Jaguar i-Pace 2020: ahora con un 4 % más de autonomía

Jaguar i-Pace 2020: ahora con un 4 % más de autonomía

Por lo demás, se mantiene intacto frente al modelo presentado en 2018


Tiempo de lectura: 3 min.

Los fabricantes de coches, con frecuencia, tienen a hacer afirmaciones de que su tecnología de competición conduce a mejoras en los vehículos que venden al público, pero este es uno de esos pocos momentos donde las ganancias son muy tangibles. Jaguar ofrece de cara a 2020 una actualización de su eléctrico, el I-Pace, prometiendo una sensible mejora de algo más de un 4 % en la autonomía gracias a los conocimientos adquiridos de la serie eTrophy.

El fabricante británico ha aumentado la eficiencia de la distribución del par motor a través del sistema de tracción total del coche, ha reducido el uso de los paneles activos del radiador que mantienen refrigerada la mecánica (mejorando la aerodinámica) y ha permitido que la batería funcione a un estado de carga más bajo sin comprometer el rendimiento o la fiabilidad. Otras mejoras simplemente provienen de datos obtenidos a través de la conducción en la vida real.

En particular, la nueva actualización de software de Jaguar agrega hasta 20 kilómetros de autonomía extra en el mundo real del I-Pace. La cifra máxima bajo ciclo de homologación WLTP se mantiene sin cambios en 470 kilómetros, pero con las mejoras efectuadas sobre el SUV eléctrico, la autonomía final se situará en 490 km. Los cambios en el sistema de tracción total también significan mayor frugalidad en el modo ECO, perfecto para los tiramillas.

Jaguar I PACE 13

Las actualizaciones de sistema de frenado regenerativo del Jaguar I-Pace permiten recuperar electricidad de manera más eficiente bajo una desaceleración

La batería de iones de litio de 90 kWh ofrece energía para marcar un 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y un tiempo de carga del 0 al 80 % en 40 minutos con una toma de corriente de 100 kW (DC), mientras que una de 7 kW (CA), el mismo proceso toma 10 horas. Por último, una actualización del algoritmo de cálculo de la autonomía predictiva ofrece una representación más precisa de la carga restante, al tiempo que refleja el estilo de conducción del piloto.

“El I-Pace eTrophy ha generado una gran cantidad de datos para analizar y esas ganancias marginales, derivadas de la competición en la pista, ahora se están aplicando a los automóviles de los clientes para mejorar aún más su experiencia de conducción”, dijo el responsable de ingeniería de la marca Stephen Boulter. “Las nuevas actualizaciones optimizan los sistemas de control del tren motriz para mejorar la eficiencia y permiten a los conductores viajar aún más lejos con una sola carga sin ningún cambio de hardware; realmente es un caso de que el vehículo mejora con la edad”.

Jaguar I PACE 15

El año pasado, Jaguar estableció la serie I-Pace eTrophy, la primera en el mundo basada en una competición totalmente eléctrica. El calendario somete al SUV de cero emisiones de la marca a condiciones de uso extremas, y la primera temporada competitiva motivó aprendizajes críticos para la durabilidad y el control térmico de la batería y los sistemas de gestión de par motor. El Jaguar i-Pace está actualmente en venta en España desde 80.400 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.