El Lamborghini Urus es llamado a revisión por riesgo de incendio

El Lamborghini Urus es llamado a revisión por riesgo de incendio

Una línea de combustible defectuosa que, por ahora, afecta a los modelos estadounidenses


Tiempo de lectura: 3 min.

El Lamborghini Urus ha sido un gran éxito de ventas para la firma del toro. En 2019, en su primer año, las ventas de la compañía aumentaron en un 43 % gracias a su segundo SUV (recuerda, el LM 002 fue el primero). Con 8.205 vehículos vendidos, fue el mejor año de la marca en sus más de cinco décadas de historia. Pero a pesar de su éxito y críticas favorables, el Lamborghini Urus aún puede ser propenso a defectos de fabricación, y eso es exactamente lo que ha sucedido.

De acuerdo con los documentos presentados por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) de Estados Unidos, el defecto en cuestión es motivado por la “integridad de la conexión rápida de la línea de combustible en el compartimiento del motor”. Es decir, que el tramo que hay entre el propulsor y la bomba de presión se puede dañar, lo que puede derivar en una fuga de gasolina y, consecuentemente, en un posible incendio. No es una buena de morir para un Lamborghini, aunque sea un SUV alemán con un vestido excéntrico.

Porsche, que identificó el problema antes que Lamborghini (en 2019), ha estado rastreando los vehículos que han podido verse afectados desde entonces, dado que el Urus también comparte muchos de sus componentes con el Cayenne Coupé de Stuttgart, y el Audi RS Q8 de Ingolstadt. En julio de este año, Lamborghini anunció que había recibido algunas quejas por parte de los clientes, lo que llevó a una segunda investigación por parte de la firma de Sant’Agata Bolognese para evitar que sus preciadas máquinas de ocho cilindros biturbadas no acaben en unas brasas.

lamborghini urus (2)

La empresa húngara Veritas AG figura como proveedor del componente defectuoso y, como era de esperar, será sustituido por un diseño mejorado que promete no fallar a altas temperaturas

La marca italiana “decidió mantener un control constante de los vehículos en el campo” y, como era de esperar, la marca recibió comentarios del tipo “parece que huele mucho a gasolina”. La firma italiana afirma que, “en casos excepcionales, las elevadas temperaturas en el vano exponen los acoplamientos de liberación rápida a temperaturas por encima de los valores límite para la especificación de funcionamiento. Estas elevadas temperaturas pueden hacer que el material de conexión rápida se ablande, lo que posiblemente resulte en una fuga de combustible”.

El retiro incluye a 2.831 unidades del Lamborghini Urus fabricadas entre el 30 de agosto de 2018 y el 28 de julio de 2020, que abarcan a los model year 2019 y 2020. La marca tiene la idea de comenzar el retiro del mercado a partir del próximo 18 de diciembre. Se notificará a los dueños de cuándo llevar sus SUV a los concesionarios, donde la línea de combustible y el conector rápido se reemplazarán sin coste alguno. Por el momento, el defecto tan solo se ha notificado para los modelos estadounidenses; la marca no ha mencionado nada al respecto para los europeos.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.