Menu

Lamborghini deslumbra en Pebble Beach con sus Miura

Nada menos que 5 unidades del Miura P400 estarán expuestas, algunas de ellas restauradas por Polo Storico

Lamborghini deslumbra en Pebble Beach con sus Miura

El Lamborghini Miura es uno de los coches más importantes de la década de los 60. Y no por ser un deportivo italiano de altas prestaciones, es un automóvil que fue concebido para romper moldes, para dejar con la boca abierta y para convertirse en el coche más rápido de su tiempo. Es, según los que saben de esto, el primer superdeportivo de la historia gracias a su concepción, a su motor V12 en posición transversal (algo fuera de lo normal) y a las prestaciones ofrecidas. Fue, sencillamente, un boom que dejó a los rivales con el pie cambiado y sin poder reaccionar.

Además, su nombre, Miura, hace referencia a una de las casas taurinas más famosas y prestigiosas del mundo, famosa por la bravura de sus toros. Todo adornado por un espectacular vestido dibujado por Marcello Gandini, que por entonces se encontraba trabajando para Bertone con sólo 22 añitos. Lo tenía todo para triunfar, para pasar a la historia, y así ha sido. Es uno de los vehículos más famosos que han salido de Sant’Agata y ni siquiera modelos como el Aventador o el Centenario podrán nunca eclipsar su existencia.

El Lamborghini Miura tuvo su estreno mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra en 1966 y se fabricaron un total de 763 unidades hasta 1973. Actualmente es un auténtico icono de la marca y durante la próxima edición del Concurso de Elegancia de Pebble Beach, vuelve a ser protagonista de excepción al estar presente con cinco unidades muy especiales, tres de las cuales, han sido restauradas por Lamborghini Polo Storico. Cada una de las unidades ha sido seleccionada por representar un período importante para la marca, destacando el Lamborghini Miura P400 que aparece en la cinta original de «The Italian Job».

Lamborghini Miura P400 Italian Job 1

Dicha unidad ha sido buscada por los coleccionistas desde que se estrenó la película. Actualmente forma parte de la Colección Kaiser de Vaduz, situada en Liechtenstein. Sus propietarios contactaron con Lamborghini Polo Storico para confirmar que se trataba de la unidad que salía en la película e iniciar su restauración. De hecho, se contó incluso con la ayuda del especialista que lo condujo durante el rodaje, Enzo Moruzzi.

No es el único ejemplar con una historia llamativa e interesante, porque otra de las unidades presentes en Pebble Beach es la unidad 22 de los 25 ejemplares originales fabricada en 1967. Tiene el número de chasis #3087 y su primer propietario fue el piloto suizo Karl Foitek quien se lo vendió a su segundo propietario, que lo tuvo durante 40 años, en 1972. También se mostrará la unidad número 10 con chasis #3303, el cual fue propiedad de Sha de Irán, Mohammad Reza Pahlavi. Es una de las unidades más curiosas, pues el Sha lo pidió con algunos detalles muy llamativos, tales como unas ruedas de clavos para circular por la nieve en una de sus villas en St. Moritz, paragolpes cromados y un volante especial. En 1979 el coche fue confiscado a su segundo dueño durante la revolución que sufrió Irán y pasó a manos del nuevo Sha, que lo tuvo 30 años hasta su venta en 2019.

Espectacular es el Lamborghini Miura SV de Jean Todt, quien lo compró en 2016 y estuvo expuesto en Retromobile Paris 2019. Este ejemplar tuvo como primer propietario a un piloto de la RAF con residencia en Sudáfrica llamado Arthur Mechin, quien lo vendió en 2001 tras 30 años en su poder. Sólo se fabricaron 150 unidades del Lamborghini Miura SV. Sin embargo, este Miura se queda un paso por detrás en cuanto a espectacularidad comparado con el último integrante de la exposición de la marca. Se trata de un Lamborghini Miura SVR que comenzó sus días siendo un Miura S exhibido en el Salón de Turín de 1968. Se convirtió en un Miura SVR cuando Heinz Steber lo compró en 1974 y solicitó a la marca que lo transformará en 1975. Fue un trabajo que requirió un total de 18 meses. Pasó por otro propietario antes de llegar a manos del actual, que lo entregó a Lamborghini Polo Storico para que lo restaurara.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.