreras está bien y llama la atención, solo podemos esperar que Mazda desarrolle una versión de calle para cubrir los placeres sensoriales que han hecho otros modelos como el Honda Civic Type R, o aunque fuese en forma de una tirada limita, como el Volkswagen Golf GTI TCR. Sería una buena oportunidad para revivir el apodo de Mazda Performance Series (MPS), pero todo esto es solo una ilusión por el momento.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.