Menu

Ni «peajes simbólicos» ni leches en vinagre

Otro globo sonda para introducir el pago de peajes a la portuguesa

Ni «peajes simbólicos» ni leches en vinagre

Otra vez ha pasado. Estamos en pleno agosto, con medio país de vacaciones o pensando en irse, y vuelve a salir el maldito globo sonda de cobrar a los automovilistas por usar autopistas y autovías que ahora son gratuitas mediante el sistema portugués, peajes electrónicos, sin cabinas de cobro. Primero lo soltó El País, luego lo confirmó -a su manera- el ministro de Fomento, José Luis Ábalos. ¿A que os suena la historia?

Esta vez se nos ha introducido el concepto de «peaje simbólico», es decir, pagar un 10 % de lo que se paga en un peaje convencional. Según el autoclub AEA, los costes por kilómetro bailan desde 6-7 hasta 26 céntimos. Supongamos que un «peaje simbólico» son 1-2 céntimos cada kilómetro, es decir, 1-2 euros por 100 kilómetros.

Para un usuario que recorre 100 kilómetros diarios por vías rápidas, que no es una exageración, con un mínimo de cinco veces a a la semana, cuatro semanas hábiles, por 11 meses hábiles, nos vamos a 220-440 euros al año. Otro impuesto encubierto. La cantidad puede considerarse «simbólica» para un bolsillo profundo, pero habrá profesionales a los que esto no les hará ni puñetera gracia, y no profesionales también.

¿Es simbólico gastarse 220-440 euros al año en peajes? ¿Para quién?

El problema del Gobierno de España es que mantener las autopistas y autovías cuesta entre 1.000 y 2.000 millones de euros al año. Para no asumir ese coste de los presupuestos y aumentar el déficit, se propone que se pague por el uso, pero es que eso es una falacia. Prácticamente ningún español puede llevar una vida normal sin moverse por estas vías o que alguien lo haga por él. Por eso las tenemos que pagar todos, no por uso, todos y punto.

Autopista AP-1

Autopista AP-1

Además, próximamente la red de carreteras pública asumirá los peajes que se van a liberar a fin de año. Hasta la fecha, el único peaje que se ha liberado es el de la AP-1 entre Burgos y Armiñón. Otros tantos peajes se han ampliado por razones políticas o por regalos envenenados, como el tercer túnel de la AP-6 en Guadarrama, que se usa contadas veces al año. A tragar hasta 2025, como poco. Ni Messi marca esos goles.

Cuando acabe 2019, quedarán liberados los peajes de la AP-4 (Sevilla-Cádiz) y AP-7 (Alicante-Tarragona). En agosto de 2021 se liberalizarán múltiples tramos de la AP-7 y AP-2

Las constructoras detrás del mantenimiento de las autopistas pueden considerarse, sin mucho riesgo a que me denuncien, como una mafia. ¿Dónde están las pruebas? Basta con mirar los sumarios de algunas investigaciones judiciales, no quedarán muchas que hayan pagado comisiones ilegales a algún hijo de Putin con un cargo relevante a cambio de adjudicarse obras. Incluso las más respetadas y cotizando en el IBEX-35 han pagado con dinero negro.

Fruto de esas ineficiencias y corruptelas el usuario tiene que asumir unos mayores costes por el mantenimiento de las carreteras. El Gobierno debería, antes de pedirnos más dinero -será que el automovilista español paga poco por usar automóviles y circular- una auditoría nivel «nazi» que levante todas las alfombras y se investiguen todos los sobrecostes, mamandurrias y corruptelas. Y que caiga quien caiga. Ya veréis cómo desciende por arte de magia la cantidad que pide la infame Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de infraestructuras (SEOPAN) para mantener sus chiringuitos y modus vivendi.

Autopista de peaje AP-4

Autopista de peaje AP-4

Como automovilistas no podemos quedarnos callados. Da igual que ahora el PSOE -partido en el poder- no tenga ni el apoyo parlamentario de los que considera sus socios, tienen esa intención, y nos la piensan endiñar. En la página web del Congreso de los Diputados se pueden recopilar los correos electrónicos de nuestros representantes y les podemos decir cuatro cosas. Cobran -y mucho- para eso, para representarnos. Podéis empezar por los del Grupo Parlamentario Socialista.

Y si ganan las fuerzas de centro-derecha unas más que probables elecciones en noviembre, volverá la SEOPAN a sacar la puntita y a metérsela en el oído a Pablo Casado (PP), o a quien toque, y volverá a salir el globo sonda, hasta que en otro agosto ya nos la claven hasta el píloro. Los automovilistas pagamos impuestos por matricular un vehículo, por mantenerlo rodando, por inspeccionarlo, por repostar (doble imposición, hidrocarburos e IVA), por asegurarlo, en algunos lugares por circular por peajes… y, en general, por casi todo con IVA.

La teta del automovilista difícilmente se puede exprimir más, y con una recesión que viene de camino, esta idea es simplemente nefasta. Los transportistas y las empresas trasladarán esto al usuario final, los precios treparán que no veas

Nos tenemos que negar en rotundo ante cualquier peaje sobre vías públicas. La fórmula portuguesa ya ha demostrado la clarividencia de poner peajes en vías de alta capacidad, más seguras, en un país que no tiene precisamente la renta per cápita de los noruegos, los suecos o los daneses. Todavía no hay una correlación clara entre esto y el aumento de la siniestralidad, pero espero con ansias a enero de 2020 para comprobar cómo han bajado los siniestros en Burgos por suprimir el peaje de la AP-1 y sacar miles de vehículos ligeros ¡y pesados! de la N-I.

Hay que salvar vidas en carretera, no las cuentas de las constructoras, que bastante sacan ya «haciendo lo suyo», y hasta ahí puedo leer. Por cierto, allí donde las autopistas de peaje se acaben liberando, también soportarían estos peajes adicionales, por lo que «no se pagaría más», pero se seguiría pagando.

Autopista AP 6

Autopista AP-6 – Fotografía: RoadOver (Flickr) CC BY

Ni «peajes simbólicos» ni leches en vinagre, o pagamos todos, o ninguno. Y en cuanto a la desigualdad territorial a la que el ministro no sabe qué se debe, yo se lo explico rápido: hace décadas era necesaria una ampliación de la red de carreteras con dinero privado -p. ej. por el elevado coste que implica la orografía- y que se sufragasen con peajes para su explotación. Si los distintos gobiernos socialistas y populares, o los autonómicos, como los catalanes, no hubiesen estirado como chicles los plazos de explotación, tendríamos miles de kilómetros menos con peajes en España, y desde hace tiempo.

Generalizar «peajes simbólicos» moverán a la gente más humilde a saturar las vías secundarias, a jugarse la vida hasta 90 km/h (esa es otra), y luego la DGT dirá que las vías secundarias son peligrosas y hay que poner un radar en cada curva… y en cada recta

Las autopistas de peaje deben ser una opción estrictamente voluntaria, el que quiera, que las use, y el que no, que no tenga como única alternativa una carretera mantenida con parches, llena de camiones, donde uno se juegue la vida en cada adelantamiento o curva ciega. En cambio, el que quiera ahorrarse 10-30 minutos o no meterse en un atasco, que pague si quiere, pero con una alternativa decente. Conceptos tan claros no les entran en la cabeza a los políticos, habrá que regalarles el equivalente a los cuadernillos Rubio de la gestión pública.

Y si el pago por uso es imperativo, pues decisión salomónica: viñetas. Una cantidad fija, pagamos todos, y a disfrutar de la red de carreteras. Como en algunos países europeos, los extranjeros que pasen nuestra frontera, a pasar por caja y a pegar la viñetita de marras. Ya lo hacen nuestros nacionales cuando pisan las carreteras de esos países. ¿Mejor así? ¡Genios, que sois unos genios!

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Aparte de lo comentado, va a parecer una perogullada populista, pero siempre me ha parecido una barbaridad el pastizal indecente que se ha gastado y se sigue gastando en líneas AVE cuyos billetes poca gente se puede permitir a no ser que se vendan a pérdidas y en cambio no haya para mantener autovías que al igual que las portuguesas se han construido gracias a una lluvia de millones de la Unión Europea fondos FEDER mediante… y aún así hay tramos que dan vergüenza ajena, como muchos de la A-4 por Castilla-La Mancha y A44 por Jaén que parece que… Leer más »

Francisco Barragán
Invitado
Francisco Barragán

Para los que hemos sufrido la N630, sobre todo desde Sevilla hasta término de Zafra (y viceversa), tras años de reivindicaciones, que nos quieran cobrar por el uso de esta vía es un insulto. Máxime cuando el tramo La Algaba-Las Pajanosas se hunde por segundos. Era una obra necesaria (tiene la misma función que la Autopista del Mediterráneo pero interior), pero la construyeron (no sin años ni complicaciones orográficas mediante) y se olvidaron del mantenimiento. Mi humilde Citroën C4 tiene más grillos en el salpicadero que mi venerable Opel Astra F que jubilé con 22 años de los kilómetros que… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Esto es sencillo: el gobierno debe cuadrar las cuentas de una creciente burocracia administrativa y funcionarial, y se «inventan» nuevos impuestos de supuesto pago por uso para aumentar los ingresos. El impuesto de pago por uso tendría sentido si los propietarios de un vehículo no pagaran ningún otro impuesto, pero tal y como está el panorama, «sangrar» aún más al automovilista no parece lo más sensato.

¿Para cuando un gobierno del color que sea se planteará una reducción de gasto a nivel burocrático y funcionarial y una reducción de la deuda?

sergioq4
Invitado
sergioq4

Parece la receta de Argentina unamused

pabeni
Invitado
pabeni

Disfruten lo votado. Los que votaron al psoe que den la cara y defiendan las medidas confiscatorias del gobierno.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.