Menu

Mazda MX-30, el primer eléctrico de la marca

Acaba de ser presentado en el Salón de Tokio

Mazda MX-30, el primer eléctrico de la marca

Tarde o temprano tenía que ocurrir, y fue ayer cuando la marca japonesa acaba de presentar su primer eléctrico, el Mazda MX-30. Con un diseño Kodo en consonancia con el resto de la gama, recupera las puertas traseras del Mazda RX-8, de apertura «suicida», todo un guiño a su pasado.

El nuevo eléctrico de la marca monta una batería relativamente pequeña para lo que estamos viendo en el mercado. Tiene una capacidad de 35,5 kWh y va situada en el suelo del habitáculo. Es más estrecha por delante, formando una doble estructura de protección, intuimos que para protegerla de impactos laterales.

El motor está situado delante y mueve únicamente las ruedas delanteras. Mazda no especifica la potencia de este motor síncrono pero, como referencia, sí sabemos que los prototipos montaban un motor eléctrico de 144 CV y 263 Nm de par.

Sus dimensiones son algo mayores a las de un segmento B, con 4.395 mm de longitud, 1.795 mm de anchura y 1.570 mm de altura, con una batalla de 2.655 mm

«Al igual que con el resto de nuestros productos, los diseñadores e ingenieros tenían objetivos muy claros para nuestro primer vehículo eléctrico. Este debía tener un diseño sobresaliente y ofrecer una conducción excepcional, dos cosas que son parte esencial del ADN de Mazda y que nos distinguen de nuestros competidores. Pero también tenía que hacer una contribución positiva a la reducción de las emisiones a lo largo de todo el ciclo de vida del producto”, dijo Yasuhiro Aoyama, Presidente y Consejero Delegado de Mazda Motor Europe.

La nueva plataforma desarrollada para los vehículos eléctricos se denomina e-SKYACTIV. Contiene la batería en el suelo del habitáculo y emplea suspensiones ya conocidas, siendo al frente McPherson, mientras en la parte trasera se emplea el eje torsional.

La puertas traseras de apertura «suicida» dan paso a un habitáculo compacto pero bien resuelto

Mazda MX 30 2019 12

El interior tiene un diseño sobrio de gran calidad aparente, en consonancia con los últimos productos de la marca. Tal vez lo más destacable sea el empleo de materiales ecológicos, como piel no animal para los asientos o corcho en su consola central, que, por cierto, presenta un aspecto flotante, similar a algunos diseños de Volvo del pasado.

Mazda ha incluido un generador de sonido en su interior, que cambia de intensidad y tono en función del par motor. Esta simulación, según la marca, ayuda a mantener una velocidad constante. También incorpora el sistema G-Vectoring Control (GVC), desarrollado por Mazda, que ha evolucionado para explotar las ventajas del motor eléctrico (electric G-Vectoring Control Plus).

Algo que llama la atención en cuanto a su diseño, es el tamaño del morro en comparación con el resto del coche. Realmente no es necesario, pues el motor eléctrico es muy compacto. Es posible que Mazda haya querido dejar un maletero frontal, perjudicando el tamaño del habitáculo, aunque en las fotos no lo podemos ver.

El Mazda MX-30 llegará a los concesionarios en la segunda mitad de 2020, a un precio todavía por definir.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.